"La clase" o mejor dicho, España.

    Comparte

    Frux
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 5
    Reputación : 14
    Fecha de inscripción : 14/02/2010

    "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por Frux el Jue Nov 10, 2011 12:41 am

    Erase una vez una clase de 30 alumnos que vivían controlados por un malvado profesor. Cierto día , no se sabe muy bien cuándo, un grupo de alumnos, los que peores resultados obtenían, se quejaron de que el profesor les ''tenía manía'' y que por tanto era necesario elegir a un delegado de clase para que mediase entre este y los 30 alumnos.

    Esta idea entusiasmó a toda la clase, que coincidió con la necesidad de sentirse representada, sobretodo por que el profesor era algo perverso, y hacía siempre lo que le venía en gana. Este tuvo que aceptar a regañadientes, y las elecciones se fijaron para la semana siguiente.

    Tan solo tres alumnos se presentaron, y los tres se pasaron toda la semana intentando convencer a unos u a otros de que les votasen. ''¡Votadme a mí, yo os aseguro que hablaré con el profesor para que nos deje mas tiempo de recreo!'' decía Miguel. Y todos aplaudían. ''¡No, no! ¡Votadme a mí! ¡Conseguiré mejoras en el material escolar, y organizaré debates para convencer al profesor de que su actitud no es la correcta!'' Dijo otro candidato, llamado Adolfo. Y algunos aplaudían, pero la mayoría no creía en sus promesas, que parecían surrealistas e inútiles. ''No os voy a engañar - empezó Carlos, el tercer candidato- es muy dificil que el profesor cambie por que en su naturaleza está ser mala persona. Dicho esto, podríamos crear una clase mas autónoma, mas independiente del profesor, o bien sugerirle al subdirector de la escuela (el señor Potín) que despida al profesor. De todos modos, las decisiones habría que tomarlas entre todos, voten a quien voten'' y nadie aplaudió. Todos dieron media vuelta y regresaron a sus quehaceres, ignorando el complicado discurso de Carlos que tan solo él comprendía.

    Y entonces llegó el día de las elecciones. Miguel arrasó con el 80% de los votos, y el otro 20% fue para Adolfo. Nadie votó a Carlos. Lo cierto es que gran parte de los alumnos se tomaron a broma las elecciones, y muchos votaron al tuntún, sin saber muy bien que iba a cambiar si votaban a uno u otro. Adolfo se quejó de que era absurdo que el 20% de los que le habían votado se quedara sin representación, pero a la gente no le interesó y se tomó su reprimenda como la queja de un mal perdedor.

    Unas semanas después, se descubrió que el profesor había ofrecido ciertos beneficios (como mejores notas o tiempo extra de recreo) a Miguel con tal de que este hiciese caso omiso de las peticiones de los alumnos. Así, el profesor conseguía perpetuar su infinito y terrible mandato y a los alumnos les daba la impresión de que las cosas estaban cambiando. Se llegó a decir incluso que el profesor había amenazado a Miguel para que siguiese sus ordenes, pero esto jamás fue confirmado.

    Así que, a petición expresa de Carlos y de Adolfo, se prepararon unas nuevas elecciones. ''Lo que ha hecho Miguel es detestable y hay que cambiar de delegado.Es necesaria más transparencia'' aseguró Carlos. Y los alumnos volvieron a tomárselo a broma, solo que esta vez tenían claro que era estúpido votar a Miguel. Y eso hicieron: votaron todos a Adolfo, olvidándose de Carlos y de Raquel, una nueva candidata.

    Unas semanas después, se descubrió que el profesor había obligado a Adolfo a acatar ciertas medidas no beneficiosas para la clase. Sin embargo Adolfo, que tenía un buen manejo de la palabra (bastante mejor que su predecesor) había logrado camuflar esas medidas para que la clase no se alarmase, protegiendo la posición de su profesor. La indignación se propagó por toda la clase.

