REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Comparte
avatar
Juan/Caleta
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 145
Reputación : 293
Fecha de inscripción : 06/03/2011

REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Juan/Caleta el Dom Sep 11, 2011 9:41 pm



EDUARDO ARTÉS
Primer Secretario del Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria), PC(AP).

Agosto 1998


De cara a los 25 años del golpe militar fascista del 11 de septiembre, cada clase social e incluso sectores de clase, a través de sus organizaciones, desde las FFAA burguesas hasta los partidos políticos, incluido nuestro PC(AP), pasando por las iglesias, expresan sus valorizaciones, sacan conclusiones y señalan caminos de acuerdo a sus particulares intereses de clase.

Por cierto, el golpe militar fascista dado en Chile en 1973, no fue uno más dentro de los tantos que registra la historia en nuestra América Latina o en el mundo; es marcante no sólo por su gran brutalidad, por la duración del poder fascista y por sus características reordenadoras de la opresión y explotación capitalista en Chile, según los requerimientos del imperialismo yanqui y sus socios criollos. Para nosotros, y este es el objetivo del presente trabajo, marca a fuego vivo numerosas enseñanzas sobre el movimiento obrero y popular y de los resultados que obtiene el mismo, según sean las ideas que guíen su práctica.

Queremos, y para que nadie dado el bajo nivel existente en el debate ideológico se confunda o lo confundan sobre el carácter verdaderamente proletario y revolucionario de nuestro análisis, expresar lo que por lo demás esta avalado por nuestra permanente práctica, el merecido homenaje a todas las víctimas del fascismo, a todos los combatientes caídos en la defensa o construcción del sindicato, de la organización popular, en la barricada poblacional, en el enfrentamiento armado, a todos los que han luchado resueltamente contra el golpe mismo, como contra la dictadura fascista y en honor a ellos, por doloroso que resulte para algunos reconocer la verdad comunista, es que no podemos dejar de entregar ampliamente nuestra opinión marxista-leninista, sobre lo principal, es decir, sobre el factor interno (del movimiento popular), que llevó a la clase obrera y al pueblo a la derrota, a la masacre, a enfrentar desarmados en lo ideológico, político y en lo material a los reaccionarios, rompiendo así con la actitud oportunista del revisionismo, que para ocultar su responsabilidad criminal, se centra sólo en el factor externo, en la conducta reaccionaria del imperialismo y del capitalismo criollo, de la ITT, en la “maldad y traición” de Pinochet etc. Como si hubiera sido posible esperar que estos actuaran de forma distinta a su naturaleza reaccionaria.

La confusión ideológica y política sobre la “Unidad Popular” UP, Salvador Allende y en torno a cada uno de quienes se reclamaban “vanguardia” o al menos de “izquierda”, en el período previo al golpe fascista, no ha disminuido, por el contrario, va en aumento y a estas alturas poco menos que de “ultra izquierdista” es presentado quien sostiene la senda de Allende y la UP, e incluso en una dimensión diferente, algunos jóvenes que recién se integran a la lucha social y a manera de buscar algo con que desenmascarar tanta traición y oportunismo, tratan de ver en la actitud digna y valiente de Salvador Allende, al tomar este, en sus últimos momentos de vida una metralleta en sus manos, a manera de resistir a las hordas fascistas que atacaban la Moneda, una alternativa revolucionaria y levantan la consigna: “Él no transó con un fusil combatió”, lo que importa aquí es que los jóvenes expresan sus deseos de cambio revolucionario, la confusión está siendo usada hábilmente por el oportunismo, para desviar la lucha e introducir al movimiento obrero y popular nuevamente en el camino de la derrota, de eso se está encargando principalmente el revisionismo y su lectura social demócrata.

Sin lugar a dudas desde un punto de vista de las masas, de las libertades democráticas burguesas y de los espacios obtenidos para expresar el deseo de cambio revolucionario de la sociedad, no ha existido, fuera de la experiencia de la UP, en la historia de Chile y quizás de toda América Latina, periodo más propicio y esto es algo que no solo lo vivió el pueblo, sino que también lo observaba y tomaba las medidas del caso, la reacción y el imperialismo yanqui.

La efervescencia de las masas, fue un ingrediente importante durante todo el gobierno de Allende, estas se movilizaron no sólo contra el imperialismo y la reacción, contra el sabotaje a la producción y al mercado negro, como lo presenta el revisionismo, sino que también por avanzar tras el poder, todo a contra pelo de la política y acciones de la propia UP, prueba de ello fue la superación de la Central Única de Trabajadores CUT, dirigida por el P “C” y el P “S”, superación que se concretizó en la construcción de los Cordones Industriales, los cuales aun cuando presentaron alguna confusión en sus objetivos y planteamientos, debido a la negativa influencia de algunas ideas oportunistas pequeño burguesas; junto a los Comandos Comunales y otras formas nuevas de organización Popular, tuvieron el gran mérito de apuntar y plantear el problema principal de toda la lucha de clases, la conquista del poder político. Esto último, fue justamente lo que precipitó el golpe fascista; el imperialismo y la burguesía no podían permitir que los trabajadores y demás masas populares, a través de las tomas de fundos e industrias, de mantener la productividad, gestionar la distribución, etc., descubrieran en la práctica que los capitalistas sobran.

Como veremos más adelante , la “Unidad Popular” UP, fue el resultado de un largo trabajo del reformismo y del revisionismo, el cual tuvo un fuerte soporte internacional en la política revisionista instaurada en la ex-Unión Soviética después de la muerte del camarada José Stalin y del triunfo del golpe de Estado Jruchovista en la ex-URSS remarcando así el papel que ha jugado y juega la experiencia UP, en el debate ideológico y político desarrollado y en desarrollo entre las posiciones marxista-leninistas y las revisionistas a nivel nacional e internacional.

