"La rebelión de Shays de 1876 y la Revolución Americana" - texto de John Peterson - año 2010

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "La rebelión de Shays de 1876 y la Revolución Americana" - texto de John Peterson - año 2010

    Mensaje por pedrocasca el Miér Oct 26, 2011 1:08 pm

    La rebelión de Shays de 1876 y la Revolución Americana
    de John Peterson

    publicado en febrero de 2010 en la web del Bloque Juvenil Popular de El Salvador

    La Revolución Norteamericana sacudió al mundo entero. Las trece colonias británicas que se convertirían en los Estados Unidos de América, lucharon y ganaron la batalla contra la potencia imperial más poderosa sobre el planeta. En los años que siguieron a la victoria americana sobre los británicos, las esperanzas de las masas fueron traicionadas. Por consiguiente, hubo muchos movimientos populares y levantamientos. Pero ninguno tuvo un impacto tan grande sobre la psicología de la clase dominante y la futura estructura del gobierno estadounidense como la Rebelión de Shays de 1786-87, que unos han llamado " La Batalla Final de la Revolución Americana".
    La Revolución Americana sacudió al mundo entero. En el nombre de "Vida, Libertad y Búsqueda de la Felicidad”, las trece colonias británicas que se convertirían en los Estados Unidos de América, lucharon y ganaron la batalla a los británicos. La Guerra por la Independencia fue conducida por impostores aristócratas como George Washington, pero la lucha real fue hecha por pequeños agricultores, artesanos, blancos, negros e indios americanos, así como hombres libres y esclavos por igual.
    Pero una vez que el trabajo sucio de la Guerra Revolucionaria había terminado, ¿qué debía sustituir al mandato del Rey Jorge III?. La nueva oligarquía—incluyendo a los banqueros de la Costa Oriental y los propietarios de plantación de Sur—estaba dividida en cuanto a cómo deberían gobernar. Unos querían una república; otros favorecían una monarquía limitada, con George Washington como el candidato principal. Unos se quisieron aliar con los franceses, otros con su viejo enemigo, los británicos. Algunos querían una centralización más rígida, otros una federación de los perdedores. Pero en una cosa estaban todos de acuerdo: toda la retórica revolucionaria sobre la libertad y la justicia debía aplicarse sólo para liberar a los hombres que poseían cantidades significativas de propiedad. A los esclavos, mujeres, blancos pobres, negros e indios americanos no tenían necesidad. Para consolidar su poder, era necesaria una contrarrevolución política. Tuvieron que poner a "las sucias masas"—quienes creyeron que habían estado luchando por una genuina libertad para todos—de nuevo en su lugar.
    En los años posteriores a la victoria americana sobre los Británicos, las esperanzas de las masas fueron traicionadas. Por consiguiente, había muchos movimientos populares y levantamientos contra la explotación del pobre por parte de los grandes banqueros y los representantes gubernamentales corruptos. Pero ninguno tendría un impacto tan grande sobre la psicología de la clase dirigente y la futura estructura del gobierno estadounidense como la Rebelión de Shays de 1786-87, a la que algunos han llamado "la Batalla Final de la Revolución Americana”. El levantamiento de Massachusetts de los "Territorios Shays", como fueron llamados, fue un momento definitivo en la historia estadounidense, un ejemplo excepcional de las contradicciones de clase y tradiciones revolucionarias insertadas en la mismísima base de la sociedad americana. Las semejanzas y paralelos con luchas políticas y movimientos revolucionarios de nuestros tiempos son muchos y asombrosos Cada revolución atraviesa por etapas ampliamente similares: Desde la Gran Revolución Francesa, la Revolución Americana, la Revolución Rusa, y la Revolución Española, a la Revolución venezolana en curso cuyo destino aún tiene que ser determinado. Una revolución es una lucha dinámica de fuerzas vivas, con altibajos inevitables, avances y retrocesos. Durante el ascenso del movimiento, hay un cambio colosal a la izquierda, caracterizado por la participación activa de las masas. Aquí vemos como León Trotsky lo explicó en el prefacio a su Historia de la Revolución Rusa:
    “El rasgo característico más indiscutible de las revoluciones es la intervención directa de las masas en los acontecimientos históricos. En tiempos normales, el Estado, sea monárquico o democrático, está por encima de la nación; la historia corre a cargo de los especialistas de este oficio: los monarcas, los ministros, los burócratas, los parlamentarios, los periodistas. Pero en los momentos decisivos, cuando el orden establecido se hace insoportable para las masas, éstas rompen las barreras que las separan de la palestra política, derriban a sus representantes tradicionales y, con su intervención, crean un punto de partida para el nuevo régimen. Dejemos a los moralistas juzgar si esto está bien o mal. A nosotros nos basta con tomar los hechos tal como nos los brinda su desarrollo objetivo. La historia de las revoluciones es para nosotros, por encima de todo, la historia de la irrupción violenta de las masas en el gobierno de sus propios destinos."
    Esto era claramente el caso en la lucha de los americanos contra el Imperio británico. Las ideas democráticas revolucionarias del período de la Ilustración y la retórica ardiente de propagandistas como Thomas Paine y Samuel Adams motivaron a las afanadas masas a creer que otro mundo era posible y por el cual valía la pena luchar.
    Sin embargo, el ascenso continuo de la revolución es bloqueado. Los que se han elevado a la cima de sociedad sobre la cresta de la ola revolucionaria cansados de la tormenta de los años de revolución procuran consolidar los beneficios que han conseguido para ellos mismos. A pausas, el desbordante río de la lucha de masas comienza a bajar y comienza a fluir hacia atrás por los viejos canales. La recién acuñada clase dirigente pone cada vez más frenos sobre la revolución, y no dando marcha atrás a las conquistas fundamentales de la lucha (por ejemplo, los Americanos no regresaron con el Rey de Inglaterra), ellos debieron poner a las masas "de regreso en su lugar" antes de que las cosas puedan volver "a la normalidad". Cuando las masas, que han sacrificado su vida, sus miembros, el sustento, la comodidad personal y la propiedad, encuentran sus aspiraciones traicionadas, se desaniman un poco. Y cuando se dan cuenta que después de todos sus esfuerzos para echar a los viejos gobernantes, otro grupo de explotadores se ha incrustado encima de la sociedad, pueden emprender desesperados intentos para mantener el ímpetu de la revolución en curso, tratar de ir más allá de las limitaciones materiales y/o el liderazgo.
    Por ejemplo, durante la Revolución inglesa de mediados de los años 1600, existían los "Niveladores" "y los Cavadores", que previeron y pensaron que ellos luchaban por una sociedad realmente igualitaria. Esto, a pesar del hecho que en aquel tiempo, la única clase "de comunismo" materialmente posible era "un comunismo" de distribución, y no el comunismo genuino de producción, distribución y cambio. Al final, aunque ellos hubieran sido algunos de los más fervientes antimonárquicos y demócratas revolucionarios, Cromwell estaba obligado a aplastarlos, una vez que el dominio económico y político de la burguesía sobre los señores feudales, la monarquía y la Iglesia católica se había más o menos consolidado
    Aunque no podamos hacer analogías históricas directas y mecánicas, después de la Revolución americana los territorios Shays representaron un fenómeno similar. Ellos quisieron ir más allá de los límites que eran materialmente posibles en aquel tiempo. Ellos querían una genuina democracia política y económica para todos, cuando la única forma de democracia posible en aquel tiempo era la democracia burguesa, que es limitada en su misma naturaleza.

