critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Comparte

    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por hendrixmar el Vie Abr 29, 2011 1:06 am

    estube discutiendo con amigo sobre algunos temas y pues veia comentarios de el que nunca habia leido, y pues me puse a buscarlo en google fuente y alfinal encuentro este texto. Se me hizo muy nefasto su interpretación que hizo el autor Ignacio Burgoa sobre estos temas.

    V. EL MARX-LENINISMO

    A. Su exposición sucinta

    Es de vital importancia conocer las tesis básicas de la llamada ideología marx-leninista, que como bandera demagógica se trémola contra los regímenes democráticos, para consolidar los principios que hemos expuesto en torno a la persona humana y a sus relaciones con la sociedad, mediante una sana y buena crítica de los postulados en que esa ideología se sustenta y los objetivos que persigue. No está en nuestro ánimo formular una exposición exhaustiva del marx-leninismo, es decir, abordar el tratamiento de todos y cada uno de sus aspectos, pues ello rebasaría los límites del presente libro. Solo nos interesa, en función del tema introductorio de esta obra, estudiar la situación que teóricamente ocupa la persona humana dentro de su marco idéntico y en la que se la coloca en el supuesto de que el Marx leninismo se implantara cabalmente en la realidad social. Aunque el marx-leninismo tenga una base eminentemente socio-económica y represente una tendencia política, su repercusión en el campo del derecho es innegable, sin que, por ende, deba pasar inadvertida para el jurista, máxime que, según lo constataremos, en las diferentes etapas del desarrollo integral de dicha corriente, la proscripción de lo jurídico es su signo característico.
    ______________________
    17 RECASÉNS SICHES, Filosofía del Derecho, Págs. 305 y 306.

    Partiendo de la idea de que la sociedad burguesa, es decir, no comunista, está constituida por dos clases: la de los explotadores o propietarios de los medios de producción y la de los explotados, o sean, los obreros y campesinos, Marx u Engels conciben al Estado y al Derecho como la "maquinaria coercitiva destinada a mantener la explotación de una clase por otra" 18 La aspiración comunista, sostienen, consiste en destituir el Estado y el Derecho "burgues" y sustituirlos por la "dictadura del proletariado", como etapa política de transición, para llegar finalmente a la "sociedad comunista", "En el Manifiesto Comunista se lee, dice Kelsen, que el propósito inmediato de los comunistas es derrocar el dominio de la burguesía, conquistar el poder político para el proletariado. El proletariado utilizará su predominio político para arrancar paso a paso todo el capital a la burguesía, para concentrar todos los medios de producción en manos del Estado, es decir, del proletariado organizado como clase dominante" 19

    Ahora bien, la dictadura del proletariado, o sea, la concentración del poder político del Estado en la clase social de los "explotados", no es sino una situación transitoria para lograr la finalidad única o definitiva de la revolución comunista, que consiste en la consecución de una sociedad "sin clases", o sea, de "una asociación en la cual el libre desarrollo de cada uno es la condición del libre desarrollo de todos" 20 y cuyo establecimiento significará la extinción del Estado, pues como afirmaba Engels: La sociedad que organice nuevamente la producción sobre la base de la asociación libre e igualitaria de los productores, colocará toda la maquinaria del Estado en el lugar que entonces le corresponderá: el museo de antigüedades, al lado de la rueca y de la hacha de bronce." 21 E esa sociedad "sin clases", afirmaba Marx, "podrá ser sobrepasado por completo el estrecho horizonte del derecho burgués, y solo entonces inscribirá la sociedad en su bandera: de cada uno según sus necesidades." 22

    La evolución gradual que, según Marx y Engels, experimentará necesariamente la sociedad humana a través de las tres etapas a que nos hemos referido, se sustituye en el pensamiento de Lenin por la revolución violenta. La clase social de los "explotados" (obreros y campesinos) debe arrebatar cruentamente el poder político a los "explotadores" (dueños de los medios de producción y de la tierra), para establecer la "dictadura del proletariado", dentro de cuyo régimen deben adoptarse y practicarse medidas drásticas a efecto de consolidarla y de preparar el advenimiento de la "sociedad perfecta", es decir, de la sociedad comunista, en la que, por la desaparición de las clases, ya no habrá Estado, o sea, poder coactivo, pues la vida social se compondrá espontáneamente mediante la observancia de "sus reglas elementales" surgidas de la costumbre.
    ______________________
    18 HANS KELSEN, Teoría del Derecho y del Estado, Pág. 17
    19 Op. cit., Págs. 49 y 50
    20 KELSEN. Op, cit., Pág. 52
    21 Ibíd. Pág. 57
    22 Ibíd. Pág. 59


