"La Revolución de Octubre y su legado histórico" - artículo de Fermín Ande publicado en octubre de 2007 en la revista Política del PCMLE - lectura recomendable para la formación

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    "La Revolución de Octubre y su legado histórico" - artículo de Fermín Ande publicado en octubre de 2007 en la revista Política del PCMLE - lectura recomendable para la formación

    Mensaje por pedrocasca el Miér Oct 19, 2011 12:39 pm

    LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE Y SU LEGADO HISTÓRICO

    texto de Fermín Ande - publicado en octubre de 2007 en Política, revista teórica del PCML del Ecuador

    INTRODUCCIÓN

    Alos 90 años de la victoriosa Revolución Socialista de Octubre, su ejemplo vive en la acción revolucionaria del proletariado y de los pueblos del mundo. Este histórico acontecimiento del siglo XX, instauró el Socialismo en Rusia dejando un legado histórico que es necesario reivindicarlo como demostración de que la humanidad si es capaz de conquistar una sociedad nueva, sin explotados ni explotadores, sin sojuzgamiento a los protervos intereses de la burguesía, del capital financiero internacional y de los monopolios imperialistas. La Gran Revolución Socialista de Octubre llevó al proletariado ruso a conquistar el Poder mediante la insurrección armada que derrocó el poder del Estado de capitalistas y terratenientes y lo reemplazó por el Estado Proletario, de la alianza obrero—campesina, de los consejos populares, los Soviet de Diputados obreros, soldados y campesinos, creados por las propias masas populares. Esta importante conquista de obreros y campesinos, permitió salir al país de la Primera Guerra Mundial imperialista y ejercer su dictadura sobre los explotadores burgueses, aplastando su resistencia y arrebatándoles la propiedad de los fundamentales medios de producción, de las fabricas, talleres, minas de carbón, bancos, ferrocarriles, marina mercante y otras empresas, para ponerlas al servicio de todo el pueblo; al igual que la tierra entregada en usufructo al campesinado trabajador.

    La histórica Revolución Socialista de Octubre produjo además la liberación nacional de los pueblos subyugados por el régimen zarista, trayendo la igualdad y erradicando los privilegios y restricciones nacionales, estableciendo Repúblicas Soviéticas y creando el 30 de Diciembre de 1922, el Congreso de los Soviet de toda la unión estatal de los pueblos soviéticos, que daría origen a la UNIÓN DE REPUBLICAS SOCIALISTAS SOVIÉTICAS — URSS.

    ANTECEDENTES DE LA REVOLUCIÓN

    Como antecedentes de este histórico acontecimiento señalaremos que en Rusia, la reforma agraria de 1861 y otras de carácter administrativo y judicial hicieron posible el paso del absolutismo zarista, a la monarquía burguesa, favoreciendo el desarrollo del capitalismo, con supervivencias feudales, sobre la base del empobrecimiento y ruina de las masas populares y la rápida diferenciación de clases entre los campesinos; lo que agudizó la lucha en el campo y la ciudad.

    Son las condiciones en las que surge el leninismo, como marxismo de la época del imperialismo y de la revolución proletaria y que advierte la maduración en Rusia de una revolución contra el zarismo y sus supervivencias feudales. Para 1905—1907 se produce la revolución democrático-burguesa en un período en que el sistema capitalista mundial entra a la fase imperialista. Los métodos proletarios de lucha son las huelgas masivas y la insurrección armada y el problema del poder plantea la necesidad histórica de la dictadura del proletariado. Esta primera revolución rusa pese a que fuera derrotada se convierte en acopio de riquísima experiencia sobre la lucha de clases y la posición política de clase de los partidos en Rusia, lo cual le permite a Lenin desarrollar la teoría marxista sobre la revolución socialista, sobre la dictadura del proletariado, sobre el estado y el derecho y las tácticas de la socialdemocracia, llegando a fundamentar el plan estratégico de los bolcheviques en la revolución.

