No puede haber otro camino hacia el socialismo que no sea a través del derrocamiento revolucionario del orden existente - Partido Comunista de Canadá (CPC) - agosto de 2011

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    No puede haber otro camino hacia el socialismo que no sea a través del derrocamiento revolucionario del orden existente - Partido Comunista de Canadá (CPC) - agosto de 2011

    Mensaje por pedrocasca el Jue Sep 29, 2011 5:11 pm

    No puede haber otro camino hacia el socialismo que no sea a través del derrocamiento revolucionario del orden existente - Partido Comunista de Canadá (CPC) - agosto de 2011 - publicado en castellano en la web del Partido Comunista de México
    Lecciones de nuestra historia
    Resolución Especial del Comité Central del Partido Comunista de Canadá
    - 27 y 28 agosto 2011

    Este año se cumple el 90º aniversario del nacimiento del Partido Comunista de Canadá (CPC). Desde su congreso fundacional, celebrado en un granero en Guelph, Ontario, en 1921, hasta hoy, nos hemos esforzado por mantenernos fieles a nuestros principios y teoría directrices, y por llevarlas a cabo en nuestras actividades y luchas diarias, como partido revolucionario de la clase obrera de Canadá, firmemente basado en el marxismo-leninismo y el internacionalismo proletario.

    Al celebrar este aniversario, recordamos las muchas contribuciones y logros de nuestro partido a lo largo de estos noventa años. Ya fuera organizando a los desorganizados, forjando la mayor parte de los sindicatos del sector industrial y público que existen en la actualidad en nuestro país, creando y dirigiendo los movimientos campesinos por la supervivencia y la dignidad, organizando las filas de los desempleados de Canadá durante la Gran Depresión, lanzando las famosas Marchas a Ottawa, movilizando a miles de jóvenes voluntarios para luchar contra el fascismo en España y luego en toda Europa durante la Segunda Guerra Mundial, construyendo el movimiento por la paz y el desarme en los años de la posguerra, liderando la lucha histórica en el interior del movimiento obrero del Canadá angloparlante por el reconocimiento de los derechos nacionales de Quebec, ayudando a forjar el movimiento estudiantil pan-canadiense en la década de 1970, ayudando a crear grandes movimientos por reformas cívicas, por una atención sanitaria universal, por la defensa de la soberanía de Canadá; recordamos con orgullo todos estos y muchos otros episodios de nuestra historia.

    Y recordamos también que nuestras actividades revolucionarias se llevaron a cabo en circunstancias de hostilidad implacable y ataques desde la clase dominante capitalista de Canadá y su estado. Los períodos en que nuestro Partido se vio obligado a trabajar en condiciones de ilegalidad; cuando Tim Buck y otros dirigentes y militantes del Partido fueron condenados y encarcelados, la caza de brujas macarthista dirigida contra nuestros miembros y simpatizantes y los sindicatos dirigidos por los comunistas, los planes secretos ProFunc del Estado de Canadá para reunir y encarcelar a miles de comunistas y sus familias; la constante propaganda ideológica, y las agresiones físicas contra nuestro Partido (tanto de derecha como de "izquierda") por negarse a sucumbir al anti-sovietismo - recordamos a todos de aquellos días difíciles, y honramos la memoria de los camaradas que soportaron tales desmanes con valentía y determinación. Hemos llegado a entender - tanto a nivel teórico como a través de las experiencias de la vida real como Partido - que el propósito de los ataques políticos e ideológicos no sólo fue debilitar y disminuir nuestras filas y romper los lazos de los comunistas con la clase obrera, sino también apartar a los comunistas de la orientación de nuestra clase y presionar al partido para hacerle abandonar su teoría revolucionaria.

    Es en este contexto como llegamos a un nuevo aniversario este año; han pasado dos décadas desde la lucha interna que casi liquidó nuestro Partido. A finales de 1980, George Hewison asumió la dirección del partido y poco después un variopinto grupo de oportunistas de derecha, arribistas y trotskistas fueron ganando ascendente en el Comité Central del CPC. Fueron capaces de hacerlo ocultando su programa liquidacionista y aprovechándose de la confusión y desorientación en las filas del partido consecuencia de las evoluciones del antiguo Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), donde bajo la dirección de Gorbachov se reunían las nubes de la contrarrevolución. A su debido tiempo, la camarilla de Hewison se dedicó a desmantelar nuestro Partido pieza por pieza, a partir de la disolución de la Unión de Jóvenes Comunistas y las expulsiones de los cuadros del partido, y luego el cierre de la imprenta y editorial del partido, y de las librerías progresistas de todo el país.

