Kuznetsov, el vengador del pueblo

    Comparte

    Gorky
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 1265
    Reputación : 2276
    Fecha de inscripción : 14/01/2010

    Kuznetsov, el vengador del pueblo

    Mensaje por Gorky el Vie Jul 22, 2011 2:58 am

    Kuznetsov, el vengador del pueblo



    Nikolai Ivánovich Kuznetsov, Кузнецов Николай Иванович, Héroe de la Unión Soviética, nació en la aldea de Zyrianka, de la región de Tálitsky en la provincia de Sverdlovsk en 1911. Hijo de campesinos, estudió para ingeniero industrial y trabajó en Sverdlovsk y Moscú. Aprendió alemán y al empezar la guerra pidió se le incluyera como voluntario en los destacamentos guerrilleros soviéticos en los territorios ocupados por los nazis. Enviado al destacamento “Los Vencedores” del comandante D. N. Medvédev en Ucrania, se le asignó una tarea de gran envergadura, controlar, sabotear y neutralizar las acciones del Cuartel General “Reichcomissar” Nazi de Ucrania, en la ciudad de Rovno. Hasta hoy está considerado uno de los más grandes espías de la IIª Guerra Mundial, tanto por sus informes, como por su modélica forma de actuar.

    Junto con los miembros del destacamento guerrillero, durante meses hicieron una labor de exploración de todas las instituciones alemanas, él bajo el pseudónimo de Grachov. Crearon una vastísima red de grupos, células en el campo y la ciudad, fuerzas de choque, círculos de escucha, organizando el Partido Comunista bolchevique en toda la región.

    Utilizando la personalidad de un teniente alemán –Paul Zibert- obtenía importantísimos informes del Ejército nazi, que eran enviados al Consejo Estatal de Defensa en Moscú. Cuando se hubo asentado el destacamento, pudieron desplegar acciones ofensivas contra la Whertmacht “Ejército de Tierra” nazi y de defensa de la población soviética.

    Por propia iniciativa, fue encargado de ajusticiar a los principales verdugos nazis de Ucrania:

    Juez General de Ucrania, Dr. Funk. Consejero Imperial Dr. Gall y su secretario Vinter. Vicegobernador de Galítsia Báuer. Y otros oficiales alemanes y nacionalistas ucranianos. Secuestró y enviaron a Moscú al General Von Ilgen, comandante de las fueras de represión y de las SS de Ucrania. Gracias a los informes detallados de su grupo de exploración, ayudó al destacamento guerrillero en la voladura de convoyes, líneas de ferrocarril y destacamentos de castigo nazi. Tras una espectacular batalla en la que participaron miles de tropas, fue destruído el más importante cuerpo de combate de las SS en Ucrania, el “sondercomando” del General Todt.

    Fue condecorado con diversas órdenes, entre las cuales figuraban dos de Lenin, y con la más importante Héroe de la Unión Soviética. Falleció luchando contra los nacionalistas en el pueblo de Boratin el 09 de Marzo de 1944. Sus restos fueron enterrados y eternamente venerados por los habitantes de Lvov.

    Por la defensa de la URSS

    Entrevista de Nikolai Dolgopólov al historiador y escritor Teodor Gladkov, para la revista Trud, que tuvo acceso a los informes tanto personales como del destacamento guerrillero:

    - Teodor Kirílovich, en el libro de Medvédev Fuertes de espíritu, escrito a principios de los 50 y bastante popular hasta ahora, reeditado casi una centena de veces, el autor anotaba de paso que uno de los subordinados le trajo a Kuznetsov en el febrero de 1942. El recién formado destacamento guerrillero de Medvédev justo en aquellos días estaban preparando para el lanzamiento a la retaguardia de los fascistas, y Nikolai, un ingeniero de una fábrica de los Urales, fue presentado a Medvédev como persona que dominaba a la perfección el alemán y capaz de jugar el papel de un oficial de “Whermacht”