Es necesario tener presente, que la experiencia UP, despertó en su tiempo numerosas ilusiones en diversos países, particularmente en los del llamado “tercer mundo”, estos pueblos buscaban y aún buscan, superar la asfixia imperialista, alcanzar el progreso y la justicia social. De cualquier forma, la “UP"” fue presentada por el revisionismo internacional, como la confirmación de las tesis de “transición pacífica” o “vía pacífica al socialismo”, acuñadas en el congreso de la infamia, en el XX Congreso del PCUS en oposición a la política marxista - leninista sobre la toma revolucionaria del poder político sostenida en la época de Lenin y Stalin.

La “vía pacífica” del oportunismo fue, sobre todo en el período Bresneriano, en el cual se agudiza la disputa de carácter interimperialista entre los EEUU y la dirección revisionista soviética, una consigna y práctica permanente hacia las masas, para el movimiento obrero y popular, al cual negaban la verdad revolucionaria de la inevitabilidad del enfrentamiento armado, cuando la lucha de clases pasa a su nivel superior y se plantea la definición del problema del poder. Sin embargo, y aquí queda establecida la TRAICIÓN CONCIENTE del revisionismo, tenían claro que necesitaban una fuerza material (armada) para inhibir el “alzamiento reaccionario”, de ello nos habla su trabajo hacia a llamada “oficialidad patriota”, a “mantener el carácter constitucional de las FF-AA”, a “integrar a nuestras FFAA al cambio” y en la popularización de las consignas desmovilizadoras y entreguistas de, “soldado amigo el pueblo esta contigo” y “las FFAA son el pueblo con uniforme”, o como Luis Corvalán sostenía en Dic. Del 70 (Rev. lnt.) “se puede AFIRMAR que el pueblo de Chile y las Fuerzas Armadas del país se lanzarán resueltamente al combate en defensa de la soberanía de su patria”. Consecuente con este pensamiento fue la aprobación por todo el parlamento, con la excepción del senador Raúl Silva Ulloa, durante el gobierno de Salvador Allende, de la “ley de control de armas”, que entregó a las FFAA burguesas el poder de intervenir y allanar todo lugar en que se sospechara que habían armas, lo que fue una gran ayuda para los fascistas, en la preparación del golpe del 73; meses, días antes del mismo, las FFAA burguesas usando la ley votada favorablemente por toda la UP en unión con la DC y los momios fascistas, entraban en industrias, amedrentaban a los trabajadores y requisaban una u otra escopeta o revolver viejo, haciendo una verdadera encuesta de la capacidad de respuesta de los trabajadores, de cara a la masacre que preparaban.
La política “militar” del revisionismo, además de entregar al pueblo desarmado a sus enemigos, obtuvo algunos magros resultados y estos se pueden resumir en el general Carlos Prat del ejército, el general Bachelett en la aviación, en algunos oficiales de carabineros y en un puñado de integrantes de la marina, los que incluso fueron detenidos y torturados por la armada días antes del golpe mismo. Por último es pertinente señalar, que tras largos años de echar la culpa a la “ultra izquierda” por el golpe, el revisionismo decide su amorfa “política de rebelión popular”, que nunca se planteó otro objetivo que la “vuelta a la democracia” que existía antes del golpe, organizó “la lucha armada” contra Pinochet, pero una vez mas aparte de las masas, a nivel de aparatos armados altamente especializados, a los cuales incluso niegan y abandonan al momento de la transaca con los otros sectores de la oposición burguesa a Pinochet.

La UP fue el resumidero del pensamiento pequeño-burgués, no sólo del revisionismo, con algunas frases pedidas de prestado al marxismo-leninismo, en ella también estuvieron las expresiones de la social democracia representada con grados más, grados menos de radicalismo, por el Partido Socialista de Chile, en el cual militaba y era dirigente Salvador Allende y por el Partido Radical, cuyos dirigentes en su gran mayoría, incluido Allende reconocían militancia orgánica y filosófica en la masonería. Otro ingrediente que dinamizó la total confusión ideológica y orgánica de la dirección de la UP, fue el pensamiento cristiano “progresista”, representado por sectores desgajados de la Democracia Cristiana DC, por el MÁPU y la IC, los cuales por su origen, como por su pensamiento pequeño-burgués oscilaron unas veces a la izquierda y otras a la derecha, de cualquier manera el peso de los mismos dentro de la UP, no fue nunca determinante, entre otras razones porque ambas organizaciones se encontraban cruzadas por un proceso de definiciones políticas, lo que las imposibilitó de marcar un perfil diferente al eje P “C”- P “S”
A manera de una mejor comprensión, pensamos que es muy importante reconocer el perfil ideológico y político de, al menos los integrantes principales de la UP; es decir del P “S” y del P “C”.


El Partido Socialista de Chile

Quizás bastaría con definirlos como la sabía calificación popular lo hace, de "socios listos", ya que en términos generales, salvo escasas y destacables excepciones, la mayoría de ellos han usado desde siempre su militancia como una escalera personal de movilidad social, de acomodo, de acceso al aparato burocrático del Estado burgués capitalista y así obtener una tajada de la explotación de los trabajadores y de la enajenación de las riquezas nacionales. Desde siempre, de una forma u otra, ya sea vía ministerios, acuerdos u otros, el P “S” ha participado abierta o encubiertamente con prácticamente todos los regímenes que han gobernado Chile, la excepción y aún más, la persecución recibida durante la dictadura militar fascista, hay que entenderla dentro del cuadro general internacional caracterizado por la lucha interimperialista entre las dos superpotencias imperialistas de la época, el imperialismo yanqui y el social imperialismo ruso dentro de la cual el P “S” y su alianza con el P. “C”, se ponía bajo el paraguas del revisionismo soviético, uno de los objetivos contra el cual el imperialismo yanqui levantó la reacción y a las FF-AA burguesas. El otro y principal fue, como todos sabemos, el impedir que la clase obrera a la cabeza del pueblo, avanzara tras la conquista del poder político, lo expulsara de Chile y comenzara la construcción de un nuevo país democrático popular y socialista.

