Una parte de de la historia de Francia barrida por la burguesia: Carcasona y los Cátaros

    Comparte

    Patria Socialista
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 59
    Reputación : 65
    Fecha de inscripción : 26/04/2011
    Edad : 33

    Una parte de de la historia de Francia barrida por la burguesia: Carcasona y los Cátaros

    Mensaje por Patria Socialista el Lun Mayo 09, 2011 11:02 am

    El pasado 8 de mayo, Louis Aliot, vicepresidente del Frente Nacional y la Federación del FN del departamento de Aude, presidido por Robert Morio, depositó una corona de flores a los pies de la estatua de Juana de Arco, en la explanada de la Catedral de Saint-Michel en Carcasona.
    Carcasona nunca fue visitada por Juana de Arco, pero la ubicación de esta estatua, y el gesto solemne de FN, es de una gran importancia simbólica. Podemos ver que algunas nociones históricas son necesarias en este punto.
    Carcasona es una ciudad fuertemente marcada en su historia por el cátarismo , un movimiento popular de oposición al catolicismo. Los cátaros criticaron la decadencia y el gusto por el lujo de la Iglesia católica, contraria a las enseñanzas de Jesús. Los cátaros se distinguieron, entre otros, por la reivindicación de la igualdad de género, por su espíritu anti elitista y el vegetarianismo.
    Así, los sacerdotes y sacerdotisas cátaros, llamados "buenas mujeres", "hombres buenos" o "perfectos", fueron colocados en pie de igualdad y tuvieron que vivir en el seno de la comunidad mediante el trabajo manual. Los votos de castidad se pronunciaban a menudo tardíamente por el clero cátaro después de haber vivido en matrimonio y trabajado en la comunidad. Asimismo, rechazaron el matrimonio puesto que no atribuyeron ninguna dimensión sagrada a los elementos materiales.
    Los cátaros rechazaron matar animales y comer su carne. Los "perfectos", se prohibieron comer cualquier alimento relacionado con el acto sexual, tales como huevos o leche, lo mismo que los veganos. El pensamiento cátaro también se caracterizó por su pacifismo, llegando hasta el punto de rechazar la idea de un dios vengativo y la imagen simbólica de la cruz, vista como un instrumento de muerte y sufrimiento. Por último, los cátaros eran adeptos de una concepción del mundo dualista distinguiendo lo invisible, creación del bien, de lo visible, creación del mal.
    Obviamente, la charlatanería religiosa sólo sirvió para enmascarar la afirmación de los valores esenciales de comunismo primitivo: la colectivización completa, el rechazo total de la violencia y toda muerte de cualquier ser vivo, afirmación de una relación positiva con la naturaleza .
    La dimensión religiosa aparece como consecuencia traumática tras la separación del comunismo primitivo, y el culto a la vida está escondida en la negación religiosa de la materia, puesto que en la vida social ya no es posible pasar de inmediato y en todas partes a esa fase de comunismo primitivo. Los aspectos positivos del enfoque cátaro se encuentran escondidos tras una actitud de decepción.
    Entonces, por haber albergado una próspera comunidad cátara, protegidos por señores locales, Carcasona fue un objetivo preferente, junto con Béziers, Tolosa y Castelnaudary, de la cruzada contra los albigenses (cátaros) ordenada por el papado en 1209.
    Este episodio histórico se caracteriza por un salvajismo sin precedentes, los cruzados multiplicaron las hogueras y las matanzas de los cátaros, como durante el saqueo de Béziers.
    Raimond Roger Trencavel, vizconde de Carcasona, murió en la cárcel, posiblemente envenenado, durante la cruzada. Su hijo, Raimond II Trencavel, intentará recuperar el Carcassonne en 1240, pero sin éxito. Él seguirá recibiendo el apoyo del pueblo de los suburbios (faubourgs) de Carcasona (la futura Basse-Ville, en contraposición a la ciudad amurallada).
    A causa de esta ayuda, los habitantes de los suburbios sufrirán una represión feroz siendo forzados al exilio. Del mismo modo, los barrios serán totalmente arrasados. El lugar fue reconstruido siete años más tarde, en 1247, por orden del rey Luis IX ("San" Luis) y se convierte en la actual Basse-Ville (villa baja).
    Para remarcar la pertenencia de Carcasona a los dominios reales (desde 1226) y hacer valer el papel de la religión católica, las construcciones de la iglesia de Saint-Vincent y Saint-Michel (que se convirtió en una catedral en el siglo XIX) se iniciaron en el lugar. La estatua de Juana de Arco en la explanada de la Catedral de Saint-Michel de Carcasona participa, por supuesto, de esa misma lógica para justificar la persecución de los cátaros.
    También debemos tener en cuenta que, como era de esperar, la Ville Basse de Carcasona se empapó de protestantismo en el siglo XVI, mientras "la ciudad" sigue continuó siendo católica.

    Se ha entendido que el catarismo consistió en la tentativa de una identidad nacional occitana. El aplastamiento de los cátaros marcará el fracaso de ese intento. El sur de Francia mantiene desde entonces una marcada cultura regional con una trayectoria particular, pero se integra en la nación francesa. La fuerte adhesión al protestantismo muestra la fuerza del carácter democrático de esta histórica trayectoria (un viaje totalmente incomprendido por muchos idealistas practicantes del anti-capitalismo romántico basado en una mítica "nación occitana" que no sería contaminada por el mundo moderno) .

    El FN, en su recurrente homenaje a Juana de Arco, se ajusta a la concepción burguesa de un Estado centralizado y fiel a la imagen de "Francia, la hija mayor de la iglesia" (la noción de laicidad sirve de pretexto para sugerir lo contrario).

    La posición de FN es equivalente en su postura "imperial" burguesía del regionalismo local cultiva la identidad "occitana" para manipular a las masas en su lucha de poder con otras fracciones de la burguesía.

    La gran perdedora es siempre la cultura popular, que sólo puede existir en una sociedad francesa nueva, socialista, que daria un salto cualitativo en términos de cultura y civilización.

    Esa es la elección que hay que hacer: el Frente Nacional que manda conocer y amar la historia de Francia, pero sólo la versión truncada, despojada de cátaros y de los episodios clave de los movimientos protestantes, que corresponden a la visión espiritual de la clase media de la bueguesia dominante. La burguesía local manipula estos episodios para reforzar su legitimidad.

    El PCMLM, conoce realmente Francia y su historia y no se esconde detrás de un enfoque idealista y folclórico.

    Con el PCMLM, avanzamos en la comprensión materialista de la historia de Francia para contrarrestar la decadencia burguesa y el fascismo que emana, y caminar por la senda de la civilización.



      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 3:35 pm