    - Desde hace poco se conoció que ya desde el año 1932 Nikolai Kuznetsov era un agente secreto. La propuesta de trabajar en la OGPU la aceptó porque era un patriota y también, en parte, debido a su romanticismo juvenil. En el destacamento de Medvédev actuaba bajo el nombre de soldado de Ejército Rojo, Nikolai Grachov. En Sverdlovsk, por ejemplo, a donde se trasladó en 1934 de Kudimkar, figuraba como estadista en el “trust” Sverdlés o como delineante de una fábrica de “Verj-Isetsk”. Pero estaba inscrito en la plantilla secreta de la dirección de la OGPU de Sverdlovsk. Durante los cuatro años, en calidad de un agente de rutas, recorrió en todos los sentidos los Urales por entero. En los documentos de aquel período se reseñaba: “Ingenioso e inteligente, posee una excepcional capacidad de entablar relaciones necesarias y orientarse rápidamente en las circunstancias. Tiene una buena memoria”.

    - ¿Y con quién entablaba Kuznetsov las relaciones útiles para la OGPU?


    - En la Uralmash y en las otras fábricas trabajaban en aquellos años muchos ingenieros y maestros ingenieros, sobre todo de Alemania, ya que en la URSS entonces faltaban especialistas propios. Unos llegaron para ganar dinero (se les pagaba en divisas fijas), los otros querían sinceramente ayudar al país de los Soviets. Pero habían los terceros, unos claros enemigos: el jefe del montaje de la empresa Borzig llevaba con desafío una sortija con esvástica. El encantador y sociable Kuznetsov sabía juntarse con facilidad con gente distinta, tanto por su edad como por su condición social. Comunicaba con ellos en el trabajo y en casa, hablaba en alemán, intercambiaba con ellos los libros, los discos. Su hermana Lida, que también vivía en Sverdlovsk, se preocupaba: tanto contacto con los extranjeros podría traer problemas al hermano. Pero Nikolai le contestaba con bromas. De su relación con los órganos secretos, nunca se dieron cuenta nadie de sus familiares, que también fue un importante logro. Y él – como si presintiendo su futuro destino - hacía todo lo posible para adoptar las formas de comportamiento (¿la manera de estar?) de los alemanes. A veces copiaba su estilo de vestirse: aprendió a llevar unos trajes bien planchados, elegir camisas y corbatas que combinaban bien entre sí, lucía un sombrero suave, ladeándolo ligeramente. Se esforzaba para estar al tanto de las primicias de la literatura alemana, poniendo la atención también en la técnico-científica. Por ello visitaba con frecuencia la sala de lectura de la biblioteca del Instituto Industrial

    - ¿Dónde aprendió Nikolai tan perfecto dominio del alemán?

    - Es cierto: Kuznetsov era un lingüista genial. Y es que tuvo una inmensa suerte con la profesora de idiomas extranjeros. En la escuela de Tálitski, el alemán y el francés los enseñaba Nina Nikolaievna Avtokrátova, que a su tiempo estudió en Suiza. La afición de Kuznetsov a las lenguas, sus compañeros de la escuela consideraban como chifladura y por ello les parecía extraña su amistad con el maestro industrial, Frants Yavurek, ex prisionero de guerra, asentado en aquella tierra lejana. Adquirió lenguaje hablado, frases y expresiones vivas del léxico de soldados. Charlaba mucho con el farmacéutico, un austriaco, Krauze. Cuando trabajaba en Kudymkar, con una asombrosa velocidad llegó a dominar el comí, difícil como todos los idiomas del grupo ugriofinés. Hasta componía las poesías en él. Al cabo del primer año de estudios en Tiumén, ingresó en un club de esperantistas y tradujo al esperanto su favorito Borodinó de Lérmontov. Ya viviendo en Sverdlovsk, salía con una actriz del teatro de aquella ciudad, de nacionalidad polaca. El resultado de aquel romance fue el dominio del idioma polaco. En el destacamento guerrillero, Los Vencedores, que actuaba en Ucrania, comenzó a hablar en ucraniano.