Hoy en el P “S”, sus dirigentes, los mismos que ayer fueron ministros, intendentes, embajadores, parlamentarios y altos dirigentes sindicales y estudiantiles en el período de la UP, son los actuales campeones del neoliberalismo y del apego al orden institucional heredado de la dictadura. Sus parlamentarios se sientan y comparten escaños, banquetes y prebendas con los parlamentarios fascistas, con los senadores designados y con el vitalicio, con el propio Pinochet; sus ministros como Ricardo Lagos son recibidos con honores por los representantes del imperialismo yanqui, la patronal capitalista criolla manifiesta su público beneplácito, su ninguna contradicción, sí el mismo llegará a la presidencia de la república.

Del P “S” son quienes se han hecho cargo del trabajo sucio del Estado reaccionario chileno, el “socialista” Marcelo Schilling, miembro del Comité Central fue el fundador de la siniestra “Oficina de Informaciones del gobierno de la concertación cuyo objetivo no ha sido precisamente desarticular la herencia fascista, sino que al contrario, infiltrar, provocar y destruir a las organizaciones revolucionarias del pueblo e incluso en algunos casos, asesinar a sus militantes. La Gendarmería de Chile encargada de mantener encerrados y de aniquilar psíquica y físicamente, en las “cárceles de alta seguridad” a docenas de luchadores sociales y atender en un “hotel de cinco estrellas” a un par de simbólicos militares criminales fascistas, a estado y está dirigida por altos dirigentes “socialistas”.

El P “S”, nace en lo ideológico, político y orgánico como una expresión claramente socialdemócrata, oportunista y anticomunista, característica que nunca logró superar. Las posiciones izquierdistas que ha asumido alguna vez, se han debido a su no inclusión en el gobierno burgués de turno o a tácticas tendientes a resolver sus problemas de hegemonía en relación a otras expresiones políticas burguesas como es el revisionismo por ejemplo.
Una característica que ha acompañado al Partido “Socialista” de Chile, es el ser un refugio de las diversas posiciones y personajes oportunistas auto reclamados de “izquierda”, que han atacado o atacan al marxismo leninismo, allí han reconocido “cuartel” o mejor dicho cloaca los trotskistas, los titistas y su engendro anticomunista autogestionario; el guerrillerismo falso y de café, y en estos años de la “concertación”, gran número de ex MIR, ex FPMR, ex PC, etc. Los que cansados de luchar, se han unido al militarismo fascista en la administración del Estado burgués, usufructuando de la explotación de los trabajadores y combatiendo con saña a los que no saltaron con ellos al charco de la traición.
Los socialdemócratas del P “S”, siempre tuvieron y tienen en la dirección revisionista del P “C”, a sus hermanos, a incansables pregoneros de la unidad entre ambas organizaciones y posiciones. Antes de la formación de la “UP” el Secretario General del P “C”, repetía una y otra vez que “no nos cansaremos de insistir que entre socialistas y comunistas es mucho más fuerte aquello que nos une.” (Luis Corvalán. A combatir a pleno sol).

Hoy a 25 años del golpe, la dirección del P “C” persiste en sus intentos de unidad con el P “S”; al respecto, Jorge Insunza en una amplia entrevista en el El Siglo"( \Nº 890/06/ Agosto/98 ) y en torno a propuestas hechas al P “S” de actos en conjunto de homenaje a Salvador Allende, se queja del fracaso de su iniciativa y confiesa con amargura digna de mejores amores: “francamente, no hemos tenido el éxito que esperábamos. Esta semana, después de más de dos meses de dedicación, hemos recibido la respuesta de la Dirección del Partido Socialista en el sentido de que no asumirán el compromiso que habían tomado con nosotros de constituir un comité nacional amplio, del cual ellos iban a ser parte”.

El Partido "Comunista" de Chile P "C".

Por una variedad de aspectos ideológicos y políticos tanto nacionales como internacionales, la caracterización del pensamiento y práctica que dio origen a la experiencia UP, tiene en el P “C”, revisionista a su principal impulsor y sostenedor: por ningún motivo se podría entender la misma, sin comprender el largo trabajo realizado por la dirección del P “C” revisionista en este sentido, la verdad es que aunque incompleto, podríamos tener un conocimiento global del sustento ideológico y político que posibilitó llegar al gobierno de la UP y que llevó a los trabajadores y al pueblo a la masacre fascista del 11 de Septiembre de 1973, con sólo el estudio de su desarrollo, cosa que no es igual con el P “S” y su carnavalesca existencia.

El sustento principal del llamado “camino chileno al socialismo” se desarrolló a contra pelo de toda la experiencia histórica de la clase obrera y de su pensamiento revolucionario, el marxismo-leninismo. Las ideas de Marx, Engels, Lenin y Stalin sobre la lucha revolucionaria, el poder, el Estado, el factor dirigente de la clase obrera, el carácter proletario del partido etc. jamás estuvieron presentes, es por ello que la tragedia y fracaso de la “UP” que por cierto a pagado la clase obrera y el pueblo, al igual que en la ex-URSS revisionista y en los países del Este Europeo, son la tragedia y fracaso de la socialdemocracia, del revisionismo y no del marxismo-leninismo. En todo caso, cuando Gladys Marín Secretaria General del P “C” revisionista y candidata eterna hoy a la presidencia de la República, habla de retomar la senda de la UP y de Allende, ya no anuncia una tragedia, sino apenas una comedia.