    Hace doscientos años, el capitalismo se encontraba todavía en su fase histórica progresista. En otras palabras, era todavía capaz de desarrollar las fuerzas productivas de la humanidad, a pesar de ser un sistema basado en la explotación de muchos por pocos. La concentración aumentada de riqueza, tecnología, y la capacidad productiva era una fase necesaria de desarrollo humano social, poniendo los fundamentos materiales para el socialismo, una sociedad en la cual debe haber un nivel alto de tecnología y productividad para asegurar que hay más que suficiente para continuar. Por lo tanto, la lucha de los territorios Shays, donde los agricultores acomodados que representaron una forma más temprana, menos eficiente de producción, estaba condenada desde el principio.

    Después de quitarse el yugo británico, el embrión de la burguesía americana intentó consolidar su poder y conquistar el resto del continente, comenzando con las zonas aledañas de sus mismos trece estados. En esta etapa, los trece estados eran más o menos independientes el uno del otro, con sus propios gobiernos y leyes. Se habían unido en la lucha contra los británicos, sin mucho consenso habían votado juntos por los Artículos de la Confederación, y habían supervisado por el débil Congreso Continental, pero no había ningún acuerdo general en cuanto a si realmente y en qué forma debería seguir esta relación. La Rebelión de Shays marcaría profundamente aquella relación.