    - ¿Qué piensa usted acerca de por qué el oberteniente y luego capitán Zibert - que personalmente aniquiló no pocos verdugos fascistas – consiguió mantenerse en su audaz papel durante tanto tiempo?



    - Él fue no solo un genial lingüista sino también un extraordinario explorador. Sí, ahora parece inverosímil que un ruso, persona civil que nunca militó en ningún ejército ni tuvo ningún grado militar, que nunca estuvo en Alemania, actuaba bajo un nombre falso durante 16 meses. Mientras, la pequeña ciudad de Rovno estaba bajo un estricto control de los servicios especiales hitlerianos: el de contraespionaje, la policía secreta de campaña, la gendarmería militar local, la SD (División Especial Alemana de Contrainteligencia). Y es que Kuznetsov no solo ejecutaba las condenas de muerte a los verdugos fascistas, sino también se comunicaba constantemente con los oficiales de la Whermacht, de los servicios especiales, con los altos funcionarios de las autoridades de ocupación. ¡Cuánta importantísima información pasó! ¡Uno de aquellos informes supuso desbaratar el atentado contra Stalin, Roosevelt y Churchil que se preparaba en Teherán!

    Entrevisté al coronel del servicio de Inteligencia que fabricó los informes de la identidad para Kuznetsov. Con sus 90 años recordaba perfectamente a Kuznetsov-Zíbert, pero hasta hace poco consideraba que de momento era prematuro abrir esta página.

    - Está en su derecho. Y los documentos estaban realizados de forma ideal. El ex ayudante de Dmitri Medvédev, Alexandr Lukín, me dijo que, según sus cálculos, los documentos de identidad de Zíbert fueron verificados más de 70 veces: por diferentes pretextos. Pero ni su propio dueño, ni su salvoconducto alemán y los distintos certificados, nunca provocaron ni la más mínima sospecha. Con todo, no crea que Kuznetsov era en Rovno un lobo solitario. Bajo sus órdenes actuaban los exploradores que fueron lanzados junto con él, los soldados de Ejército Rojo escapados del cautiverio nazi, los habitantes locales. Lo cubrían con seguridad los experimentadísimos chekistas del destacamento de Medvédev. Pero en marzo de 1944, Kuznetsov fue matado por bandoleros nacionalistas ucranianos del grupo de Bandera.

    Como epílogo vertemos la carta que dejó a su destacamento por si fallecía en acto de combate:

    “ 25 de Agosto de 1942. A las veinticuatro horas cinco minutos he descendido del cielo en paracaídas, para vengar implacablemente la sangre y las lágrimas de nuestras madres y hermanos, que gimen bajo el yugo de los invasores alemanes. Durante once meses he estudiado al enemigo, empleando el uniforme de oficial alemán, llegando hasta la retaguardia del sátrapa, el tirano alemán de Ucrania, Erich Koch.

    Ahora paso a actuar.

    Amo la vida, aún soy muy joven. Pero si para la Patria, a la que amo como a mi propia madre, es necesario sacrificarla, lo haré. Que sepan los fascistas de qué es capaz un patriota ruso y bolchevique. Que sepan que es imposible someter a nuestro pueblo como es imposible apagar el sol. Aunque muera, en el recuerdo de mi pueblo los patriotas son inmortales. -¡Aunque tú mueras!... ¡Mas en la canción de los audaces y fuertes de espíritu tú serás un ejemplo vivo, un orgulloso llamamiento a la libertad, a la luz!...- Esto es de mi obra preferida de Gorki. Que la lea con frecuencia nuestra juventud…

    Vuestro Kuznetsov”


    http://amistadhispanosovietica.blogspot.com/2010/07/kuznetsov-el-vengador-del-pueblo.html

    serjei
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 2
    Reputación : 2
    Fecha de inscripción : 21/06/2011

    Re: Kuznetsov, el vengador del pueblo

    Mensaje por serjei el Vie Jul 22, 2011 7:06 am

    esta muy bueno camarada buena info

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 11:10 am