Fueron muchos años en que la dirección revisionista del P “C” idealizó las posibilidades del trabajo parlamentario, de asumir el “cretinismo parlamentario” del que tanto hablara Lenin previniendo a los comunistas. Han sido muchos los años en que se ha camuflado la dictadura de clases de la burguesía con la máscara de la sacrosanta “democracia” burguesa, en que se especuló sobre la “gran tradición de respeto a las leyes y por la democracia”, que supuestamente manifestaban las FFAA burguesas y demás instituciones del Estado. Toda la argumentación del revisionismo se basó y se basa en el subjetivismo idealista, en el oportunismo, pero nunca el marxismo-leninismo, a manera de inicio, de muestrario, veremos algunas de sus manifestaciones históricas.

Usando la todavía socorrida consigna de “con todos los partidos y sectores sin exclusiones” el P “C” revisionista a mediados de los 40, busca y logra por un corto período ingresar al gobierno de Gabriel González Videla, quién electo con los votos del P “C”, expulsa a estos del gobierno y los coloca fuera de la ley, todo lo cual, sin embargo, no fue problema para que la dirección oportunista del P “C” en un primer momento desconociera la naturaleza de lo acontecido, ofreciera incluso “su apoyo constructivo al gobierno”.

Desde el exterior el P “C” “sufre" o “goza” la negativa influencia del Browderismo. Browder por esos tiempos era el Secretario General del P “C” de los EEUU y sostenía la tendencia oportunista de conciliación de clases, de reducir el papel del Partido a una suerte de agrupación de tipo cultural, lo cual se unió a una fuerte inclinación que marcó negativamente la dirección del P “C” de Chile, que sostenía la necesidad de llevar a los Frentes Únicos Antifascistas (necesarios para enfrentar el fascismo a escala mundial) a una actuación exclusivamente legalista y pacifista, subordinando en los hechos al proletariado a otras fuerzas, a la llamada “burguesía progresista”, renunciando al necesario e irremplazable papel dirigente del proletariado en el mismo. La influencia “extranjera” fue vitamina que fortaleció al pacifismo oportunista que ya había reconocido ciudadanía en la dirección del P “C”.

La influencia de la Unión soviética de los tiempos del camarada J. Stalin, de su política internacionalista proletaria y la aplicación de la ley anticomunista de Videla, conocida como ley de defensa de la democracia o ley maldita por el pueblo, llevó a que una parte de la dirección del P “C”, asumiera una actitud más radicalizada, resumida en el “Programa de Salvación Nacional”, pero pronto, la misma es derrotada y sus sostenedores expulsados; el P “C” asume una nueva línea de conciliación de clases, levantando un documento oportunista denominado “Plan de Emergencia”, en total oposición al programa anterior.
La dirección revisionista del P “C”, dio a Ibáñez un fuerte apoyo cuando entregó su propuesta de “contribuir” decididamente a que el gobierno del señor Ibáñez pueda realizar su obra en “beneficio del país” y a la que luego agregara reafirmando su carácter de apaga fuego de la lucha de clase planteando que: “nuestra norma invariable es tratar que los conflictos del trabajo se solucionen armónicamente, utilizando todos los recursos. Y sólo somos partidarios de recurrir a la huelga, que es un derecho reconocido por el Código del Trabajo, cuando fallen tales procedimientos”. (Doc.de la Direc.del P “C” a un año del gobierno de Ibáñez).

La línea oportunista de la dirección del P “C” revisionista, tuvo en la dirección revisionista de N. Jruschov su soporte, a la que la siguió ciegamente; la verdad que a pesar de la majadera tendencia de los cabecillas revisionistas de querer presentarse como independientes y “originales”, es bueno recordar a Volodia T. al señor T, quién eufórico y tratando de ser más papista que el Papá, anduvo diciendo a quién quería escucharlo, la prensa burguesa, que el P “C” era perestroiko antes que Gorbachov lanzara su perestroika, con la cual no fue la vuelta al leninismo, como desde troskistas a revisionistas sostenían.
La actitud retorcida (ver entr. En el Siglo Nº 890) del P “C” hoy se está centrando en usar la “experiencia UP”, para atacar y difamar al socialismo proletario construido en los tiempos de Lenin y Stalin, en los tiempos de la dictadura del proletariado. Dejemos que Jorge Insunza vierta toda su nauseabunda hiel contra el socialismo: “En muchos aspectos, el programa de Allende significó distanciarse absolutamente de ese modelo. “El retomar la experiencia de la Unidad Popular y su gobierno es mostrarle a la gente que en nosotros mismos no tenemos el lastre que significaba rendir cierta pleitesía a modelos que de verdad eran antagónicos a lo que buscábamos llevar adelante”. La memoria no es tan mala y es verdad que la UP no tuvo nada que ver con el socialismo proletario que tanto incomoda a los oportunistas, pero señor Insunza, le queremos recordar que por los años del revisionismo jruchovista la dirección de su partido estornudaba aquí en Chile cuando “el hermano mayor” se resfriaba en Moscú.

El seguidismo del revisionismo criollo en relación al soviético, tuvo expresión máxima y grotesca en la cita apresurada al X Congreso del P “C” de Chile, apenas dos meses después del XX Congreso del PCUS, en él “descubren”, la “vía pacifica al poder”. En el número 35 de la revista “Principios”, exponían refiriéndose a la “vía pacifica” que: “esta cuestión ha sido planteada desde la alta tribuna del XX Congreso del PCUS, después de esto, resultan hilarantes los malabáricos esfuerzos por presentar con originalidad y “elaboración propia”. Corvalán hace su “aporte” al “desarrollo creador” del marxismo como Jruchov presentaba su veneno burgués y dice que: “en verdad ya había (la vía pacífica) sido planteada por la vida. En numerosos países se habían producido cambios revolucionarios por nuevos caminos que no son precisamente el de la insurrección. En Chile mismo se había demostrado la posibilidad de utilizar la vía parlamentaria para el ascenso al poder de las fuerzas populares. Pero esta cuestión no estaba suficientemente esclarecida para nosotros” (Luis Corvalán: “nuestra vía revolucionaria”). Y para que nadie dude de los aportes que tanto han enorgullecido al revisionismo y que tanto daño han hecho a la lucha obrera y popular, Corvalán nos recuerda que: “señalamos la necesidad de hacer en él (programa del P “C”) un planteamiento más completo y más rico en lo tocante a la vía pacífica. Dijimos que se debe dejar claramente establecido que dicha vía solo excluye la guerra civil o la insurrección armada”.