    Con anterioridad a la Revolución de Octubre de 1917, hay datos que configuran un ambiente de lucha ante el sometimiento y miseria que sufren trabajadores de la ciudad y del campo desde inicios del siglo XX y que marcan la agudización de la crisis y la consecuente explosión popular. Entre marzo y abril de 1917 cierran 120 empresas. La producción de carbón, petróleo, hierro y acero, disminuye sustancialmente. Los precios de los artículos de primera necesidad aumentan seis veces con relación al periodo anterior a la guerra. La deuda exterior alcanzaba a 15.000 millones de rublos y en concepto de intereses se pagaban 1.200 millones anuales. Había una absoluta falta de organización en el transporte y se hacía notar cada vez más la escasez de combustible. La burguesía comercial, los terratenientes, los capitalistas, especulando con el hambre, conseguían fabulosas ganancias. Las huelgas eran permanentes y por millares.

    Principales protagonistas de los acontecimientos de 1917 eran el Partido Demócrata Constitucionalista, conocidos como Kadetes (KDT). Era la agrupación de la burguesía monárquica nacional liberal y el más importante de los partidos burgueses de Rusia, tenía el propósito político de conservar el zarismo en forma de monarquía constitucional, aspirando a una república al estilo de Occidente.

    Octubristas o Unión del 17 de Octubre. Partido contrarrevolucionario de la gran burguesía industrial y de los grandes terratenientes. Reconocían, como suyas, las engañosas palabras del Zar que el 17 de octubre de 1905, ante el avance de la primera revolución rusa, lanzó un mensaje en el que prometía libertad de palabra, de reunión, de asociación, mantenían la política reaccionaria del zarismo.

    Trudoviques. Grupo de demócratas pequeño burgueses constituidos en 1906 por los diputados campesinos a la Primera Duma (parlamento). Tenían influencia entre los campesinos, sobre todo en los más ricos (kuláks).

    Mencheviques o Comité de Organización. Era el partido socialdemócrata de derecha, por el cual se inclinaban capas privilegiadas de los obreros, empleados y maestros. La mayoría de sus dirigentes se esforzaban por conducir a las masas a la cola de la burguesía, conciliando y poniéndose al servicio de los intereses de la misma.

    Social revolucionarios o eseristas. Se consideraban a si mismos, el partido "campesino". Los acompañaban algunas capas de la clase obrera e intelectuales. En sus filas militaban maestros, burgueses, cooperativistas y contaban con la simpatía de una parte de los suboficiales y oficiales del ejército.

    Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (Bolchevique). El eje político de la Revolución. Liderado por Lenin, fue a partir de 1903 la corriente mas revolucionaria y consecuente con las ideas de Carlos Marx y Federico Engels. Su influencia principal radicaba en los grandes centros de concentración proletaria. Merced a su consecuente posición política y lucha, fue creciendo vertiginosamente y extendiendo su influencia entre los soldados y entre los campesinos pobres.

    Los acontecimientos previos al estallido revolucionario nos hacen ver que se producen huelgas y manifestaciones con la participación de miles y miles de obreros y campesinos; las sublevaciones de soldados y marinos, la exhortación de los bolcheviques a derribar el zarismo y lograr la formación de un Gobierno Provisional Revolucionario que proclame la República Democrática, implante la jornada de 8 horas, confisque la tierra de los terratenientes en beneficio de los campesinos y junto con los obreros de todo el mundo, conseguir el cese inmediato de la guerra.

    La revolución se extiende a varios sitios y la insurrección crece rápidamente, se nombra un gobierno provisional; en tanto que las masas armadas y en lucha, forman los Soviets, verdadero poder popular. Lenin regresa a Rusia. En Petrogrado miles de obreros, soldados y marinos lo reciben. Subido a un auto blindado el líder soviético, exhorta a los manifestantes del mitin a luchar por el triunfo de la Revolución Socialista. Lenin pronuncia primero, ante los dirigentes bolcheviques de Petrogrado y luego ante una reunión conjunta de bolcheviques y mencheviques, delegados a la Conferencia de Soviets de diputados, obreros y soldados el Informe "Las tareas del proletariado en la actual revolución" que constituyen las conocidas Tesis de Abril, en las que señala el rumbo que debe tomar el partido con vistas a la transformación de la revolución democrático—burguesa en revolución socialista.