    Una de las contradicciones fundamentales en los recién independientes Estados Unidos era el conflicto entre la Costa Este y el Medio Oeste. Incluso en esta temprana etapa de la nueva república, intereses de clase claramente contrarios y visiones del mundo eran evidentes en esta dicotomía. Los intereses comerciales sobre el litoral Oriental, representando el capitalismo naciente, chocaron con los intereses de los pequeños agricultores del interior. Así como la cuestión de la esclavitud en el Sur, misma con la que el capitalismo del Norte lidió ochenta años más tarde, en la segunda Revolución Americana, o lo que fue realmente la consolidación de la primera: la Guerra Civil, sin embargo, eso es tema de otro artículo.

    A finales de los años 1780, EEUU era principalmente un país de pequeños agricultores. Aproximadamente el 70 por ciento de la población eran agricultores acomodados, poseedores libres que cultivaban su propia tierra. El resto eran sobre todo, artesanos, esclavos, pequeños comerciantes, profesionales, comerciantes, banqueros, representantes gubernamentales, y así sucesivamente, sin mencionar la población americano nativa. La clase obrera moderna y urbana, como la conocemos hoy, existía sólo en una forma sumamente embrionaria, que trabajaba en un relativamente pequeño número de talleres rudimentarios, por lo general empleando sólo un pequeño número de trabajadores.

    La economía rural estaba esencialmente basada en el trueque y el cambio de trabajo, no el dinero. Por consiguiente, estos pequeños titulares libres tenían algo de mentalidad colectiva, a pesar del inherente "áspero individualismo" de sus vidas. Mientras cada uno tenía sus propiedades individuales, ellos confiaban el uno en el otro para combatir los elementos, levantar sus graneros y almacenar las cosechas, y defenderse de "hostiles" (indios americanos cuya tierra estaba siendo usurpada). Las tempranas tradiciones democráticas de los Puritanos, las milicias populares, "el ayuntamiento" y otras reuniones de comunidad todavía permanecían en alguna forma u otra en muchas áreas, sobre todo en Nueva Inglaterra. Esto era bastante diferente de la perspectiva de los banqueros, comerciantes, representantes gubernamentales, abogados, clero, etc. en las ciudades costeras y ciudades interiores. Su visión del mundo fue formada por el individualismo del mercado capitalista y la necesidad del frío, crudo dinero. Entre estos dos grupos cada vez más polarizados eran los minoristas del país, los pequeños comerciantes que compraban bienes de la costa y los vendían con cierta ganancia al interior. La costa estaba dominada por la producción con fines de lucro y por la importación para el mercado, mientras que la pequeña agricultura de subsistencia de escala y el trueque del interior no lo eran. Dentro del mismo EEUU, por lo tanto, teníamos el fenómeno "del desarrollo desigual y combinado", de las formas más avanzadas de producción (el temprano capitalismo) insertado en coexistencia con formas anteriores menos productivas (la pequeña agricultura de escala). En el análisis final, el modo más productivo y eficiente de producción predominará, y así sucedió; pero en aquel tiempo, los números escarpados eran todavía a favor de los pequeños productores.

    Sin embargo, el ímpetu y la historia estaban del lado de capitalismo. Los prestamistas comerciales penetraban cada vez más la economía tradicional, arrastrando a los pequeños productores a la producción orientada hacia el mercado ofreciéndoles artículos manufacturados a cambio. El interior del país era en efecto una colonia de la costa, negociando bienes en que se emplea mucha mano de obra agrícola para artículos manufacturados más caros, similares a la actual relación estadounidense con América Latina. Los productos agrícolas de sobra entonces fueron vendidos en el mercado mundial para la obtención de ganancia. Una cadena de deuda fue establecida, por la cual los minoristas de país le debían a los bancos costeros y a los importadores de artículos manufacturados, y los pequeños agricultores le debían al minorista local.

    Cuando las colonias americanas eran todavía parte del imperio británico, ellos habían disfrutado de privilegios de intercambio especiales y acceso al crédito. Además, había una bonanza de especulación y el contrabando lucrativo durante la guerra. Pero con el fin de la guerra, y la necesidad de hacer su propio camino en el precario mundo del tardío siglo XVIII, la economía estadounidense entró en una depresión. Había una superabundancia de bienes, almacenados sobre la base de altos precios de guerra y especulación, y los precios entonces se derrumbaron. Los bancos y comerciantes aprietan a los minoristas del país que los debían por bienes recibidos, y los minoristas exigían a su vez el pago de deudas a los pequeños agricultores.