    Así que, a petición expresa de Miguel, Carlos y Raquel, se prepararon unas nuevas elecciones. ''Lo que ha hecho Adolfo no es mejor que lo que en su día hizo Miguel. Esto no puede aceptarse. Mientras uno pasaba de nosotros el otro se limitó a engañarnos, a burlarse en nuestras caras. Hay que cambiar de delegado'' dijo Carlos. Y los alumnos esta vez se lo tomaron algo mas enserio por que ya estaban hartos. Votaron todos en masa a Miguel, que se había pasado todo el mandato de Adolfo criticándole. ''Si, he cometido errores. Pero soy humano, y errar es de humanos ¿no? La gestión de Adolfo ha sido patética, y por eso ahora otras clases se ríen de nosotros cuando nos ven por los pasillos. Se preguntan cómo hemos podido votar a semejante personaje. Votadme a mí, por que es necesario un cambio.'' Anunciaba unos días antes de estas elecciones. Carlos y Raquel se llevaron esta vez unos pocos votos, pero ni de lejos tantos como el nuevo delegado.

    Al día siguiente, Adolfo decidió crear un periódico gratuito (que consistía en tan solo una hoja de papel con garabatos) para que la clase se enterase un poco de su situación y de las acciones del profesor. Por ejemplo, había unas cuantas líneas dedicadas a explicar por qué había ciertos alumnos que siempre sacaban malas notas. Lejos de apoyarles, se les criticaba por ''vagos'' y por ''ignorantes''.
    Miguel, envidioso, le imitó y creó un periódico aún mas critico con los ''vagos e ignorantes de la clase''. Él decidió, no se sabe muy bien por qué, tacharles de perroflautas en lugar de vagos e ignorantes. El profesor aceptó financiar ambos periódicos, pues tan solo le suponía pagar un poco de tinta y 10 centimos de la impresora, algo que para él era una cantidad ridícula. No aceptó, por otro lado, financiar los proyectos periodísticos de Carlos y de Raquel, alegando que ''con dos basta, tampoco vamos a hacer de esto un enjambre de periódicos''

    La clase estaba encantada ya que se enteraba de cosas que le interesaban a la vez que pasaba un rato agradable viendo como Miguel y Adolfo discutían torpemente. Sus disputas y descalificaciones se convirtieron pronto en una especie de reality show. Los alumnos se sentían informados y conscientes de lo que ocurría. Pero muchos, y esto es importante, tan solo leían los dos periódicos una vez a la semana, y solían hacerlo de refilón, sin interesarse demasiado en ellos.

    Unos meses mas tarde, Adolfo, a petición de Carlos, publicó un artículo pequeñito (unas tres líneas) en el que se llamaba abiertamente a la rebelión. Carlos explicaba brevemente que había que despedir al profesor puesto que por mucho que se cambiase de delegado ''es él el que siempre manda, el que nos controla, el que se beneficia de nuestros juegos electorales''. Además, añadió que ''nuestro sistema de votación es absurdo, por que tan solo sales beneficiado si gana al que votas. El que siempre saldrá beneficiado es el profesor. Creo, sinceramente, que deberíamos de tener nosotros el poder, y no el profesor''
    Adolfo aceptó publicarlo principalmente por que no lo entendía y por que simpatizaba con Carlos. Le entregó la hoja al profesor, artículo incluído, y este se la llevó junto con el periódico de Miguel hacia la impresora. Anonadado quedó el tirano cuando leyó el artículo de Carlos. Tanto se enfadó que decidió convocar a Adolfo en una reunión ''extraordinaria''. El delegado, tembloroso y asustado, acudió al despacho de su profesor. Este le expresó su preocupación en un tono dulce y paternalista: ''Esto no está bien. No puedo dejar que publiques esto por que es un insulto directo hacia mi persona, y eso no se hace. ¿Quién lo ha escrito? Ha sido Carlos ¿no?. Bueno, que sepas que quiero que te alejes de ese muchacho, no te conviene, tú y él no sois iguales. Es un radical, un salvaje, y sus ideas son estúpidas, créeme. No hay mas que ver sus notas. Espero que esto te sirva de lección''.

    Adolfo salió de la reunión enfadado pero aliviado. Aliviado por que el maquiávelico profesor no había tomado ninguna reprimenda contra él, y enfadado con Carlos por llenar su periódico de ideas erróneas y subversivas. Furioso, decidió crear una sección en su periódico en la que siempre criticaría a quién le había metido en problemas. Así que Carlos quedó satanizado en ambos periódicos, ya que Miguel llevaba descalificandole desde que creó el suyo (en realidad Miguel descalificaba un poco a todo el mundo). Carlos quedó apartado de la clase, marginado. El periódico de Adolfo le describió como un ''Caudillo'' y el de Miguel como un ''dictador'', y así llamarían a quienes le apoyasen o no diesen por malas sus ideas, aunque ambos terminos acabarían utilizandose contra cualquiera que no estuviese de acuerdo con los poderes del profesor. Lo sorprendente fue que Miguel y Adolfo se pusieron de acuerdo por primera vez en sus trayectorias ''políticas''. Esto demostró que el profesor tenía autoridad suficiente para hacer que se uniesen si el contexto lo exigía.