    Los trabajadores de Rusia celebran el 1º de mayo, por primera vez, libremente, después del derrocamiento de la monarquía, con consignas en favor de la paz, el pan y la tierra. Miliukov ministro de Negocios Extranjeros del gobierno provisional, envía una nota a las potencias aliadas donde ratifica la decisión del gobierno de respetar tratados firmados por el zar garantizando la participación de Rusia en la guerra. Un grupo de dirigentes bolcheviques de Petrogrado, encabezados por Bodgatiev, lanza, contrariando las resoluciones del Comité Central del partido, la consigna, ¡abajo el Gobierno Provisional!. Lenin condena esta impaciencia y saliéndoles al encuentro a sus propios compañeros, defendiendo la idea de ganar a las masas dice: “Mientras los Soviets no tomen el poder, no lo tomaremos nosotros. Pero es necesario que una fuerza viva impulse a los Soviets al poder. El gobierno debe ser derribado —coincide— pero no todos comprenden acertadamente esta necesidad. Si el poder del Gobierno Provisional se apoya en los soviets de diputados obreros, no es tan fácil derrocarlo. Sólo se lo puede derribar, conquistando nosotros la mayoría dentro de los soviets”.

    El día 4 de junio, Lenin pronuncia un discurso en el Congreso Pan—Ruso de diputados campesinos. Expone y fundamenta la posición de los bolcheviques sobre el problema agrario. A mediados de este mes se realiza el primer Congreso de los soviets de diputados obreros y soldados de toda Rusia. Se hizo en Petrogrado y asistieron más de mil delegados, de los cuales, sólo 105 eran bolcheviques. La mayoría eran mencheviques y social revolucionarios que respaldaban al Gobierno Provisional. Tsereteli (menchevique), dijo que no había ningún partido que pudiera asumir el poder. Lenin le respondió: "¡Este partido existe y está dispuesto a tomar el poder!". Pero los mencheviques y socialrrevolucionarios lograron que los delegados a este primer Congreso aprobaran una decisión de apoyo al Gobierno Provisional y a la ofensiva del ejército ruso en el frente.

    El mes de julio en Moscú y otras importantes ciudades, se suceden grandes manifestaciones contra la guerra. Entre fines de junio y principios de julio se reciben noticias en Petrogrado del fracaso de la ofensiva rusa en el frente, dispuesto por el Gobierno Provisional. Los Kadetes, ante las noticias del fracaso de la ofensiva rusa en el frente, deciden abandonar el Gobierno del cual eran parte dejando en manos de mencheviques y social revolucionarios, la responsabilidad de los acontecimientos. Los Kadetes reclaman que se desarme a los obreros y se prohíba la actividad bolchevique. El descontento de las masas crece. A las penurias originadas por la guerra se agrega este intento, frustrado, de ofensiva en el frente, que costó sesenta mil hombres entre muertos y heridos. Más de medio millón de personas manifiestan bajo el lema de ¡todo el poder a los soviets! Los obreros, son protegidos por la Guardia Roja, soldados y marinos, con sus armas.

    En el mes de agosto, se reorganiza y constituye un gobierno de coalición presidido por Kerenski, en el cual participan representantes de los kadetes, que vuelven al gobierno, mencheviques, social revolucionarios y socialistas populares. Se designa al general Kornilov, como jefe supremo de las fuerzas armadas.

    Por su parte, el partido de los bolcheviques inicia las sesiones de su Sexto Congreso. Participan 157 delegados con voz y voto y otros 110 consultivos que representaban a 240.000 afiliados. En este Congreso Lenin no participó, ya que había pasado a la más estricta ilegalidad, ya que sobre él pesaba orden de captura. El Congreso resolvió iniciar la preparación de la insurrección armada. Se derrotó así la posición que se pronunciaba contra la revolución socialista en Rusia, antes del
    triunfo de la revolución proletaria de occidente. Se decidió también, retirar temporalmente la consigna. ¡Todo el poder a los soviets! y desplegar una sistemática labor de esclarecimiento y de conquista por parte de los bolcheviques.

