Los mitos y las ilusiones keynesianas

    Comparte
    avatar
    ñángara
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 432
    Reputación : 735
    Fecha de inscripción : 18/02/2010
    Localización : Venezuela

    Los mitos y las ilusiones keynesianas

    Mensaje por ñángara el Mar Nov 08, 2011 6:00 pm

    Carrera a lo más bajo

    Los mitos y las ilusiones keynesianas
    por Ismael Hossein-Zadeh

    La visión keynesiana de que el gobierno puede ajustar la economía a través de políticas fiscales y monetarias "apropiadas" para mantener un crecimiento continuo a pleno empleo o cerca del pleno empleo se basa en la idea de que el capitalismo puede ser controlado por el Estado y administrado por los economistas profesionales de los departamentos gubernamentales, es decir, el capitalismo dirigido por "expertos" en interés de todos. La política económica de acuerdo con este punto de vista es en gran medida una cuestión de conocimientos técnicos o económicos, el "know-how", es decir, una cuestión de elección.

    La eficacia del modelo keynesiano está, por lo tanto, basada en gran medida en una esperanza o ilusión, ya que en realidad el poder o la relación de control entre el Estado y el mercado/capitalismo es por lo general al revés. La política económica es más que una simple cuestión de elección administrativa o técnica, más importante, es un asunto profundamente político-social que está orgánicamente entrelazado con la naturaleza de clase del Estado y del aparato que formula las políticas.

    La ilusión keynesiana ha sido alimentada o enmascarada por dos grandes mitos.

      El primer mito deriva de atribuirle la aplicación del New Deal y las reformas económicas Social-Demócratas que siguieron a la Gran Depresión y la II Guerra Mundial percibidas como del genio de Keynes. Esto es un mito porque las reformas fueron más producto de la lucha de clases y la presión insoportable de las bases que del cerebro de expertos como Keynes. La amenazante turbulencia socio-económica de los años 1930s generó momentos de levantamiento social y luchas extensivas de la clase trabajadora. La consiguiente "amenaza de la revolución", como Franklin Delano Roosevelt lo puso, y la "amenazante" presión por abajo para la reforma desde arriba era independiente de Keynes. Como un relativamente bien conocido académico / economista, sin embargo, Keynes proporcionó los fundamentos teóricos e intelectuales de las reformas que tanto se necesitan con el fin de salvar al capitalismo frenando la revolución. La auspiciosa coincidencia de la publicación de su famoso libro, La Teoría General del Empleo, del Interés y del Dinero (1936) con la aplicación del Nuevo Trato de reformas económicas en los EE.UU. y Europa Occidental, le dieron a Keynes mucho más crédito por las reformas y la posterior recuperación económica de lo que merecía.

      El segundo mito se basa en la idea de atribuirle la larga expansión económica del período 1948-1968 en los EE.UU. y Europa a la eficacia o el éxito de las políticas keynesianas de gestión económica. Si bien es cierto que las políticas expansivas del gobierno de la época jugaron un papel importante en la evolución fantástica de la economía de ese período, otros factores contribuyeron aún más al éxito de esa expansión. Estos incluyen la necesidad de invertir y reconstruir las devastadas economías de la posguerra de todo el mundo, la necesidad de abastecer la gran demanda global de la posguerra mundial de productos de consumo así como de bienes de capital, la falta de competencia para los productos y del capital de EE.UU. en los mercados. En pocas palabras, el hecho de que había un enorme espacio para el crecimiento y la expansión en la inmediata posguerra.



    Albergando estos mitos e ilusiones, muchos economistas keynesianos vieron un resquicio de esperanza en la crisis financiera de 2008 y la consiguiente crisis económica. Porque, en la "crisis de la economía neoliberal", vieron una oportunidad para un nuevo amanecer de la economía keynesiana, o la llegada de un segundo New Deal. Conocidos keynesianos como Paul Krugman, Joseph Stiglitz y Dean Baker escribieron (y siguen escribiendo) apasionadamente sobre la necesidad de reactivar las políticas keynesianas, para implementar los paquetes de estímulo amplio, para restablecer la Glass Steagall Act y otras medidas reguladoras que se pusieron en respuesta a la Gran Depresión. El entusiasmo por parte de muchos keynesianos sobre las perspectivas de lo que percibían como un cambio casi automático de los engranajes de la política neoliberal a la economía keynesiana condujo a George Melloan del Wall Street Journal, a escribir (con sarcasmo) "Todos somos keynesianos de nuevo."