    Tradicionalmente, la población rural podía devolver sus deudas por el trueque. Por ejemplo, para una bolsa de clavos o un hacha recibida del pequeño minorista en la primavera, el agricultor podría devolver la deuda con un cierto número de las fanegas de trigo entregado en el otoño. Pero los minoristas de país exigían ahora el reembolso en la divisa fuerte, así como los bancos y comerciantes sobre la costa necesitaban el dinero efectivo para reestablecer los términos del crédito con los Británicos y otros socios de comercio. Los gobiernos estatales, abrumadoramente representando los intereses de la élite urbana, también imponían impuestos, y que fuese pagado en dinero efectivo. ¿No había sido acaso uno de los gritos reivindicativos de la llamada revolución "Ningún Impuesto Sin Representación"? El conflicto era inevitable.
    Conforme las deudas se amontonaban, muchos agricultores tenían sus tierras confiscadas y unos aún fueron lanzados a la prisión del deudor. Su tierra fue vendida a especuladores debajo de su valor, y los miles de agricultores independientes tuvieron miedo de convertirse en agricultores de arrendatario de su propia tierra. Después de la lucha contra los británicos, ellos estaban siendo sujetados a una nueva clase de tiranía. Incluso si ellos directamente no eran afectados, estaban enfadados en el modo que su familia y vecinos estaban siendo tratados. De hecho, un estudio reciente de documentos de esa época muestra que los vínculos familiares parecen ser uno de los factores más importantes que los impulsó a la participación en el movimiento.

    Las líneas de clase eran claras: no había ningunos minoristas de país o comerciantes ricos siendo encarcelados, solamente pequeños agricultores, a menudo perdiendo su tierra, o forzados a moverse al aún remoto Oeste. Un proceso similar fue repetido en el Tazón de Polvo en los años 1930, dramáticamente retratado en las The Grapes of Wrath (uvas de la ira). Un fenómeno similar se observa a través de América Latina y en otras partes en el mundo entero hoy.

    Durante las etapas iniciales de cada revolución, las masas buscan soluciones reformistas a sus problemas. En otras palabras, aceptan la estructura general de la sociedad, pero piensan que algo debe mejorarse. En el caso de lo que podrían haberse convertido los territorios Shays, ellos todavía confiaban en el gobierno del Massachusetts y esperaban alcanzar sus objetivos sin el uso de la violencia. Pero en una revolución, los acontecimientos toman una dinámica por su propia cuenta, a menudo imprevisto por los mismos participantes. Henry Knox, Secretario de Guerra bajo los Artículos de Confederación, entendió desde el principio cómo las cosas podrían desenvolverse: "Este negocio debe y va a progresar de una etapa a otra, hasta que alcance a ser una rebelión bastante formidable".

    En las Carolinas del Norte y del Sur, así como otros estados, surgieron movimientos “Reguladores" similares. Por lo general, ellos respetaban la ley, pero ellos querían "moderar" "o regular" el gobierno. Apuntaron su frustración hacia el sistema de la corte, para prevenir " la ejecución demasiado rigurosa de la ley". En los territorios Shays en Massachusetts se comenzó con objetivos similares.

    Pero como puede verse en cada revolución, aún las más mínimas reformas no pueden ser toleradas por la clase dirigente, incluso si ellas están en concordancia con los canales legislativos existentes y los límites de sociedad. Esta gente está acostumbrada a gobernar de cierta manera, y no quieren cambiar su estilo o doblegarse por las presiones desde abajo. Así como los rusos en 1905, los territorios Shays primero intentaron con peticiones que aliviaran sus condiciones de manera pacífica. Ellos apelaron al gobierno para bajar impuestos, introducir el papel moneda para disminuir su carga de deudas, y legalizar el empleo de trueque, para pagar sus deudas con productos agrícolas.