    "La dictadura del proletariado, afirma Lenin, produce una serie de restricciones a la libertad en el caso de los opresores, de los explotadores, de los capitalistas. Debemos aplastarlos a fin de liberar a la humanidad de la esclavitud del salario; su resistencia debe ser quebrada mediante la fuerza. Es claro que donde hay represión hay también violencia; no hay libertad, no has democracia." "Bajo el capitalismo, agrega, tenemos un Estado en el sentido propio del vocablo, esto es, una maquinaria especial para la presión de una clase por otra. . . Durante la transición del capitalismo al comunismo la represión es aún necesaria; pero es la represión de la minoría de explotadores por la mayoría de los explotados. Todavía es necesario un aparato especial, una maquinaria especial de represión, el "Estado", pero se trata ahora de un Estado transicional, no ya de un Estado en el sentido usual. . ." 23

    Cuando la clase de los "explotados" haya conquistado violentamente el poder político, cuando los "explotadores" hayan desaparecido completamente de la sociedad, la dictadura del proletariado, es decir, el "Estado socialista de transición", ya no tendrá razón de subsistir, pues habrá sido reemplazado por la "sociedad comunista", cuya vida no necesitará de ninguna organización coactiva. "El proletariado, sostiene Lenin, arroja a un lado, considerándola una mentira burguesa, la máquina llamada Estado.
    Hemos quitado esa máquina a los capitalistas; la hemos tomado para nosotros. Con ella ---o con un garrote--- haremos pedazos toda clase de explosión y ---cuando ya no quede ninguna posibilidad de explotación en el mundo, cuando ya no queden dueños de tierras o de fábricas, cuando ya no se harten unas mientras los muchos padecen hambre--- sólo entonces, cuando ya no existan esas posibilidades, devolveremos esa máquina para que sea destruida. No habrá entonces ni Estado ni explotación" 24 prediciendo que la extinción del Estado obedecerá a que "liberado de la esclavitud capitalista, de los indecibles horrores, el salvajismo, los absurdos e infamias de la explotación capitalista, el pueblo se acostumbrará gradualmente a observar las reglas elementales de la vida social, conocidas durante siglos y repetidas durante miles de años en todos los textos escolares; se acostumbrará a observarlas sin fuerza, sin compulsión, sin subordinación, sin el aparato compulsivo especial que se llama Estado" 25
    ______________________
    23 Ibíd. Págs. 81, 82 y 83.
    24 KELSEN. Op. cit., Pág. 85

    B. Su crítica

    El marx-leninismo es una teoría que se auto-califica como revolucionaria y que firma preconizar una política revolucionaria. Su móvil es la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, o sea su socialización. Por consiguiente, importa una ideología de contenido esencialmente económico, para cuya implantación proclama dos objetivos: uno inmediato, a saber, el establecimiento de la dictadura del proletariado como situación política transitoria y otro mediato, es decir, la creación de la sociedad comunista como finalidad definitiva.

    Para conseguir el primero de estos objetivos adopta como táctica de lucha de violencia, es decir, la conquista cruenta del poder político para aniquilar a los dueños o detentadores de los medios de producción; y para obtener el segundo, predice y fomenta la educación psicológica del pueblo para vivir dentro de las "reglas elementales de vida de la sociedad" (se entiende bajo la concepción comunista), y cuya observancia será "natural y espontánea" y no requerirá de poder coactivo alguno para hacerlas cumplir, vaticinando, por este motivo, la desaparición del "Estado" Consiguientemente, para el marx-leninismo la sociedad comunista o sociedad "perfecta", en que ya no existirá ninguna "clase", ninguna explotación del hombre por el hombre, será una sociedad "sin Estado" y quizá "sin Derecho", pues éste habrá sido reemplazado por esas "reglas elementales" de la vida social.

