[Báltico y Polonia]Los “camisas pardas” cada vez más desvergonzados en Estonia y Polonia

    Comparte

    NSV Liit
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 5387
    Reputación : 6719
    Fecha de inscripción : 01/02/2010
    Localización : República Socialista Soviética Húngara

    [Báltico y Polonia]Los “camisas pardas” cada vez más desvergonzados en Estonia y Polonia

    Mensaje por NSV Liit el Miér Oct 26, 2011 10:41 pm

    http://www.larepublica.es/2011/10/los-%E2%80%9Ccamisas-pardas%E2%80%9D-cada-vez-mas-desvergonzados-en-estonia-y-polonia/

    Los “camisas pardas” cada vez más desvergonzados en Estonia y Polonia


    Yelena Morózova / Pravda

    Traducido del ruso por Josafat S. Comín

    En una serie de países de Europa, no cejan los intentos de revisar el resultado de la Segunda guerra mundial, mediante el ensalzamiento de los “héroes” del nazismo y la profanación de los monumentos erigidos en memoria de los combatientes del Ejército Rojo, que dieron sus vidas por la salvación de la humanidad frente a las hordas hitlerianas.

    En Estonia, este pasado 22 de octubre celebraron solemnemente el aniversario de Harald Nugiseks, veterano de las SS y único de los veteranos que quedan vivos que posee la orden de la “Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro”, máxima condecoración de la Alemania nazi. Como se relataba en el reportaje emitido por el canal 3 de la televisión estonia, para felicitar en su 90 aniversario a este “valeroso” viejo soldado de la 20 división estonia de las SS, a la ciudad de Parnu, llegaron representantes de toda una serie de departamentos gubernamentales, entre los que se encontraba el diputado del parlamento Trivimi Velliste. A Nugiseks, ─ quien se fuera voluntario a servir a los nazis ─, le entregaron presentes de parte del Ministerio de defensa, del servicio de guardafronteras y de otros organismos sociales.

    Durante la época soviética, este poseedor de la “Cruz de Hierro”, por su resistencia a la ofensiva del Ejército Rojo en 1944, fue condenado a diez años de reclusión y a cinco de exilio en Siberia. Tras la proclamación de independencia de la república báltica, le concedieron el título de capitán del ejército estonio.

    Durante el último año, los partidarios de convertir en héroes a los lacayos fascistas en Estonia, se han mostrado especialmente activos. En agosto, en el Museo de historia de Estonia, se inauguró una exposición, dedicada a uno de los principales ideólogos del nazismo en Alemania, nacido en Tallin, Alfred Rosenberg, condenado a la horca por el tribunal de Núremberg. Poco antes tuvo lugar en el país la ya tradicional competición anual “Expedición Erna”, en homenaje a los saboteadores estonios, que cumplían misiones del “Abwehr” (inteligencia militar alemana. N de la T.) en la retaguardia del Ejército Rojo. El 30 de junio en Sinimäe, tuvo lugar el encuentro de veteranos de la 20 división estonia de las SS.
    El Ministerio de Exteriores de la Federación de Rusia en numerosas ocasiones ha condenado la política del gobierno estonio en este terreno, sin embargo, Tallin, rechaza las críticas, asegurando que la opinión de Rusia no deja de ser una “manipulación ideológica”.

    Mientras, en la capital de Polonia, fue atacado el monumento a los soldados soviéticos, situado en el paseo central del parque Skaryszewski, en la orilla derecha del río Vístula. Unos vándalos no identificados arrojaron pintura roja, pintaron una esvástica y escribieron insultos contra los combatientes del Ejército Rojo. Según informan los medios polacos, los responsables municipales han manifestado su intención de comenzar los trabajos para limpiar y recuperar el monumento.

    El territorio donde está situado el monumento, no está vigilado ni equipado con cámaras de seguridad, por eso la investigación difícilmente podrá dar con los responsables. En lo que va de año este es ya el segundo episodio de vandalismo que sufren los monumentos levantados en honor de los soldados soviéticos.

    El complejo del parque Skaryszewski, fue inaugurado al poco de terminar la Segunda guerra mundial como parte de un pequeño cementerio para los soldados del Ejército Rojo caídos en esta zona de Varsovia. En 1968, sus restos fueron trasladados a un cementerio conmemorativo, pero el monumento se quedó en el lugar, en recuerdo a los caídos.

    Fuente: http://gazeta-pravda.ru/content/view/9317/34/

      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 11:23 pm