    Ellos también exigieron el cierre de los tribunales del deudor. Pero los acreedores ricos rechazaron todo esto; ellos dominaban el gobierno después de todo, y ellos culparon a la población rural por sus gastos "extravagantes". La misma política de "culpa a la víctima" se puede ver una y otra vez en nuestros tiempos.
    En las áreas rurales ellos comenzaron a formar convenciones, o comités, muy similares a los "Comités de Correspondencia", estos fueron formados para organizar la rebelión contra el imperio británico. Irónicamente las nuevas reglas de las trece colonias ahora llamaban a estos comités "las semillas de sedición", cuando ellos mismos habían hecho lo mismo solamente unos años antes. La diferencia fundamental, desde luego, era que ahora sus intereses de clase que estaban siendo amenazados. Así alguien que se llamó el "Hombre Libre" escribió irónicamente en la Revista Worcester en 1786:
    “Cuando nosotros teníamos otras reglas, los comités y las convenciones de las personas eran legales, ellos eran entonces necesarios, pero ya que yo mismo me hice un dirigente, ellos dejan de ser legales. La gente no tiene ningún derecho a reprochar mi conducta".
    En vez de echarse para atrás, el gobierno aprobó leyes aún más estrictas y aumentó la represión y el exprimir de los deudores. Como sucede a menudo, "el azote de la contra revolución" estimuló al movimiento a ir más lejos. El rechazo de sus peticiones razonables para la reforma radicalizó aún más el movimiento. Había descontento en áreas urbanas también, con disturbios por alimentos, como en París antes de la Revolución Francesa de 1789, solamente un par de años más tarde.
    Muchos de aquellos que fueron lanzados a prisión eran veteranos de la Guerra Revolucionaria, y ser un hombre de frontera, tenía algo de mentalidad de "Lejano Oeste" y una tendencia "de tomar las cosas en sus propias manos". En lo que podría haber sido un guión para una película de Hollywood, los poderes "se metieron con el tipo equivocado". Daniel Shays era un antiguo Capitán en el Ejército Continental y un héroe de la Revolución. Fue llevado dos veces a corte, una humillación para cualquier hombre o mujer trabajador que solamente busca tener éxito en la vida, pero igualmente doble para alguien que hace poco había recibido una espada honoraria como un regalo del mismo General francés Lafayette.
    Los comités del pueblo formaron milicias y comenzaron a cerrar e incendiar palacios de justicia. Haciendo una estimación, alrededor de un cuarta parte de los combatientes en Nueva Inglaterra estuvo implicada. Ellos procuraron no acosar las comunidades en las cuales estaban los tribunales; expresamente apuntaron a los tribunales y a los mismos jueces. Estaban organizados profesionalmente y eran altamente disciplinados, como "el cuerpo de la gente alzado en armas".
    La perspectiva de clase de los territorios Shays puede ser vista en sus declaraciones y escritos, tanto antes, durante, como después de la rebelión. Uno de ellos dijo que su objetivo era:
    "Poner un alto a aquellos modos inicuos de obtener la riqueza, por la cual un grupo de saqueadores ha estado por años amotinándose sobre el botín del trabajador. "
    Otro agricultor del Massachusetts dijo:
    “Soy un hombre que consigue su vida con trabajo duro, no por una pensión o por estar monopolizando… creo que este país prosperaría más rápido si hubiera menos camisas blancas y más vestidos negros. Déjennos obligar a los comerciantes a cerrar sus tiendas y conseguir su vida detrás del arado".
    Así como muchas rebeliones contra el temprano capitalismo, una de las más conocidas los Luddites, la perspectiva de los territorios Shays era ingenua y Utópica. Ellos querían ir hacia atrás a una forma precapitalista de producción, a una sociedad imaginaria de libertad y de abundancia para todos. Su lucha por lo tanto estaba condenada desde el principio; la marea de la historia no estaba de su lado.
    Sin embargo, este pronóstico era confuso para las fuerzas implicadas en la lucha viva. Henry Knox hizo la apreciación siguiente: "Habiendo continuado a esta longitud, para la cual ellos son ahora maduros, tendremos una rebelión formidable contra la razón, el principio de todo el gobierno, y contra el nombre mismo de la libertad. Esta situación terrible, para la cual nuestro gobierno no ha hecho ninguna previsión adecuada, ha alarmado a cada hombre de principio y propiedad en Nueva Inglaterra. ¿Ellos comienzan como de un sueño, y preguntan cuál puede haber sido la causa de nuestra ilusión? ¿Quién debe darnos la seguridad contra la violencia de hombres forajidos? Nuestro gobierno debe ser reforzado, cambiado, o alterado para asegurar nuestras vidas y propiedad".