    La burguesía, adueñada del poder, comenzó a prepararse para aplastar a los soviets e instaurar, abiertamente, una dictadura militar. Los dueños de las industrias cerraban talleres y fábricas. Una especulación desenfrenada se abría paso junto a un vertiginoso aumento de los precios de los productos más indispensables. El propósito era que el hambre debía estrangular la revolución. En el frente, se había dispuesto la pena de muerte para quienes se oponían a la guerra. El Gobierno
    Provisional convoca a una conferencia de estado con vistas a respaldar su acción, con diversas organizaciones.

    A propuesta del Comité Central de los bolcheviques, se organiza simultáneamente en Moscú una huelga de protesta para ese mismo día en que se hace la Conferencia de Estado. En la huelga participan 400.000 obreros. En otras grandes ciudades, como Petrogrado, Kiev y Samara también los trabajadores protestan. Esta acción de masas hace fracasar los intentos de "legalizar" la contrarrevolución. Al gobierno le quedaba un sólo camino; reprimir. En la Conferencia de Estado,
    Kornilov y otros generales presentan un programa para sofocar el movimiento revolucionario poner fin a las tentativas de los campesinos de repartirse las tierras. Kornilov pidió la supresión de los comités y de los soviets. A su vez, Kerenski amenazó con aplastar a sangre y fuego cualquier intento revolucionario de masas. Después de las huelgas, Kornilov acelera los preparativos de un complot. Estados Unidos concede un crédito al Gobierno Provisional sobre la base de la instalación de un gobierno "fuerte".

    En el mes de septiembre, el cuartel general contrarrevolucionario traiciona y entrega Riga a los alemanes. Es parte del plan conspirativo de Kornilov que quería dar la sensación de que Petrogrado estaba en inminente peligro frente a los alemanes. A la vez se hacen correr rumores de que los bolcheviques se iban a sublevar al cumplirse los seis meses de la caída del zar. Se incrementa la represión contra los revolucionarios para instalar una dictadura militar con vistas a restaurar la monarquía. Kornilov envía a Petrogrado al 3er. Cuerpo de Caballería, al mando del general Krymov, para "salvar a la patria". El Comité Central del partido bolchevique llama a los obreros a organizar la resistencia a la "Korniloviada" y a la vez no ceja en desenmascarar a Kerenski a los mencheviques y a los socialrrevolucionarios por su complicidad con el complot. El
    partido de los comunistas se convierte en el Estado Mayor de la lucha contra Kornilov. Los sindicatos se movilizan en defensa de Petrogrado. En tres días se inscriben en la Guardia Roja, 25.000 obreros. Los soldados y marinos de la guarnición de Petrogrado, se ponen en pie de guerra contra la sublevación. Se envían revolucionarios a las afueras de Petrogado para explicar a las tropas, en ese momento al mando de Kornilov, sobre los objetivos del golpe. Se logra paralizar así la acción de la "División Salvaje" integrada por montañeses. A la vez, el cuerpo de caballería,
    a cuyo frente estaba Krymov, se subleva completamente contra éste pasándose a los revolucionarios. Kerenski, en un primer acuerdo con Kornilov, actúa contra el golpe por temor de
    que las masas barrieran también con él. Se detiene a Kornilov, Denikin y demás cómplices, pero luego son puestos en libertad por el propio Kerenski. Los bolcheviques, que preveían el golpe, habían alertado, organizado y armado a los obreros que no sólo impidieron la “korniloviada” sino que aseguraron la marcha ascendente de la revolución.