Todo el período anterior al golpe militar fascista del 73, desde Ibáñez hasta S. Allende, pasando por Alessandri y Frei Montalba y su “revolución en libertad” que caminó con las directrices y requerimientos de la “Alianza para el Progreso”, fue para el revisionismo criollo, el período de dar certificado de buena conducta a la burguesía y al imperialismo. En la 240 sesión plenaria del C.C realizada en 1957, la dirección revisionista del P “C” deja muy en claro sus objetivos políticos contrarrevolucionarios: “Queremos y reclamamos nuestra libertad. Y declaramos solemnemente que, otra vez libres para actuar en la vida política, no constituiremos una amenaza para ningún interés respetable. Somos partidarios de que todo se resuelva democráticamente, de acuerdo a la voluntad de la mayoría del país dentro del libre juego de todos los partidos y corrientes. No aspiramos hoy a la sustitución de la propiedad de los capitalistas chilenos por la propiedad colectiva. Y cuando mañana sea preciso avanzar en este terreno, pensamos que ello debe hacerse también con el acuerdo de la mayoría de los chilenos, por la vía pacifica y garantizando el bienestar y los derechos de los capitalistas, esto es indemnizándolos debidamente”.

Una atención particular merece la actitud “constructiva” de la dirección revisionista del P “C” en relación al gobierno “desarrollista” o reformista burgués de Eduardo Frei Montalva, quién y como era natural a su carácter de clase no tuvo la más mínima consideración a la hora de reprimir y asesinar a obreros, campesinos, mapuches, estudiantes y pobladores que luchaban por sus reivindicaciones económicas y políticas (quién no recuerda por ejemplo la masacre de pobladores en Puerto Montt.) Desde el Senado y la Cámara de Diputados el P “C” y el P “S” votaban favorablemente los más diversos proyectos del gobierno de Frei, desde el “Siglo” vocero del P “C” se acusaban de ultraizquierdistas a los campesinos y las tomas de fundos, a los estudiantes que radicalizaban la lucha por la reforma universitaria, a los trabajadores y dirigentes sindicales que se oponían y pasaban por encima de los “acuerdos” CUT - Gobierno que ponían límite a las reivindicaciones obreras, a los que desde posiciones de búsqueda revolucionaria reivindicaban la lucha armada y la vía insurreccional de masas.

Como sus congéneres Italianos en el oportunismo, los revisionistas de la dirección del P “C”, no dejaron nunca, incluso en el período de la UP de buscar el logro de su cacareado “Compromiso Histórico”, con la D.C.

En Diciembre de 1970, ya electo Salvador Allende Presidente de la República, Luis Corvalán (Rev.Int.Dic.70) rinde temprano homenaje a las tesis del camino electoral o “vía pacífica” del revisionismo, de N. Jruchov y de sus sucesores: “El caso chileno viene a demostrar que los caminos y métodos del proceso revolucionario tienen en cada país sus propias particularidades, y prueba que no es precisamente descabellada la tesis que proclamó el XX Congreso del PCUS”. Dos años y medio después que Corvalán a la cabeza de los Volodia, millas, Marín, etc. Se regocijaran por el supuesto “triunfo” de las tesis Jruchovistas, en Septiembre de 1973 quedó no sólo demostrado lo descabellada de la tesis proclamada por el XX Congreso del partido revisionista ruso, sino que al descubierto su carácter traidor y criminal; la verdad es que el descaro de Corvalán no tiene límites, pocos años antes de la elección de Allende, en Indonesia, una vez más había sido demostrado lo descabellado de la “vía pacífica”, allí fueron asesinados más de 500.000, comunistas y patriotas por el golpe de estado fascista que diera el ejército burgués del general Suharto contra el Presidente “constitucional” y padre de la patria SUKARNO.

La "izquierda" antireformista

Desde la “izquierda”, es decir, en los sectores que levantaron la lucha contra la “ vía pacifica” o “camino electoral”, se hicieron grandes esfuerzos para enfrentar el reformismo burgués, la “vía pacífica” y la conciliación de clases que imponía la llamada “izquierda tradicional”, numerosos compañeros que reconocían militancia en la “Izquierda revolucionaria”: en el MIR, PCR y otros grupos menores fueron ejemplo de coraje al enfrentar a la dictadura fascista y aunque para los revisionistas eran los responsables del golpe, la verdad es que más allá de sus errores ideológicos y políticos, es en ellos donde se puede encontrar la posición más consecuente en la búsqueda de una salida revolucionaria para la crisis de la forma de explotación capitalista, democrática burguesa que imperaba en Chile antes del 11 de septiembre del 73”.