    El cuadro ideológico del marx-leninismo no puede ostentar mayores aberraciones que, proyectadas a la realidad social, se convierten en tan monstruosas atrocidades, que no sólo aherrojan la libertas del hombre y afectan su dignidad, sino que propenden a alterar su naturaleza como individuo y como ente social. La concepción marx-leninista de la sociedad humana atenta contra su ser esencial, predestinándola a la condición de grupo o masa gregaria que únicamente se da en el reino animal.

    Estas afirmaciones, que podrían antojarse apasionadas o fruto de una vehemente animosidad contra el marx-leninismo, se deducen, sin embargo, el análisis jurídico-político y aun simplemente lógico de las tesis que preconiza.

    Es inconcluso que toda evolución se traduce en un movimiento violento que persigue la destrucción de un determinado régimen para sustituirlo por otro en que se realicen política, jurídica y socialmente los móviles que la inspiran y los motivos teleológicos que la impulsan. La revolución es por ello formalmente al mismo tiempo destructiva y constructiva. Bajo el primer aspecto, la que proclama el marx-leninismo no tiene nada de censurable, ya que su finalidad estriba en abolir el régimen capitalista para reemplazarlo por un sistema económico en que los medios de producción no se concentren en ciertos grupos o clases, sino que su detentación o posesión y utilización correspondan al pueblo. Sin embargo, si éste es su objetivo económico definitivo o mediato, la revolución marx-leninista persigue un fin inmediato, que a su vez es la manera sine qua non para implantar la sociedad comunista, y que consiste en el establecimiento de la dictadura del proletariado, la cual, organizada políticamente, es el "estado socialista" como aparato transitorio de coacción para suprimir las "clases explotadoras", para impedir su resurgimiento y para "educa" al pueblo en la vida social comunista que se desarrollará "espontáneamente" sin la maquinaria estatal.
    ______________________
    25 Ibíd. Pág. 86.


    Ahora bien, es en la implantación de esa dictadura donde radica una de las más ingentes aberraciones del marx-leninismo, pues bajo la ficción de que su ejercicio lo imputa al "proletariado", en el fondo arrastra a los pueblos hacia el autocratismo o totalitarismo estatal absoluto. La sola expresión "dictadura del proletariado" es un contrasentido y únicamente puede engañar con los fuegos fatuos que de ella se desprenden a los ingenuos o ignorantes.

    La dictadura, 26 por esencia, entraña un régimen en que el poder político se detenta por un sujeto o un grupo de sujetos que concentra todas las funciones del estado y que actúa sin sujeción a ninguna norma jurídica pre-establecida, sino conforme a su irrestricta e irrestringible voluntad. La dictadura, por tanto, implica un gobierno unipersonal u oligárquico en los ejecutivo, legislativo y judicial, y a-jurídico, pues aunque el dictador (individuo o grupo) suela expedir leyes, éstas, por una parte, no serán sino expresiones de sus voliciones exclusivas, y, por la otra, siempre variables o suprimirles a su arbitrio. Todo dictador puede, en consecuencia, atribuirse la frase célebre de Luis XIV que condensa su poder omnímodo: "El Estado soy yo." 27

    Frente a la implicación del concepto de "dictadura", ¡puede sostenerse con validez y sentido común que haya "dictadura del proletariado"? Con el nombre de "proletariado" se ha designado a la masa de "explotados", o sea, de obreros y campesinos principalmente y que sin duda constituyen los sectores humanos mayoritarios de un conglomerado social. ¿Puede esa masa de hombres, cuantitativamente enorme y cualitativamente heterogénea, diseminada en un vasto territorio, sin conciencia uniforme sobre sus problemas, necesidades y conveniencias, ejercer un gobierno dictatorial? ¿Es lógico aceptar que ese conjunto humano en su totalidad o los innumerables individuos que lo componen, sean a la vez gobernantes y gobernados? ¿Es admisible que el proletariado, o sea, la mayoría popular, ejerza la dictadura sobre sí mismo, en el supuesto, preconizado por el marx-leninismo, de que ya hubiesen sido destruidas las otras clases sociales?
    ____________________
    26 No nos referimos a la dictadura como institución jurídico-política que se proclamaba en Roma y en Grecia con motivo del surgimiento de una situación de emergencia que obligaba a depositar las funciones del Estado en un gobierno unipersonal y que subsistía transitoriamente mientras durara dicha situación.
    27 El mismo Lenin sostenía que: "La dictadura es un Poder que se apoya directamente en la violencia y no esta sometido a la ley alguna", agregando: "La dictadura revolucionaria (sic) del proletariado es un Poder conquistado y mantenido por la violencia empleada por el proletariado contra la burguesía, un Poder no sujeto a ley alguna." (V. I. Lenin. Marx, Engels y el marxismo, pág. 297. Ediciones Palomar. México, 1960.)