    Para este mes de septiembre suman 250 los soviets que aprueban, en rápido proceso de cambio, la política bolchevique. El día 23 de octubre, en nombre del Comité Central de los bolcheviques, Lenin pronuncia un informe sobre la situación y se decide el camino de la insurrección armada para la conquista del poder. Zinoviev y Kamenev se pronuncian en contra sosteniendo que el proletariado ruso no había madurado para la revolución. Zinoviev y Kamenev publican en el periódico menchevique "Nueva Vida" su desacuerdo con la insurrección, pues la consideraban una aventura. Alertan así, al Gobierno Provisional encabezado por Kerenski, el que aprovecha la
    oportunidad para reforzar el aparato represivo trayendo tropas del frente que le son adictas. De cualquier manera, ya era tarde: las fuerzas fieles a Kerenski ya eran mínimas. El Comité Central bolchevique condena a Kamenev y Zinoviev y en la reunión se lee una carta de Lenin que dice entre otras cosas: "Sería para mi un acto vergonzoso si, por causa de las estrechas relaciones que me unieron a estos ex camaradas yo vacilase en condenarlos". Mientras tanto el Comité Central envía delegados a diversos lugares de Petrogrado con instrucciones concretas relacionadas con la insurrección.

    El Comité Central toma todas las medidas para asegurar la insurrección. Se ponen en pie todos los destacamentos de la Guardia Roja. Por la radio del crucero "Aurora" se trasmite un radiograma a todas las organizaciones de las afueras de Petrogrado para que se impida la entrada a la ciudad de tropas fieles al Gobierno Provisional. Así, se inmovilizó en Reval a los regimientos de caballería. Fue tomada la central de Correos y Telégrafos, la central eléctrica, la central telefónica, bancos. Se desconectaron los teléfonos del Palacio de Invierno, que era el refugio del Gobierno Provisional y del Estado Mayor contrarrevolucionario. El 25 de octubre, Moscú amaneció con la mayoría de los lugares clave ocupados; Petrogrado estaba en manos del proletariado. Solamente el Palacio de Invierno y algún otro punto de la ciudad estaban todavía en manos del Gobierno Provisional durante las primeras horas de la mañana. Por la noche Lenin dio la orden de tomar el Palacio de Invierno. Desde el crucero 'Aurora'' se anuncia: "Comienza una nueva era para Rusia y una nueva aurora para la humanidad.", mientras los cañones apuntan hacia el Palacio de Invierno. Kerenski huye disfrazado y en un automóvil. La embajada norteamericana le da asilo. La Revolución ha triunfado.

    Posteriormente a la toma del poder y ante la guerra de agresión de 14 estados burgueses que pugnaban por restablecer el poder de los explotadores, se creó el Ejercito Rojo que salió victorioso de la lucha contra la cruzada reaccionaria interna y externa y que años más tarde derrotó en los campos de batalla a las fuerzas hitlerianas que invadieron la Unión Soviética en la II guerra mundial, llegando incluso a suelo alemán.

    Todo este proceso de la Gran Revolución Socialista de Octubre y del Estado Soviético tuvo la dirección sagaz y acertada del Partido Comunista (Bolchevique), vanguardia política del proletariado bajo la dirección firme, leal y consecuente de V.I Lenin, que organiza la economía del país superando la anarquía y desorden capitalistas para actuar planificadamente en todo el país y dar paso a la edificación socialista. Tras la muerte de Lenin en 1924, José Stalin asumió la dirección del Partido Comunista de la Unión Soviética, dirección necesaria si se considera que para mediados de los años 20 se hacía imprescindible la construcción del socialismo en la Unión Soviética, una sociedad económica y culturalmente aún atrasada, pero con un Estado nuevo, proletario. Stalin se planteó firmemente que la Unión Soviética si podía y debía tomar el camino socialista, para sobrevivir y apoyar a la revolución en otras partes. Con esa orientación, dirigió luchas fuertes y complejas para socializar e impulsar la industria y colectivizar la agricultura. Para aquel entonces la Unión Soviética contaba con una agricultura que no abastecía la alimentación de su población; con una industria limitada que no producía fábricas y máquinas indispensables para modernizar la economía. Muy pocos intelectuales tenían estudios superiores técnicos o humanistas y sobre el país se veía venir un ataque imperialista.