De una manera u otra la experiencia UP motivó reacciones diferentes dentro de la “izquierda revolucionaria”, así por ejemplo la Vanguardia Revolucionaria Marxista que diera en su tiempo una cierta lucha contra el revisionismo Jruschovista, se paralizó y auto destruyó, la mayoría de sus miembros asumen oportunistamente militancia en el P “S” y algunos en el P “C” desde donde engrosan las alas más “izquierdistas” de esos partidos y curiosamente, fueron los más abnegados defensores del gobierno de la UP, generado por el llamado “camino pacífico al socialismo”, que ellos anteriormente combatían. A la larga quedó demostrado, que su rompimiento con el revisionismo nunca superó la contradicción táctica, la supuesta contradicción de simples vías, es decir, vía armada versus “vía pacífica”, con el “triunfo” electoral de la UP, la contradicción que motivaba división para ellos dejo de existir, no alcanzaron a comprender que el triunfo electoral de la UP iba a comprobar la inexistencia de la “vía pacifica” Los que no ingresaron a la UP mantuvieron una cierta coordinación y mayoritariamente murieron enfrentando el golpe fascista.
En lo tocante al Partido Comunista Revolucionario se debe reconocer que el proceso de cooptación y destrucción que desató el “triunfo” electoral de la UP y su “vía pacífica” también lo golpea fuertemente y lo sume en un profundo quiebre interno, quedando con poca influencia en las masas populares y prácticamente fuera de la gran efervescencia y confrontaciones de clases existentes, justo en un momento en que se combinaban dos elementos altamente explosivos, como fueron la insatisfacción general de los trabajadores y del pueblo frente a las vacilaciones, paralices y legalismo de la dirección de la UP y el abierto sabotaje de los reaccionarios y fascistas al amparo y orden del imperialismo yanqui.
A manera de hacer política y de salvavidas, el Partido Comunista Revolucionario, realizó un transplante mecánico de la posición internacional que mantenía el PC de China, lo que aunque le indujo a serios errores en la caracterización del enemigo imperialista principal de la Revolución Chilena, se atacaba por igual e incluso a veces con más fuerza al social imperialismo ruso que al imperialismo yanqui, desconociendo que si bien es cierto que ambos imperialismos eran igualmente peligrosos para los pueblos en general, en Chile el dominante era el imperialismo yanqui. Como sea, un mérito importante del PCR fue el mantener vivo el debate antiimperialista y el no dejar de señalar aunque casi exclusivamente en el plano propagandístico, lo inevitable del enfrentamiento que la realidad social anunciaba. A fines del 79 y después de haber impulsado y participado en la resistencia a la dictadura militar fascista, las dos fracciones en que estaba dividido el PCR dejan de existir como partido y algunos de sus militantes de base, de los que se quedaron en Chile, continuaron la lucha por la Revolución Popular y el Socialismo.

Una organización que se destacó por aglutinar a importantes sectores disconformes con el reformismo burgués de la dirección UP, fue el Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR, movimiento que conformado principalmente por estudiantes radicalizados fuertemente influidos por la experiencia cubana y por la figura del guerrillero Ernesto Che Guevara, levantaban consignas que reclamaban la lucha armada de acuerdo a la teoría del “foco guerrillero”, de “irse a las montañas”. El MIR de esos años desarrollo diversas experiencias en frentes de masas específicas lo que llevó a convertirse en la mayor dentro de las organizaciones de la “ultra izquierda” como las denominaba el revisionismo de la UP. En el plano político, el MIR desarrolla una suerte de apoyo crítico al gobierno de Salvador Allende y asume algunas acciones donde era lo mismo o casi siempre lo era, la toma de un pequeño previo agrícola o industria, que una grande y monopólico, todo lo cual ayudó a aumentar la confusión existente, en la ubicación de los enemigos principales y los secundarios de la revolución en Chile.

De la experiencia del MIR antiguo se debe destacar a hombres que como Miguel Enríquez que asumieron con valentía ejemplar su compromiso con la lucha revolucionaria, los que por otro lado son hoy una bofetada en la cara de aquellos que no sólo se retiraron hasta dejar hoy pequeños restos de la organización MIR, sino que incluso renunciaron a toda idea revolucionaria y se han transformado en recaderos de la explotación capitalista desde el P “S” o el PPD e incluso desde la DC.

La reacción de la lucha antireformista individual, al margen de las masas alcanzó su expresión más nítida en la Vanguardia Organizada del Pueblo VOP, que frente a la persecución policial y como una manera de “despertar” a las masas de la ilusión UP, sus miembros transformados en “Bombas Vivientes” se explotaron frente al cuartel general de la policía de Investigaciones donde murieron todos, juntos a algunos policías.

Desde el Trotskismo organizado, sólo y para amenizar este trabajo, es bueno recordar las embestidas afiebradas de uno de sus destacados exponentes, del mismo que hoy busca “salvar al marxismo con la ética cristiana”, es decir, de Luis Vitale, quién no conforme con ser quién ha reconocido militancia en mayor número de grupitos pequeño burgueses, se las dio de historiador y las envistió contra Bernardo O’Higgins y demás independentistas del tiempo de la colonia española, por no haber luchado por la Revolución Socialista.
Otro hecho que si no fuera por la confusión y la búsqueda desesperada de las masas de una salida Revolucionaria a la experiencia UP, solo serviría para relajar los nervios, lo constituyó el Partido Obrero Revolucionario Trotskista dividido en pequeños grupitos, el cual durante la UP llamó en su periódico a un Paro Nacional en apoyo a Allende ; a los 15 días siguientes y sin haberse realizado el primero a un Paro Continental y sin esperar algún indicio siquiera de simpatía con su llamado, a los siguientes 15 días el llamado fue a un “Paro Mundial” en apoyo a Allende y contra la envestida imperialista.

Como sea las diversas agrupaciones de izquierda, con excepción de los trotskistas, quienes son primos hermanos del revisionismo en la traición, buscaron una salida revolucionaria a la crisis del sistema democrático burgués existente en Chile hasta el 11 de Septiembre de 1973, sus esfuerzos fueron muchos y no están ellos ausentes de heroísmo, nadie puede ver sus fracasos en la falta de “voluntad” y espíritu de lucha, por el contrario de eso hubo bastante, la explicación hay que buscarla en las ideas que guiaron su práctica, en sus pensamientos eclécticos, alejados de la comprensión revolucionaria proletaria de la ideología marxista leninista, de las enseñanzas de Marx, Engels, Lenin y Stalin aplicadas a la realidad de Chile.