    A medida que su proyecto liquidacionista cobró impulso, este grupo comenzó a romper abiertamente con los principios ideológicos y la línea política de nuestro Partido. Comenzaron a negar la historia de nuestro Partido (y la del movimiento comunista internacional en general) calificándola de "sectaria", "vanguardista" y "doctrinaria". Avanzaron las ideas reformistas acerca del "cambio incremental" en lugar de, y como un sustituto de, el concepto de la transformación revolucionaria del capitalismo al socialismo-comunismo. Se decretó que el "imperialismo" era un concepto anticuado (!), que ya no caracteriza "el capitalismo post-industrial". Y atacaron el centralismo democrático, el principio de organización de nuestro Partido, y se dedicaron a desmantelar los clubes del Partido y otras estructuras organizativas. Con el tiempo, sus denuncias de "estalinismo" pasaron a ser ataques contra las ideas leninistas, y en última instancia pasaron a refutar los postulados del marxismo. Y propusieron que el Partido cambiara su nombre, retirando toda referencia "comunista" de nuestra bandera.

    Por detrás, esta facción liquidacionista comenzó a celebrar reuniones secretas con socialdemócratas e 'izquierdistas independientes " para disolver el Partido Comunista con el objetivo de formar un nuevo "partido unido de la izquierda socialista", utilizando las finanzas del partido para financiar su nueva empresa.

    Después de la Convención de 1990, la oposición al cada vez más evidente abandono de la teoría y la práctica marxista por la dirección Hewison creció en todo el país. Cuando emergió la evidencia detallada de sus planes secretos para disolver el Partido y robar sus bienes, y comenzaron las expulsiones de militantes, la mayoría de los miembros del partido exigieron un congreso de emergencia de todo Canadá para resolver el problema. Sin embargo, los liquidadores se negaron y se dedicaron a disolver los clubes y comités provinciales del partido que se opusieron a su conspiración. Se obligó a los miembros a firmar juramentos de lealtad a Hewison y compañía, o a enfrentarse a una denegación de renovación de su condición de miembros.

    En última instancia, sin embargo los militantes derrotaron sus planes y salvaron al Partido Comunista de la destrucción, pero a un alto costo político, organizativo y financiero.

    El nuestro no fue el único Partido Comunista en pasar por una experiencia tan convulsa, los partidos de todo el mundo pasaron por pruebas similares y peores a veces, durante esos años difíciles. A nuestro sur, una facción liquidacionista intentó hacerse con el control de nuestro partido hermano el Partido Comunista de EE.UU., pero fue rechazada con éxito.

    Las lecciones extraídas de ese episodio doloroso de nuestra historia son importantes para los comunistas en Canadá, tanto para los veteranos como para los nuevos miembros. Pero son lecciones que pueden ser útiles a los comunistas a nivel internacional, en nuestra lucha común por la emancipación social, para poner fin a la explotación y opresión de clase, por el socialismo.

    Es en este contexto que ahora comentamos los últimos acontecimientos y debates que han tenido lugar en nuestro partido vecino, el Partido Comunista de los Estados Unidos de América (CPUSA). Desde hace varios años, nuestro Comité Central ha recibido consultas de muchos miembros preocupados por los cambios políticos y organizativos en ese partido, y la renuncia de los cuadros dirigentes a conceptos tan fundamentales del marxismo como " dictadura del proletariado", "centralismo democrático" e " internacionalismo proletario".

    Las preocupaciones planteadas se han dirigido a una serie de cuestiones interrelacionadas, como las diversas declaraciones emitidas por el CPUSA sobre cuestiones internacionales, especialmente la lucha palestina, las guerras de ocupación de los EE.UU. en Irak y Afganistán, la política sindical que muchos perciben como no suficientemente crítica hacia la colaboración de clases desde la dirección de la AFL-CIO (que tiene una relación directa con Canadá, dada la gran presencia de filiales de la AFL-CIO en el Congreso Canadiense del Trabajo), la evaluación de la función y posición de clase de la administración Obama y el Partido Demócrata y la ausencia de cualquier presencia electoral independiente del Partido Comunista en su propio nombre, diversos pronunciamientos de destacadas personalidades del CPUSA favorables a cambiar el nombre del partido, la descripción de los multi-billonarios rescates gubernamentales como "una dosis de socialismo ", etc, y las decisiones de la organización de poner fin a la edición impresa de El Mundo Popular semanal y Asuntos Políticos, las expulsiones del Partido y de cuadros de la organización de la LJC, el enfoque de" puertas abiertas " basando en Internet el reclutamiento del partido, etc.