    LA PLANIFICACIÓN DE LA ECONOMÍA

    José Stalin, se encargaría de defender, consolidar y desarrollar la línea leninista de construcción socialista en un solo país, mediante la planificación y puesta en práctica de los Planes Quinquenales, que pese a la oposición de Trotskistas y Bujarinistas, fue posible la creación de la industria pesada, mediante la aplicación exitosa del Primero y Segundo Plan Quinquenal de 1928 a 1937, que se concentró en el hierro y el acero. Habiendo empezado de cero, construyeron enormes complejos industriales, con alta prioridad a las fábricas de tractores porque los necesitaban en el campo, y en tiempos de guerra podrían producir tanques y el aumento de la producción de máquinas herramientas para eliminar la dependencia de artículos de importación; se dio paso a la producción y explotación de productos químicos, minas de carbón, yacimientos petrolíferos, centrales eléctricas y otras. La producción generada socialmente se la empezaba a llevar con un plan y propósito social y se guiaba con metas sociales adoptadas conscientemente y coordinadas globalmente.

    La revolución socialista, por lo mismo, creaba un nuevo tipo de economía en la que los medios de producción ya no eran de propiedad privada de una minoría; sino que la sociedad los controlaba colectivamente, a través del estado proletario. Los recursos económicos ya no fluían en beneficio de la ganancia privada, sino que empezaban a satisfacer las necesidades e intereses fundamentales de las masas y la revolución mundial. La consigna del Primer Plan Quinquenal: "Estamos construyendo un nuevo mundo", entusiasmaba a millones de obreros y campesinos, quienes en fábricas y aldeas se reunían y hablaban del plan, y de lo que significaba para ellos y los pueblos del mundo que se construyera tal economía. En los colectivos se hablaba sobre lo que se quería hacer, lo que eran capaces de producir y los requerimientos que necesitaban para hacerlo. De las localidades surgían planes que llegaban hasta los organismos centrales, los que modificados según el plan nacional, retornaban a las localidades. Las fábricas reorganizaban sus procesos productivos como resultado de las deliberaciones de obreros y de manera general, muchos voluntarios se ofrecían para trabajar en varios turnos en la construcción de ferrocarriles
    de zonas alejadas. Los obreros comprendían que el trabajo debían realizarlo con alegría y entusiasmo con el canto revolucionario, lo que en la historia humana ocurría por primera vez”.

    A la inversa de lo que ocurría en la Unión Soviética, en el mundo capitalista, iniciados los años 30; la economía mundial estaba en crisis, lo que ocasionaba una tasa de desempleo de 20% a 50%, cuando en la Unión Soviética se había eliminado el desempleo. La industria crecía a un ritmo de 20% al año y el porcentaje soviético de la producción industrial global subía de menos del 2% en 1921, a 10% en 1939.

    LA COLECTIVIZACIÓN DE LA AGRICULTURA

    Entre los años 1929 a 1932, se organiza la agricultura socialista mediante su colectivización; ya que será la industrialización socialista, la que le entregue los medios técnicos, tractores, maquinarias, equipos y herramientas agrícolas. La economía individual mediante este proceso, pasará a la colectiva campesina. Para 1929, el Partido Comunista lanzó una gran campaña
    para colectivizar la agricultura. Lo que según los corifeos del anticomunismo, constituyó otro caso de "totalitarismo estalinista", ya que Stalin quería consolidar el poder total y con ese fin aplastó a los campesinos y los mató de hambre. ¡Patrañas y tergiversaciones!, porque la colectivización de
    la agricultura constituía el paso indispensable para la edificación socialista. La verdad que no ha podido ser tapada con el paso de los años es que la colectivización hizo posible que las masas campesinas se levanten con gran entusiasmo cuando antes vivían en la miseria y esclavizados por relaciones sociales de producción atrasadas e injustas.