Una vez más al caro precio de sangre obrera y popular, de la vida de combatientes honestos y luchadores, la lucha de clases nos recordó que la clase obrera y los pueblos, no tienen futuro, ni perspectivas de cambio social verdadero, socialista, si no cuentan con un verdadero Partido Proletario, templado en la lucha de clases y formado en la ideología comunista, en el marxismo leninismo. Al cumplirse el 25 Aniversario del golpe militar fascista, la clase obrera y el pueblo chileno no sólo tienen a su haber derrotas; sino que principalmente atesoran valiosas enseñanzas aprendidas con sangre y con 18 años de esfuerzos ideológicos, políticos y orgánicos por la construcción de un autentico Partido Marxista-leninista que se ven coronados con éxito en lo que es el Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) PC(AP), el que sin otro compromiso que no sea el que emana de la consecuencia revolucionaria, del marxismo-leninismo, de los intereses Revolucionarios de la clase obrera y de los pueblos de Chile, ha podido y puede entregar, a diferencias de cualquier otra organización autoproclamada de izquierda o revolucionaria, los elementos que permiten desnudar las verdaderas causas de los acontecimientos pasados , enfrentar exitosamente el presente de lucha revolucionaria y señalar la perspectiva de la misma.

Para terminar, permítanos presentar el siguiente trozo de las Tesis Programáticas del PC (AP) publicadas en Junio de 1995: “Las heroicas jornadas de lucha que nos han precedido debemos asumirlas con un criterio abierto, científico, dejando de lado las conductas dogmáticas, idealistas y prácticamente religiosas que las desnaturalizan y le quitan todo, aspecto revolucionario, presentándola como hechos acabados, no sujetos al análisis que pone de manifiesto los aciertos y errores, las enseñanzas positivas y negativas que de ellas emanan. Quienes así aún hoy actúan, esconden su incapacidad ideológica e intelectual, o aún peor, pretenden que se persistan en los errores y que el pueblo sufra nuevas derrotas.
Desde un punto de vista sano y correcto, se debe estudiar tanto las condiciones objetivas y subjetivas que han enmarcado a cada uno de los combates precedentes, para que con apego a la cientificidad revolucionaria saquemos las lecciones correctas que nos permitan avanzar tras la demanda histórica de Democracia Popular y Socialismo que reclaman la actual época para nuestro país.

Partiendo del entendido que las condiciones objetivas (opresión y explotación nacional y social) reclamantes del cambio revolucionario en un país como el nuestro, siempre han estado presentes, es que es del todo necesario profundizar sobre las políticas que estuvieron al mando en los combates anteriores.

Sin duda la calidad del factor subjetivo, es siempre de primera importancia, y de él depende fundamentalmente el triunfo o derrota. El fracaso de los combates anteriores no son consecuencia de ausencia o debilidad del factor objetivo, de fatalismo histórico, de traición de tal o cual, y menos aún de ausencia de espíritu de entrega y generoso de nuestro pueblo, por el contrario, este ha llenado miles de páginas que por su heroísmo nos conmueven hasta la médula, humedeciendo nuestros ojos.

La resistencia y rechazo al imperialismo y a la reacción en el pasado, particularmente en el período republicano, no ha contado con programas de verdadera alternativa revolucionaria de clases, de destrucción del poder burgués existente y de construcción del nuevo, del socialismo, más bien estos han estado basados en las reformas progresivas, en “ampliar la democracia” en pretender ir “tomando” paulatinamente el Estado Capitalista dependiente del imperialismo, buscando la “transformación” de este hasta ponerlo al “servicio” del pueblo y de los trabajadores. Consecuentemente con este incorrecto basamento ideológico programático de los dirigentes anteriores del Movimiento Popular, se desarrollaron formas de luchas que igualmente no ponían en la perspectiva, para no decir en la orden del día, la toma del poder, es decir, la revolución social. Un buen ejemplo en este aspecto lo tenemos en el camino parlamentario, igual “vía pacifica” elegido por la Unidad Popular, con toda la tragedia que esto significó para el Movimiento Obrero y Popular Chileno, esto es observable incluso en la propia resistencia antifascista la cual, aunque presentó combates abiertos y de masas, incluso armado, no dejaron de estar bajo la bandera de recuperar la democracia burguesa existente hasta el 11 de Septiembre de 1973.
En ella como dirección estuvo ausente la Liberación Nacional y Social, la revolución Democrática Popular y Socialista.

El factor subjetivo, la dirección política y sus ideas, es pues el elemento determinante del cual dependen las luchas obreras y populares. El derrumbe de la ex-URSS y de los países del Este Europeo, son la comprobación Universal a nuestra afirmación, lo que allí sucedió no fue el fracaso del Socialismo, menos aún de la ideología comunista, fue al revés consecuencia del abandono y traición de éstas. Hoy, esto queda claro incluso para los idealistas ultra ciegos, para los que no querían ver la realidad revisionista y anticomunista de las direcciones de aquellos Partidos y ex-Estados.

La reacción nacional e internacional ha enturbiado las aguas durante un corto periodo histórico, algunos autocalificados de izquierda y revolucionarios han abandonado las trincheras de la lucha y se han pasado abiertamente a la reacción, otros aún vacilan y oportunistamente tratan de servir a la reacción y al imperialismo usando un lenguaje “progresista”, socialdemócrata.