    Un bostoniano rico decía:
    “No tendremos ninguna seguridad de propiedad. ¿Qué hombre honesto puede vivir sin el gobierno -que hombre laborioso puede vivir mientras su propiedad está a la merced de bribones y ladrones?” Otro expresó su horror en estos términos. “La propiedad se caerá con ellos, y tendida totalmente a la merced de los más ociosos, viciosos, y desordenados hombres en la comunidad”.
    En una carta a George Washington, Henry Knox resumió lo que estaba realmente en juego:
    “Su credo es, 'la propiedad de los Estados Unidos ha sido protegida de la confiscación de Gran Bretaña por los esfuerzos conjuntos de todo, y por lo tanto debería ser la propiedad común de todos, y el que estuviese en contra de este credo es un enemigo de la equidad y la justicia, y debería ser barrido de la faz de la tierra'”.
    La rebelión estaba todavía en su fase reformista; no era aún un movimiento verdaderamente revolucionario apuntando a derrocar el status quo. Pero la reacción de la oligarquía dirigente fue rabiosa. Se refirieron a los territorios Shays como una fiesta de locos, y dirigidos por "la furia y la locura de la gente."Estaban horrorizados por la quema y caída de los palacios de justicia, y lanzaron una especie "de terror rojo" y pánico porque la autoridad del estado estaba siendo subvertida. Ellos declararon que eso era anarquía, y condenaron la conspiración por espías o por los británicos. El Gobernador de Massachusetts, James Bowdoin, encarriló a los ricos a unirse contra la rebelión en su territorio: "Cada hombre debería mostrar sus colores y tomar su lado; no deberían permitirse ningún personaje neutro, ni nadie apoyara a los dos bandos". Esto también es una reminiscencia de nuestro reciente pasado McCarthyista.
    Como a menudo ocurre en la historia, lo que una vez fue progresista es transformado en su opuesto y se convierte en reaccionario. Mientras que en cierta época ellos se armaron contra los británicos, "los Padres fundadores" ahora se armaron contra las masas y una versión del siglo XVIII de la Ley del Patriota fue aprobada.
    En este tiempo no había aún ningún ejército nacional. Cada estado tuvo que proveer y pagar por su propia seguridad. Pero en la milicia del Massachusetts había motines de soldados de fila que simpatizaban con los Shays. Algunos comerciantes estaban tan aterrorizados por la marea de acontecimientos que ellos incluso pensaron en invitar a un monarca extranjero o una especie de hombre fuerte napoleónico a entrar y restaurar el orden y salvar la propiedad privada, qué es lo que sucedería mas tarde en Francia. Como un comerciante escribió, "la Monarquía es mejor que la tiranía de esta muchedumbre." Noah Webster de fama de diccionario dijo: "yo era una vez un Republicano tan fuerte como cualquier hombre en América. Ahora una república es la última clase de gobierno que escogería. Yo infinitamente preferiría una monarquía limitada, para mí yo seria más rápido el sujeto del capricho de un hombre, que la ignorancia de la multitud. "¡Tanto como nosotros, la Gente!"
    No tardó en ser percibido como el problema de un estado individual, el Congreso Continental entonces declaró:
    "La ayuda del gobierno federal es necesaria para parar el avance de los insurrectos; que tal Ayuda es deseada seriamente por el Gobernador y el Consejo, aunque Circunstancias particulares previenen su aplicación y en una Manera más formal; y que allí está la razón mayor mas grande para creer que, a no ser que medidas rápidas y eficaces sean tomadas para derrotar sus planes ellos se poseerán del Arsenal en Springfield, derribarán el gobierno constitucional, y no sólo reducirán aquella Mancomunidad Británica [de Massachusetts] a un Estado de Anarquía y Confusión, si no que probablemente implicarán a los Estados Unidos en las Calamidades de una guerra civil".
    Hicieron un llamado para que unos 1.340 soldados que se levantaran y derrotaran a los militantes del Massachusetts. En la medida que se incrementaba la simpatía por la rebelión, el gobierno sugirió que las tropas eran necesarias debido "problemas con los indios". Esto era el principio del ejército nacional de lo que se convertirían los Estados Unidos, a diferencia de las milicias propias de cada estado. Pero ya que no había ningún control central de la política monetaria, no había ningún modo de obligar a los estados para aumentar el dinero para las tropas. Entonces los comerciantes de Boston tomaron los asuntos en sus propias manos, pagaron de sus propios bolsillos para el mantenimiento de un ejército, y enviaron expediciones armadas para castigar los Shays.