    El Plan de colectivización de tierras e implementos agrícolas con el que respondió el gobierno revolucionario significó que entre 1930 y 1933, se transformaran 14 millones de pequeñas parcelas ineficientes en 200,000 granjas colectivas; para lo cual el Estado socialista, entregó tractores y máquinas a las granjas que, a su vez, producían granos para el Estado, estableciéndose una relación de intercambio económico básica. La colectivización suscitó diversas respuestas sociales. La apoyaron grandes masas de campesinos pobres, pero los campesinos ricos se opusieron a ella y se ejerció coerción sobre muchos de ellos. Fue un movimiento social colosal en que los obreros de las ciudades se ofrecieron de voluntarios para luchar contra los kulaks y administrar las nuevas granjas. Los jornaleros y campesinos pobres de muchas zonas tomaron tierras. Antes los intimidaban los kulaks, pero ahora el estado los respaldaba en la lucha contra los guardias de los kulaks. Las mujeres, antes controladas por el patriarcado y por tradiciones opresivas, ahora manejaban tractores. Mandaron bibliotecas ambulantes a los equipos del campo. En unas regiones, las granjas establecieron grupos de teatro. Se desafiaron la religión, la superstición y la ignorancia. La gente alzó la cabeza y entró plenamente a debatir los asuntos de la sociedad: los planes y acontecimientos nacionales. Esta campaña de colectivización de la Unión Soviética fue parte de un esfuerzo audaz y de cambio en la economía; planteada con una perspectiva de largo alance para salir del viejo sistema de la pequeña producción agrícola privada y que entregando esperanzas a los campesinos sirvió estratégicamente a la Unión Soviética.

    LA MUJER Y LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

    La mujer en la revolución de Octubre tuvo una participación activa y decidida. Cuando la insurrección triunfó, el gobierno revolucionario promulgó leyes que hacían posible la igualdad política y social de la mujer, en el ámbito de la participación pública que incluían el derecho al voto y al divorcio; a ocupar cargos públicos. Se abolió leyes que iban en contra de la homosexualidad y el respeto al derecho de aborto; licencia por maternidad de 4 meses antes y después del alumbramiento y cuidado de niños gratuito. El Estado socialista creó una amplia red de casas cunas, jardines de infantes, restaurantes populares, lavanderías públicas para facilitar la participación de las mujeres en el manejo de sus centros de trabajo y de gobierno, poniendo en práctica la liberación femenina y permitiéndole a la mujer su incorporación a la vida cultural y laboral en todas las profesiones de la industria, agricultura y en el ámbito de la ciencia y en su participación política y social. Esto demostraba importantes logros para con la lucha de la liberación de la mujer nunca vistos en la historia de la humanidad; demostrándose que cuando las mujeres se unen a la lucha obrera junto a los hombres, la opresión, el machismo y las ideas de supremacía de los sexos van quedando atrás.
    La revolución demostró además que la emancipación de la mujer sólo será posible cuando se encuentre inmersa como fuerza laboral en el conjunto de las actividades productivas, para lo cual no será un impedimento su potencial reproductivo. En el capitalismo su relación colectiva con otros trabajadores la hace ganar conciencia de los niveles de opresión y la impulsa a unirse en la lucha contra el capitalismo, para ganarse su emancipación como parte de la lucha de los trabajadores por el socialismo.

    El poder soviético garantizaba al pueblo su derecho al trabajo, a obtener un sueldo justo y seguro, una vivienda digna, salud y educación gratuita, recreación y una vejez tranquila y sin sobresaltos.

    Todos estos logros y conquistas alcanzados en el socialismo, el pueblo soviético los empieza a perder en 1953, con la muerte de José Stalin y cuando Nikita Jruchev en el XX Congreso del partido Comunista de la Unión Soviética, ataca la línea leninista de construcción socialista que había desarrollado y consolidado José Stalin. Se permite el resurgimiento del capitalismo, cuando se debilita la Dictadura del Proletariado, lo que 30 años después conduciría a la destrucción de la URSS.


      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 7:18 pm