    Más de tres años más tarde, está claro que las recetas keynesianas están cayendo en oídos sordos, ya que el neoliberalismo sigue manteniendo a raya al keynesianismo. De hecho, incluso las economías nominalmente socialistas y socialdemócratas de Europa han adoptado las políticas de austeridad salvaje del neoliberalismo.

    Rechazados, las esperanzas y las ilusiones keynesianas han tornado en decepción e ira. Por ejemplo, usando su columna del New York Times, el profesor Paul Krugman frecuentemente arremete contra el gobierno de Obama por ignorar las políticas keynesianas de expansión económica y la creación de empleo y, en cambio, sigue políticas que no son muy diferentes a las de los republicanos neoliberales. "La verdad es que la creación de puestos de trabajo en una economía deprimida es algo que el gobierno podría y debería estar haciendo. . . . Piense en esto: ¿Dónde están los proyectos de grandes obras públicas? ¿Dónde están los ejércitos de trabajadores del gobierno? En realidad, hay medio millón menos de empleados del gobierno que los que había cuando Obama asumió el cargo. "

    Déjenme repetir la parte esencial de la declaración del profesor Krugman: "La verdad es que la creación de puestos de trabajo en una economía deprimida es algo que el gobierno podría y debería estar haciendo." Esto es exactamente lo que yo llamo la ilusión keynesiana: la creencia en la capacidad del gobierno para controlar y/o administrar el capitalismo, la percepción de que el gobierno "puede y debe" invertir en la creación de empleo pero, de alguna manera, no lo hace ahora. Sí, un gobierno puede y debe invertir en la creación de empleo, pero sería un gobierno diferente, un gobierno desinteresado, independiente de intereses particulares, no el gobierno de Obama (o el gobierno de los EE.UU. en general) que está en deuda con el gran dinero para su elección/reelección. Es cierto que un gobierno capitalista puede ocasionalmente invertir en el crecimiento económico y la creación de empleo, pero son las ocasiones en que estas políticas también le sirven a los intereses de la clase dominante (como en las secuelas de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial).

    Es evidente que el disgusto de los keynesianos con las políticas neoliberales del gobierno de las grandes empresas está fuera de lugar. En el corazón de su frustración está la percepción realista de que las estrategias económicas y políticas son en gran medida productos intelectuales, y de que hacer política es ante todo una cuestión de conocimientos técnicos y preferencias personales: los economistas y/o responsables de las políticas que son de largo alcance, de buen corazón , o mejor equipados con "inteligentes" ideas optarían por "lo bueno" o el capitalismo de tipo keynesiano, mientras que los que carecen de tales cualidades admirables, tontamente o equivocadamente o cruelmente eligen la opción "mala" o "capitalismo neoliberal" [1].

    Como he señalado en una crítica anterior de la economía keynesiana, no es una cuestión de "mala" frente a "buena" política, sino que es una cuestión de política de clase. Los Keynesianos están enojados porque tienden a ser inconscientes o alejarse de la política de clase, es decir, la política de la formulación de políticas. Por el contrario, parecen pensar que la política económica se debe principalmente a una batalla de ideas y teorías, y se sienten decepcionados porque están perdiendo la batalla.

    El profesor Krugman escribe con pasión, "¿Dónde están las grandes obras públicas los proyectos? ¿Dónde están los ejércitos de los trabajadores del gobierno? "Lo que no menciona es que esos" ejércitos de trabajadores del gobierno "se pusieron a trabajar" no por cortesía de Franklin Delano Roosevelt, o por las brillantes ideas de Keynes (de hecho, cuando el gobierno de Franklin Delano Roosevelt se embarcó en la aplicación de grandes proyectos de obras públicas ni siquiera sabía que Keynes estaba vivo), sino debido a ejércitos mucho más grandes de trabajadores de base y otras amenazas al sistema capitalista, por la persistencia de marchar en las calles exigiendo puestos de trabajo. Es interesante que muchos economistas keynesianos tienen una admirable lucha (por supuesto, en el ámbito de las ideas) por los derechos de los trabajadores, pero se inhiben de pedirles que se levanten a exigir sus derechos.