    Carlos, desesperado, se retiró de su primera experiencia política. Escribió en una hojita que ''el sistema electoral es un fraude por que consiste en dos delegados que se turnan continúamente pero que no solucionan nada.'' Notó además que, ''gobierne quién gobierne, el poder lo tiene siempre el profesor''. Pocos leyeron esa notita y los que lo hicieron se la tomaron a risa.

    Mientras tanto el profesor, sentado en su sillón de cuerto y con los pies encima de la mesa, sonreía. Se había percatado de que, para sofocar la ira de la clase bastaba con fomentar un sistema electoral que favoreciese la consolidación de Miguel y de Adolfo, que doblaban la rodilla frente a él siempre que fuera necesario. Además, controlar los periódicos le permitiría también controlar la información que recibían los que lo leyeran...


    Fuente: http://revolutioninspain.blogspot.com/2011/11/la-clase.html


    EZLN
    Moderador/a
    Moderador/a

    Cantidad de envíos : 1953
    Reputación : 2262
    Fecha de inscripción : 01/09/2010
    Edad : 21
    Localización : México, Nayarit

    Re: "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por EZLN el Jue Nov 10, 2011 4:22 am

    Frux escribió:Erase una vez una clase de 30 alumnos que vivían controlados por un malvado profesor. Cierto día , no se sabe muy bien cuándo, un grupo de alumnos, los que peores resultados obtenían, se quejaron de que el profesor les ''tenía manía'' y que por tanto era necesario elegir a un delegado de clase para que mediase entre este y los 30 alumnos.

    Esta idea entusiasmó a toda la clase, que coincidió con la necesidad de sentirse representada, sobretodo por que el profesor era algo perverso, y hacía siempre lo que le venía en gana. Este tuvo que aceptar a regañadientes, y las elecciones se fijaron para la semana siguiente.

    Tan solo tres alumnos se presentaron, y los tres se pasaron toda la semana intentando convencer a unos u a otros de que les votasen. ''¡Votadme a mí, yo os aseguro que hablaré con el profesor para que nos deje mas tiempo de recreo!'' decía Miguel. Y todos aplaudían. ''¡No, no! ¡Votadme a mí! ¡Conseguiré mejoras en el material escolar, y organizaré debates para convencer al profesor de que su actitud no es la correcta!'' Dijo otro candidato, llamado Adolfo. Y algunos aplaudían, pero la mayoría no creía en sus promesas, que parecían surrealistas e inútiles. ''No os voy a engañar - empezó Carlos, el tercer candidato- es muy dificil que el profesor cambie por que en su naturaleza está ser mala persona. Dicho esto, podríamos crear una clase mas autónoma, mas independiente del profesor, o bien sugerirle al subdirector de la escuela (el señor Potín) que despida al profesor. De todos modos, las decisiones habría que tomarlas entre todos, voten a quien voten'' y nadie aplaudió. Todos dieron media vuelta y regresaron a sus quehaceres, ignorando el complicado discurso de Carlos que tan solo él comprendía.

    Y entonces llegó el día de las elecciones. Miguel arrasó con el 80% de los votos, y el otro 20% fue para Adolfo. Nadie votó a Carlos. Lo cierto es que gran parte de los alumnos se tomaron a broma las elecciones, y muchos votaron al tuntún, sin saber muy bien que iba a cambiar si votaban a uno u otro. Adolfo se quejó de que era absurdo que el 20% de los que le habían votado se quedara sin representación, pero a la gente no le interesó y se tomó su reprimenda como la queja de un mal perdedor.

    Unas semanas después, se descubrió que el profesor había ofrecido ciertos beneficios (como mejores notas o tiempo extra de recreo) a Miguel con tal de que este hiciese caso omiso de las peticiones de los alumnos. Así, el profesor conseguía perpetuar su infinito y terrible mandato y a los alumnos les daba la impresión de que las cosas estaban cambiando. Se llegó a decir incluso que el profesor había amenazado a Miguel para que siguiese sus ordenes, pero esto jamás fue confirmado.

