La destrucción de los caladeros

    Comparte

    Pasiegu
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 22
    Reputación : 26
    Fecha de inscripción : 14/07/2011
    Localización : Cantabria, siempre

    La destrucción de los caladeros

    Mensaje por Pasiegu el Vie Jul 15, 2011 2:21 pm

    ¿Qué os parece la aniquilación de los caladeros pesqueros a la que nos ha llevado el capitalismo? ¿Pensais que esto puede tener solución? Ilustremos con una noticia:

    El bonito llega con cuentagotas a las lonjas

    Diariomontanes 15 de Julio-

    «El pescado se va para el Norte. No entra, no toca el Cantábrico». Miguel Fernández es el patrón del 'Nuevo Salvador Padre', con base en Santoña, uno de los más de cien barcos de todo el Norte que ya han salido a la costera del bonito. Tocó tierra hace días con cerca de 5.000 kilos de bonito y ha aprovechado la marea para sacar el barco del agua y 'afinarlo'. Anoche volvió a hacerse a la mar, pero le esperan otros cuatro días de navegación antes de alcanzar la zona del Atlántico donde más se ha dejado ver el atún blanco.
    Se halla tan lejos que a los barcos cántabros les resulta más cómodo y económico descargar en los puertos de Burela (Lugo), Gijón y Avilés que acercarse hasta sus puertos de origen. No obstante, algunos barcos han regresado a tierra -con motivo del Carmen, unos, por descanso, otros- para desembarcar esta marea en las lonjas de la región.
    Ciertamente el número de descargas no ha sido muy numeroso y las capturas, tirando a escasas. De hecho, hasta la fecha se han vendido en las lonjas de Cantabria algo más de 50.000 kilos, la mayoría en Santoña (29.650 kilos), a una media de 4 euros. La última descarga en ese puerto fue la del 'Siempre Landera', barco de cerco que faena a cacea, que alijó ayer 10.500 kilos.
    Uno entraba y otro salía. El 'Nuevo Salvador Padre' ponía rumbo al 47 de longitud y 15/16 de latitud. Es la zona del Atlántico, al Suroeste de Irlanda, donde hasta la fecha se han encontrado más puntas de bonito. En línea recta serían unas 650 millas, alrededor de 1.100 kilómetros. Tanto como ir por carretera de Santander a Barcelona, pasando por Alicante
    «El bonito sigue hacia arriba. No entra al Cantábrico», reitera Fernández. Hace ver que «cuanto menos entre para acá más gasoil se nos va por la chimenea», insinuando así el perjuicio económico que supone que el bonito se mantenga tan alejado y no siga su ancestral curso natural hacia el Golfo de Vizcaya. De ahí que la mayor parte de la flota descargue y se aprovisione fuera de Cantabria. Burela y Avilés les pillan más a mano.
    Al fin y al cabo se ahorran dos días de navegación. Tal hizo el 'Peñil González', con base en San Vicente de la Barquera, que el lunes desembarcó en el puerto lucense 9.000 kilos, partida por la que pagaron a una media de 4,5 euros el kilo. «Desde allí tiene ahora tres días de navegación. Debe ir demasiado al Norte porque el pescado está muy arriba, cerca de Gran Sol», apunta Celestino Peñil, armador del barco.
    Cien kilos en siete días
    «El bonito parece ir hacia aguas más frías. Apenas entra para acá, para el Cantábrico, y ya sería el tercer año que ocurre», señala Peñil. Ello tampoco quiere decir que la flota haya dado con grandes cardúmenes de bonito allá en mitad del Atlántico pues «hay tan poca pesca que lo normal es que barcos como el nuestro esté capturando cien peces al día. Y eso es poquísimo». Pero con ser mala, ésa hubiera sido la media que le hubiera gustado conseguir a Rufo Álvarez, patrón del 'Segundo Costa Brava' en esta última marea.
    Y es que después de siete días en la mar, de recorrer unas 1.500 millas y de gastar 2.500 euros en combustible, este barco regresó a puerto para que la tripulación pudiera cumplir con la festividad del Carmen con tan solo cien kilos de bonito. «Suena a risa, pero así ha sido. Tres días para ir y otros tres para volver, y venimos con ocho bonitos grandes y treinta pequeños. Eso es todo».
    Por añadidura, las últimas 150 millas las cubrió remolcando hasta Comillas a su compañero de faena 'Manuel Teresa', con una avería en el termostato y la bodega vacía de bonitos. «Y como nosotros sin capturas, otros cincuenta o sesenta barcos que andaban por allí», indica el patrón santanderino.
    Álvarez se lamenta de que, debido a la premura por volver, no pudiera llegar hasta el caladero ni pescar nada, pero el domingo por la noche se hará de nuevo a la mar. «El pescado va para el Norte, no hace por entrar al Cantábrico», con lo que pondrá rumbo al 47 de longitud y 15/16 de latitud, cerca de Gran Sol, al Suroeste de Irlanda. Como al resto de la flota, tal distancia les obliga a un sobreesfuerzo que luego, dicen, no ven recompensado en la lonja.
    Con otro espíritu regresaban ayer a puertos como los de Santander y Laredo los barcos de recreo que salen a bonitos. Prácticamente todos lo hacían con sus cupos cubierto -cinco piezas por licencia y un máximo de veinte por barco- tras pescar a unas treinta millas de la costa.

      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 8:56 pm