    Otra vez, el azote de la contrarrevolución, condujo a los Shays a ir más lejos. Ellos ahora adoptaron una actitud abiertamente revolucionaria. Temieron la pérdida total de su libertad y creyeron, como dijo uno de ellos más tarde, "que era mejor morir por la bayoneta, que en la orca". Secuestraron a varios minoristas del país y comenzaron a formar los comités locales del pueblo para controlar su propio gobierno. Adoptaron la táctica guerrillera usada con la Guerra de Independencia y decidieron marchar a Boston y quemarlo desde sus cimientos. Y luego, un accidente de la historia modificó la dirección del movimiento. En enero de 1787, mientras marchaban sobre Springfield, Massachusetts para asumir el arsenal, los Shays fueron atrapados por una tormenta de nieve y sorprendidos por las tropas enviadas de Boston. Un puñado de los rebeldes fue asesinado y herido por el fuego del cañón, y se dispersaron al norte. A las pocas semanas, aproximadamente mil Shays dispersados fueron arrestados, terminando con ello la rebelión.
    En su juicio, Shays negó ser el líder del movimiento, no debido a la cobardía, sino porque todas las decisiones se habían hecho democráticamente en asambleas populares. Varios rebeldes fueron depurados y encarcelados, y dos de ellos, John Bly y Charles Rose, fueron ahorcados. Pero tal era la simpatía entre la población que despertaron los llamados Shays, que hacia 1788, Shays y la mayor parte del resto de sus seguidores habían sido perdonados y liberados. Shays eventualmente se mudó a Conesus, Nueva York, el área donde murió en la pobreza anónima en 1825. Está enterrado en el cementerio Unión.
    Pero fue más que represión y mala suerte lo que terminó las rebeliones "de los reguladores". Hace doscientos años, había una válvula importante de escape para las contradicciones de clase acumuladas: escapar al Oeste. Al final, muchos antiguos Shays simplemente dejaron los Estados Unidos y se movieron en nuevos territorios, fuera del alcance del gobierno.
    El levantamiento Shays fue solamente uno de las muchas explosiones de la lucha de clases que ayudaron a dar forma la temprana historia americana. Esto tuvo un efecto poderoso sobre lo que debía convertirse la Constitución estadounidense. Después de los acontecimientos de 1786-87, una mayoría de los que tomaban decisiones en los frágiles estados confederados fueron ganados a los argumentos de los Federados a favor de un gobierno central más fuerte. Ellos habían visto en la práctica la necesidad de reunir sus recursos para, entre otras cosas, aseguraran un ejército permanente para controlar la inestabilidad civil. Su miedo de la iniciativa revolucionaria de las masas, y la amenaza a su propiedad y privilegio, truncó toda la orgullosa retórica sobre "la libertad y la justicia para todos". Al final, la constitución de los EE.UU. contemplada como un modelo de democracia, orden y estabilidad, fue aprobada por solamente la octava parte de la población - "los asustados hombres de propiedad”- como los describe el autor Gore Vidal.
    Quizás sea adecuado terminar esta breve historia de los Shays con las siguientes famosas palabras de Thomas Jefferson, escritas sobre el levantamiento de Shays mientras él servía como el embajador a Francia: "Un poco de rebelión de vez en cuando es una cosa buena. El árbol de la libertad debe ser refrescado de cuando en cuando con la sangre de patriotas y tiranos”. Aunque el movimiento "Partido del Té" últimamente ha secuestrado estas líneas para ellos, su significado verdadero es el siguiente: en una democracia genuina, la mayoría debería gobernar. En la sociedad moderna, la clase obrera es la mayoría aplastante, y deberían, por derecho, ser los dirigentes de su propio destino.



    Última edición por pedrocasca el Vie Ene 11, 2013 8:22 pm, editado 1 vez

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: "La rebelión de Shays de 1876 y la Revolución Americana" - texto de John Peterson - año 2010

    Mensaje por pedrocasca el Vie Ene 11, 2013 8:19 pm

    También se puede leer y copiar el texto titulado La rebelión de Shays y la Revolución Americana, escrito por John Peterson, en el link:

    http://www.laizquierdasocialista.org/node/2053



    Shays


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 11:51 am