    A pesar de su profunda preocupación por muchos de estos acontecimientos, nuestro Comité Central hasta ahora se ha abstenido de hacer comentarios. Sin embargo, a la luz de la publicación a principios de este año de el artículo "Un Partido del Socialismo en el Siglo 21"[i] por el Presidente de CPUSA Sam Webb, nuestro Comité Central se ve obligado a aclarar puntos de vista de nuestro partido en algunas cuestiones críticas que se han planteado. A pesar de que las tesis presentadas en este artículo se refieren, en primer lugar, a una reorientación del propio CPUSA, su título y el texto han de ser leídos como si estas ideas formaran un 'patrón' para la orientación política de los partidos comunistas en general, o sin duda, al menos en otros países capitalistas desarrollados, como Canadá. Esta hipótesis se confirmó cuando los comentarios de otros partidos hermanos fueron solicitadas activamente por el CPUSA, una práctica altamente inusual.

    Somos conscientes de las respuestas oficiales dadas a este artículo por los Partidos Comunistas de Grecia (KKE)[ii] y México[iii]. Nuestro partido está de acuerdo en esencia con las principales críticas de este documento expresadas por estos dos partidos. Consideramos que la línea política avanzada en "Un Partido del Socialismo en el Siglo 21" constituye un abandono fundamental de la teoría y la práctica marxista-leninista. La búsqueda de tal enfoque dará lugar objetivamente a la liquidación del CPUSA como partido revolucionario de la clase obrera en ese país.

    * * * * * * * * * * * * * * * *

    En base en nuestros 90 años de lucha, el programa de nuestro Partido "El futuro de Canadá es el socialismo"[iv], nuestros Estatutos[v], y en las decisiones tomadas en la convención, el Partido Comunista de Canadá entiende su naturaleza y papel, y lleva a cabo sus actividades políticas, orientado por las siguientes consideraciones y conclusiones generales (entre otras):

    -- que la principal contradicción que subyace al capitalismo en Canadá hoy en día sigue siendo la contradicción de clase, lo que refleja la lucha de clases entre las dos clases principales - la clase dominante capitalista (sobre todo su núcleo, el capital monopolista) y la clase obrera de nuestro país, una contradicción que sólo puede resolverse a través de la transformación revolucionaria de la sociedad del capitalismo al socialismo.

    -- por lo tanto, como partido revolucionario, la principal tarea del CPC es defender y promover los intereses a largo plazo de la clase obrera en la búsqueda de este objetivo último, y "se esfuerza por ser el principal partido político de la clase obrera, de todos los que trabajan con las manos y el cerebro ... [un partido que] surge de la clase obrera y es un destacamento político organizado de esa clase ... [y que] no tiene intereses que los separen de los de la clase obrera en su conjunto ni aparte de ella. "

    -- que nuestro partido apoya la lucha por reformas inmediatas para mejorar las condiciones de la clase obrera y el pueblo bajo el capitalismo, y busca la unidad con todas las demás fuerzas que apoyan y luchan por estos avances; al mismo tiempo, nuestro partido no pierde de vista el objetivo final del socialismo, ni el hecho de que no puede haber otro camino hacia el socialismo que no sea a través del derrocamiento revolucionario del orden existente. En este sentido, consideramos que una correcta comprensión de la relación dialéctica entre reforma y revolución es de suma importancia;

    -- que, en la búsqueda de la más amplia unidad con otras clases y fuerzas sociales para lograr avances inmediatos, es absolutamente imprescindible para nuestro Partido proteger cuidadosamente su papel independiente como partido revolucionario de la clase obrera y oponerse a las tendencias o presiones - ya sea desde dentro o fuera de nuestras filas - para borrar o sumergir nuestro papel independiente. El CPC considera que es esencial hablar directamente, de forma visible y abierta en nombre propio, y participar en la lucha ideológica - la "batalla de ideas" - en contra de los conceptos burgueses, reformistas y de colaboración de clase que debilitan, desarman y dividen al movimiento;