    Así que, a petición expresa de Carlos y de Adolfo, se prepararon unas nuevas elecciones. ''Lo que ha hecho Miguel es detestable y hay que cambiar de delegado.Es necesaria más transparencia'' aseguró Carlos. Y los alumnos volvieron a tomárselo a broma, solo que esta vez tenían claro que era estúpido votar a Miguel. Y eso hicieron: votaron todos a Adolfo, olvidándose de Carlos y de Raquel, una nueva candidata.

    Unas semanas después, se descubrió que el profesor había obligado a Adolfo a acatar ciertas medidas no beneficiosas para la clase. Sin embargo Adolfo, que tenía un buen manejo de la palabra (bastante mejor que su predecesor) había logrado camuflar esas medidas para que la clase no se alarmase, protegiendo la posición de su profesor. La indignación se propagó por toda la clase.

    Así que, a petición expresa de Miguel, Carlos y Raquel, se prepararon unas nuevas elecciones. ''Lo que ha hecho Adolfo no es mejor que lo que en su día hizo Miguel. Esto no puede aceptarse. Mientras uno pasaba de nosotros el otro se limitó a engañarnos, a burlarse en nuestras caras. Hay que cambiar de delegado'' dijo Carlos. Y los alumnos esta vez se lo tomaron algo mas enserio por que ya estaban hartos. Votaron todos en masa a Miguel, que se había pasado todo el mandato de Adolfo criticándole. ''Si, he cometido errores. Pero soy humano, y errar es de humanos ¿no? La gestión de Adolfo ha sido patética, y por eso ahora otras clases se ríen de nosotros cuando nos ven por los pasillos. Se preguntan cómo hemos podido votar a semejante personaje. Votadme a mí, por que es necesario un cambio.'' Anunciaba unos días antes de estas elecciones. Carlos y Raquel se llevaron esta vez unos pocos votos, pero ni de lejos tantos como el nuevo delegado.

    Al día siguiente, Adolfo decidió crear un periódico gratuito (que consistía en tan solo una hoja de papel con garabatos) para que la clase se enterase un poco de su situación y de las acciones del profesor. Por ejemplo, había unas cuantas líneas dedicadas a explicar por qué había ciertos alumnos que siempre sacaban malas notas. Lejos de apoyarles, se les criticaba por ''vagos'' y por ''ignorantes''.
    Miguel, envidioso, le imitó y creó un periódico aún mas critico con los ''vagos e ignorantes de la clase''. Él decidió, no se sabe muy bien por qué, tacharles de perroflautas en lugar de vagos e ignorantes. El profesor aceptó financiar ambos periódicos, pues tan solo le suponía pagar un poco de tinta y 10 centimos de la impresora, algo que para él era una cantidad ridícula. No aceptó, por otro lado, financiar los proyectos periodísticos de Carlos y de Raquel, alegando que ''con dos basta, tampoco vamos a hacer de esto un enjambre de periódicos''

    La clase estaba encantada ya que se enteraba de cosas que le interesaban a la vez que pasaba un rato agradable viendo como Miguel y Adolfo discutían torpemente. Sus disputas y descalificaciones se convirtieron pronto en una especie de reality show. Los alumnos se sentían informados y conscientes de lo que ocurría. Pero muchos, y esto es importante, tan solo leían los dos periódicos una vez a la semana, y solían hacerlo de refilón, sin interesarse demasiado en ellos.

    Unos meses mas tarde, Adolfo, a petición de Carlos, publicó un artículo pequeñito (unas tres líneas) en el que se llamaba abiertamente a la rebelión. Carlos explicaba brevemente que había que despedir al profesor puesto que por mucho que se cambiase de delegado ''es él el que siempre manda, el que nos controla, el que se beneficia de nuestros juegos electorales''. Además, añadió que ''nuestro sistema de votación es absurdo, por que tan solo sales beneficiado si gana al que votas. El que siempre saldrá beneficiado es el profesor. Creo, sinceramente, que deberíamos de tener nosotros el poder, y no el profesor''
    Adolfo aceptó publicarlo principalmente por que no lo entendía y por que simpatizaba con Carlos. Le entregó la hoja al profesor, artículo incluído, y este se la llevó junto con el periódico de Miguel hacia la impresora. Anonadado quedó el tirano cuando leyó el artículo de Carlos. Tanto se enfadó que decidió convocar a Adolfo en una reunión ''extraordinaria''. El delegado, tembloroso y asustado, acudió al despacho de su profesor. Este le expresó su preocupación en un tono dulce y paternalista: ''Esto no está bien. No puedo dejar que publiques esto por que es un insulto directo hacia mi persona, y eso no se hace. ¿Quién lo ha escrito? Ha sido Carlos ¿no?. Bueno, que sepas que quiero que te alejes de ese muchacho, no te conviene, tú y él no sois iguales. Es un radical, un salvaje, y sus ideas son estúpidas, créeme. No hay mas que ver sus notas. Espero que esto te sirva de lección''.