    No es suficiente tener un buen corazón y un alma compasiva, es igualmente importante no perder de vista cómo se hacen las políticas públicas bajo el capitalismo. No es suficiente golpear en repetidas ocasiones a Ronald Reagan como un malvado rey y alabar a FDR como un rey sabio. La tarea más importante es explicar por qué la clase dirigente derrocó al rey sabio y marcó el comienzo del maligno. Los hacedores de las políticas gubernamentales no son ciertamente estúpidos. ¿Por qué, entonces, cambiaron las políticas de Keynes y la economía del Nuevo Trato a la economía de Reagan y neoliberal?

    La clase capitalista de EE.UU. persiguió las políticas de tipo keynesiano en la inmediata posguerra, siempre y cuando las fuerzas políticas y condiciones económicas, tanto nacionales como internacionales, hizo esas políticas eficaces. En el tope de esas condiciones, como se mencionó anteriormente, estaba la demanda casi ilimitada de productos de EE.UU., tanto en casa como en el extranjero, y la falta de competencia para los capitales y la mano de obra gringos, lo que permitió a su vez la demanda por parte de trabajadores de EE.UU. de salarios y beneficios decentes, mientras que al mismo tiempo disfrutaban de una mayor tasa de empleo.

    A finales de 1960 y principios de 1970, sin embargo, ambos el capital y la mano de obra de USA ya tenían rivales en los mercados globales. Además, durante el largo ciclo de expansión gringa de la posguerra inmediata, los fabricantes habían invertido tanto en capital fijo, o la creación de capacidad de construcción, que para finales de 1960 sus tasas de ganancias comenzaron a disminuir a medida que la relación capital-trabajo de sus operaciones había llegado demasiado alta. En otras palabras, la enorme cantidad de los llamados "costos hundidos", principalmente en forma de capital fijo, o de planta y equipo, había erosionado significativamente sus tasas de ganancia [2].

    Más que nada, fueron estos importantes cambios en las condiciones reales de producción y la reestructuración de los mercados globales lo que precipitó el abandono gradual de la economía keynesiana. Contrariamente a las repetidas afirmaciones de los partidarios liberal/keynesianos, no fueron las ideas de Ronald Reagan o el esquema que había detrás de los planes de desmantelamiento de las reformas del New Deal (de hecho, las medidas para terminar con las reformas del New Deal se tomaron mucho antes de que Reagan llegara a la Casa Blanca). Más bien, fue la globalización, en primer lugar, del capital y, luego, del trabajo lo que hizo que las políticas económicas keynesianas o del Nuevo Trato ya no fueran atractivas a la rentabilidad capitalista, y dio a luz Ronald Reagan y la economía neoliberal de austeridad [3].

    Karl Marx argumentó hace mucho tiempo que los sueños de que una sociedad socialista igualitaria para suplantar el capitalismo no podrían llevarse a cabo a menos que (a) conscientes acciones políticas sean tomadas con ese fin (es decir, no hay tal cosa como el colapso automático del capitalismo), y (b) tales acciones se llevan a cabo a nivel mundial. A la luz de la carrera de austeridad neoliberal implacable hasta lo más bajo que la globalización ha desatado en los últimos años y décadas, es obvio que las salvedades de Marx para el cambio social significativo se aplica no sólo a los ideales socialistas radicales, sino también a los programas reformistas del capitalismo a la Keynes .

    Referencias.

      [1] Muchos economistas progresistas / keynesianos llaman a la prolongada crisis que comenzó en 2008 la crisis del "capitalismo neoliberal", no del capitalismo en sí -véase, por ejemplo, David M. Kotz, "La Crisis Financiera y Económica de 2008: Crisis sistémica del capitalismo neoliberal, "Revisión de la Economía Política Radical, vol. 41, No. 3 (2009), pp 305-317.

      [2] Para un análisis relativamente detallado de este tema, véase Anwar Shaikh, "La tasa de ganancia y la crisis económica en los EE.UU.", en La economía en peligro, Libro I, de la Unión para la Economía Política Radical, Robert Cherry, et al. (1987).

      [3] Para un análisis informativo de esta transición ver a Harry Shutt El problema con el capitalismo: una investigación de las causas del fracaso económico mundial, Zed Books (1998).


    Ismael Hossein-Zadeh es profesor emérito de Economía de la Universidad de Drake, Des Moines, Iowa. Él es el autor de La economía política del militarismo EE.UU. (Palgrave - Macmillan 2007) y El desarrollo soviético no-capitalista: el caso de Egipto de Nasser (Praeger Publishers, 1989). Él es un contribuidor a la desesperanza: Barack Obama y la política de ilusión, de próxima aparición de AK Press.

      Fecha y hora actual: Sáb Sep 23, 2017 10:09 pm