    -- que la concepción del mundo de [nuestro] Partido se basa en el marxismo-leninismo, que encarna la teoría del socialismo científico desarrollado por primera vez por Karl Marx, Federico Engels y V.I. Lenin. El marxismo-leninismo no es un dogma, sino que es una teoría viva y en desarrollo, herramienta de análisis y guía para la acción. Que incorpora la experiencia concentrada de todas las luchas de la clase obrera, tanto en Canadá como en el resto del mundo (del capítulo 8 de nuestro programa: "El Futuro de Canadá es el socialismo "];

    -- que el CPC está imbuído de una perspectiva internacionalista proletaria, que se refleja tanto en nuestra lucha por alcanzar el socialismo en Canadá, como en nuestra activa solidaridad con las luchas antiimperialistas y revolucionarias y los esfuerzos para construir el socialismo en todo el mundo. Un aspecto crítico de nuestra responsabilidad internacionalista es la lucha ideológica contra las calumnias burguesas y las distorsiones de la historia del movimiento obrero internacional y sus esfuerzos por forjar el socialismo, tanto en el pasado como en el día de hoy, y

    -- que en términos de nuestros principios organizativos como Partido Comunista, éstos "están determinados por sus objetivos políticos ... para guiar a la clase obrera a la consecución de estos objetivos, y para dirigir la lucha del pueblo, el Partido debe basarse en una firme unidad ideológica, política y organizativa, y en la continua actividad organizada de sus miembros, en estrecho contacto con los trabajadores, conociendo sus opiniones y necesidades, y siendo capaces de explicar la política del Partido. El centralismo democrático es el principio organizativo que garantiza esto. "[De los Estatutos de nuestro Partido]

    Aquí es donde estamos, y estos son los principios que defendemos sin vacilaciones.

    --------------------------------------------------------------------------------

    [i] http://www.politicalaffairs.net/a-party-of-socialism-in-the-21st-century-what-it-looks-like-what-it-says-and-what-it-does/.

    [ii] http://www.solidnet.org/greece-communist-party-of-greece-/1405-cp-of-greece-position-of-kke-on-the-webbs-platform-and-the-developments-in-the-cpusa

    [iii] http://mltoday.com/subject-areas/opportunism-reformism-revisionism/mexican-communists-condemn-webb-article-espa-ol-english-1133.html

    [iv] http://www.parti-communiste.ca/?page_id=17

    [v] http://www.parti-communiste.ca/?page_id=42


    Joven Guardia
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 767
    Reputación : 1248
    Fecha de inscripción : 05/04/2010

    Re: No puede haber otro camino hacia el socialismo que no sea a través del derrocamiento revolucionario del orden existente - Partido Comunista de Canadá (CPC) - agosto de 2011

    Mensaje por Joven Guardia el Lun Oct 03, 2011 5:55 pm

    Buena reafirmación de principios hacen los camaradas canadienses. Y sobre todo me parece un avance que los PCs discutan sobre sus lineas políticas, es la unica forma de avanzar, dejando ya de lado el diplomatismo burgues y el formalismo por las criticas camaraderiles cuando correspondan. Como se expresa en esta resolución el KKE también hizo mención hacia los movimientos de los que se advierten en el CPUSA en otro comunicado.

    Andalú M-L
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 109
    Reputación : 157
    Fecha de inscripción : 18/08/2010
    Edad : 24
    Localización : Mainake

    Re: No puede haber otro camino hacia el socialismo que no sea a través del derrocamiento revolucionario del orden existente - Partido Comunista de Canadá (CPC) - agosto de 2011

    Mensaje por Andalú M-L el Mar Oct 04, 2011 8:10 pm

    Brillante resolución la del Partido Comunista de Canadá. Ya es hora de que se pongan las cartas sobre la mesa ante tanto liquidacionismo en el MCI. Los comunistas estadounidenses no deben permitir a la camarilla de Sam Webb que destruyan los 92 años de historia del CPUSA.

    Contenido patrocinado

    Re: No puede haber otro camino hacia el socialismo que no sea a través del derrocamiento revolucionario del orden existente - Partido Comunista de Canadá (CPC) - agosto de 2011

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:20 pm


      Fecha y hora actual: Vie Dic 02, 2016 11:20 pm