    Adolfo salió de la reunión enfadado pero aliviado. Aliviado por que el maquiávelico profesor no había tomado ninguna reprimenda contra él, y enfadado con Carlos por llenar su periódico de ideas erróneas y subversivas. Furioso, decidió crear una sección en su periódico en la que siempre criticaría a quién le había metido en problemas. Así que Carlos quedó satanizado en ambos periódicos, ya que Miguel llevaba descalificandole desde que creó el suyo (en realidad Miguel descalificaba un poco a todo el mundo). Carlos quedó apartado de la clase, marginado. El periódico de Adolfo le describió como un ''Caudillo'' y el de Miguel como un ''dictador'', y así llamarían a quienes le apoyasen o no diesen por malas sus ideas, aunque ambos terminos acabarían utilizandose contra cualquiera que no estuviese de acuerdo con los poderes del profesor. Lo sorprendente fue que Miguel y Adolfo se pusieron de acuerdo por primera vez en sus trayectorias ''políticas''. Esto demostró que el profesor tenía autoridad suficiente para hacer que se uniesen si el contexto lo exigía.

    Carlos, desesperado, se retiró de su primera experiencia política. Escribió en una hojita que ''el sistema electoral es un fraude por que consiste en dos delegados que se turnan continúamente pero que no solucionan nada.'' Notó además que, ''gobierne quién gobierne, el poder lo tiene siempre el profesor''. Pocos leyeron esa notita y los que lo hicieron se la tomaron a risa.

    Mientras tanto el profesor, sentado en su sillón de cuerto y con los pies encima de la mesa, sonreía. Se había percatado de que, para sofocar la ira de la clase bastaba con fomentar un sistema electoral que favoreciese la consolidación de Miguel y de Adolfo, que doblaban la rodilla frente a él siempre que fuera necesario. Además, controlar los periódicos le permitiría también controlar la información que recibían los que lo leyeran...


    Fuente: http://revolutioninspain.blogspot.com/2011/11/la-clase.html


    Me ha gustado.

    Invitado
    Invitado

    Re: "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por Invitado el Jue Nov 10, 2011 1:32 pm

    Es muy bueno el articulo, aunque no me ha quedado claro si la web es pro-15M o una mezcla de tendencias.

    kARLnAVAS
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 547
    Reputación : 657
    Fecha de inscripción : 12/09/2011
    Localización : Valladolid

    Re: "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por kARLnAVAS el Jue Nov 10, 2011 2:46 pm

    Es lo que pasa en españa, muy buen artículo

    Echospace
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2495
    Reputación : 2937
    Fecha de inscripción : 10/10/2011
    Edad : 33

    Muy bueno

    Mensaje por Echospace el Jue Nov 10, 2011 5:38 pm

    Me ha gustado, es muy bueno.

    pedr0o
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 275
    Reputación : 399
    Fecha de inscripción : 09/05/2011
    Edad : 26

    Re: "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por pedr0o el Vie Nov 11, 2011 12:40 pm

    De que me suena a mi esto....

    Lukyanenko
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 46
    Reputación : 69
    Fecha de inscripción : 19/05/2011
    Localización : Galiza

    Re: "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por Lukyanenko el Vie Nov 11, 2011 10:48 pm

    A mi el artículillo me ha gustado, me da igual si es de una web por 15-M o no, está bien y punto.





    ermm
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 439
    Reputación : 499
    Fecha de inscripción : 19/07/2011
    Edad : 21
    Localización : PPCC

    Re: "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por ermm el Sáb Nov 12, 2011 11:04 am

    Razz Pobres comunis... ay! Carlitos

    Está muy bien Very Happy

    Contenido patrocinado

    Re: "La clase" o mejor dicho, España.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:50 pm


      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 10:50 pm