Las masas, aunque momentáneamente confundidas, buscan una salida a la crisis de superexplotación capitalista, los movimientos obreros y populares se suceden unos a otros. En general se puede afirmar que en Chile, al igual que en el resto del mundo, se perfila un nuevo auge de la lucha revolucionaria de los trabajadores y de los pueblos. Ella debe ser asumida con una ideología y política revolucionaria de clases superior a las anteriores, de manera que realmente permita alcanzar los objetivos planteados para el presente período y asegure la perspectiva socialista del proceso".
avatar
Fer Bermello
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 26
Reputación : 32
Fecha de inscripción : 11/10/2012
Localización : Chile

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Fer Bermello el Miér Oct 17, 2012 2:29 pm

Grande Camarada Artés ! está frase la deberíamos grabar en nuestras mentes : "El derrumbe de la ex-URSS y de los países del Este Europeo, son la comprobación Universal a nuestra afirmación, lo que allí sucedió no fue el fracaso del Socialismo, menos aún de la ideología comunista, fue al revés consecuencia del abandono y traición de éstas".
avatar
Car93
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 31
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 11/11/2012
Localización : Talca

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Car93 el Miér Nov 28, 2012 6:28 am

El camarada Artés es un grande. Sabias palabras de un luchador social consecuente !
avatar
Luchador Revolucionario
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 761
Reputación : 941
Fecha de inscripción : 22/04/2011
Edad : 36
Localización : Republica Bolivariana de Venezuela Muncipio bolivariano de san francisco estado zulia ★☭ ★☭

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Luchador Revolucionario el Sáb Dic 01, 2012 8:35 pm

asi es el camarada eduardo artes es un sabio
avatar
Erazmo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1305
Reputación : 1446
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Erazmo el Dom Dic 02, 2012 12:25 am

No había reparado en este hilo, los 25 años del putsch fascista y el análisis de Eduardo Artés, bueno solo un comentario ya que a 14 años de este documento es poco, muy poco lo que queda en el hoy, pero analicemos algunos bronces del camarada artés;

Eduardo Artés escribió:La “vía pacífica” del oportunismo fue, sobre todo en el período Bresneriano, en el cual se agudiza la disputa de carácter interimperialista entre los EEUU y la dirección revisionista soviética, una consigna y práctica permanente hacia las masas, para el movimiento obrero y popular, al cual negaban la verdad revolucionaria de la inevitabilidad del enfrentamiento armado

Esclarecer ideas al escribir no es el fuerte de Artés, ¿porque vía pacífica al oportunismo? en que minuto de la historia de chile "las masas tomaron las armas para luchar contra el estado burgués", fácil respuesta NUNCA, ni tras santa maría, ni tras Ranquil, ni tras pampa irigoyen, luego la UP es la respuesta política al devenir histórico, es así como se cristalizaron las fuerzas productivas, ahora productivas de que, no de producir galletas sino de producir historia, esas fuerzas productivas en la historia de chile tienen un componente donde la lucha armada no fue parte de la lucha social, ¿culpa de la UP? no, eso no es culpa de nadie sino que el desarrollo social confluyó en sometimiento mental, luego artés ¿no conoceís la historia de vuestra propia tierra?, y menos sabeís interpretarla desde la lucha de clases y la dialéctica.

Dejémoslo ahí, solo lamentaciones y ataques tontos y pueriles, ¿y las propuestas?, os gusta la lucha armada ¿y la organización armada del PC (AP)? nada teniaís en 1998, ahora nada teneís encerrado en 4 paredes despotricando contra todo y todos pero es en la organización social donde se dirimen primero las batallas, en la CUT en la dirigencia de las organizaciones de masas y ahí Artés ¿porque vos y vuestros seguidores no están?, por algo será.

Saludos Revolucionarios
avatar
Car93
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 31
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 11/11/2012
Localización : Talca

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Car93 el Dom Dic 02, 2012 5:44 am

No olvidemos que en Chile, durante la época de la UP existían 2 proyectos, uno revolucionario y uno reformista, negar dicha verdad histórica es caer en el absurdo. No había armas para defender el poder popular, pero la gente en el Chile de ese entonces nada tenía de pacífica, se le dejo a su suerte indefensa para la masacre fascista.
avatar
Erazmo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1305
Reputación : 1446
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Erazmo el Dom Dic 02, 2012 11:26 am

Car93 escribió:No olvidemos que en Chile, durante la época de la UP existían 2 proyectos, uno revolucionario y uno reformista, negar dicha verdad histórica es caer en el absurdo. No había armas para defender el poder popular, pero la gente en el Chile de ese entonces nada tenía de pacífica, se le dejo a su suerte indefensa para la masacre fascista.

Suscribo, y excelente síntesis del periodo de la UP.

2 proyectos tuvo la UP, reformista y revolucionario, pero es demasiado reduccionista, aún cuando lo comparto, señalar que a la gente se le dejó "botada", aún cuando no puedo probarlo y solo es una hipótesis creo que el pueblo y sus organizaciones en ese chile pagaron el precio de la inmadurez y de vivir en una burbúja.

Considero a Salvador Allende un reformista e incluso con razgos de aventurero sin embargo en el momento cúlmine no se amilanó y con su vida pagó.
Miguel Enríquez murió consecuente con sus postulados pero de manera aventurera, ya que desobedeció la órden del CC del MIR que le instruyó abandonar chile, casi una autocondena la de Miguel.
Luís Corvalán fue capturado, pudiendo asilarse, y después fue canjeado por un provocador anticomunista ruso, su hijo murió en las torturas y de ser el principal defensor del proyecto reformista de la UP pasó a reconocer la vía armada, evolucionó en el ocaso de su vida.
Carlos Altamirano, el autor del "avanzar sin transar" el impulsor máximo del proyecto revolucionario UP, se expatrió tras el 11-9-1973 y se pasó al reformismo.

Ellos ¿abandonaron al pueblo?

Saludos Revolucionarios

Chus Ditas
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2869
Reputación : 5826
Fecha de inscripción : 24/03/2011

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Chus Ditas el Miér Ene 01, 2014 11:59 pm

Se puede descargar el texto Reformismo Antesala del Fascismo, en 20 páginas escaneadas, en el enlace:

https://docs.google.com/file/d/0B5C2a1TpxbZAcng2RFJTZUd4Y28/edit?pli=1

Contenido patrocinado

Re: REFORMISMO ANTESALA DEL FASCISMO - Eduardo Artés

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Oct 20, 2018 2:52 am