    La respuesta negativa a estos interrogantes está invívitas en su planteamiento. No puede haber ni política ni realmente "dictadura del proletariado", locución que sólo ha servido de bandera demagógica al marx-leninismo para atraer hacia la esclavitud y a la postración servil a los pueblos. La mencionada dictadura es, de hecho, la de un hombre o de una oligarquía mantenida mediante una maquinaria coercitiva que Marx. Engels y Lenin llamaban "Estado", y en la que el proletariado no es sujeto sino objeto de gobierno, no es pastor sino rebaño.

    Por otra parte, la dictadura equivale a la negación de la seguridad jurídica, sin la cual la persona humana, independientemente de su condición social específica, no puede conservar su naturaleza auto-teleológica ni, por ende, su libertad dentro de la vida social, pues se convierte en instrumento al servicio ilimitado e ilimitable del gobernante dictatorial y en simple medio de realización de su voluntad arbitraria, es decir, no sometida a ningún régimen de derecho. En una dictadura, o el gobernado se resigna a esa condición servil e indigna para poder sobrevivir o es eliminado. Tal es el pavoroso dilema que afronta el hombre dentro de un estado dictatorial, con independencia de la ideología que éste sustente o conforme a la cual se haya organizado.

    Además las decisiones de un gobierno dictatorial son dogmáticas, es decir, no susceptibles de crítica valorativa alguna dentro del régimen respectivo. "Quod principii placuit, legis habet vigorem" es la máxima que recoge el absolutismo político de los otrora Estados monárquicos y que se aplica a cualquier dictadura de todos los tiempos como un alud que aplasta la libertad de expresión del pensamiento. Censurar al dictador, aun con un propósito constructivo, equivale al suicidio, al cautiverio o al destierro.

    Ninguna revolución auténticamente popular ha tenido como aspiración el establecimiento de un régimen dictatorial. Es más, las dictaduras de cualquier índole han provocado múltiples movimientos revolucionarios. La historia político-social de la humanidad nos proporciona innumerables ejemplos que seria ocioso señalar. Las aspiraciones de un pueblo, sus ideas, su designio de mejorar sus condiciones de vida su querer, en una palabra, han tendido a estabilizarse o institucionalizarse en un orden jurídico, implantable e implantado al triunfo de la revolución. Sería negar la historia y desfigurar la teleología revolucionaria con el solo hecho de concebir a un pueblo que quisiese vivir fuera de toda legalidad, es decir, que pretendiese abolir un régimen jurídico-político sin sustituirlo por otro mejor, o sea, que tratase de entronizar la opresión renunciando a la libertad y depositando su destino en un poder dictatorial. Sería francamente absurdo, ilógico y contrario a la dinámica natural de los pueblos, que, mediante una revolución, abdicaran de su condición de sociedades humanas para convertirse en masas serviles con el único "derecho" de obedecer y callar ante la voz imperativa de sus amos. Un pueblo que quiera, por propia voluntad, ser instrumento de una dictadura, ser esclavo de sus gobernantes, no merece sino el repudio de la historia y su rechazamiento por la conciencia libertaria universal. Un pueblo soporta y padece la dictadura, pero jamás la desea; nunca puede erigirla a la categoría de finalidad revolucionaria o evolutiva, aunque sea con un carácter transitorio, pues hasta que así la acepte como objetivo, para que así mismo se condene a sufrirla indefinidamente. Si revolución implica progreso en todos o en cualquiera de los órdenes de la vida popular y si ese progreso aspira a institucionalizarse mediante el Derecho para asegurar la respetabilidad y la observancia de sus resultados, toda tendencia que se enfoque hacia la supresión de la normatividad jurídica significa necesariamente regresión, o lo que es lo mismo, contra-revolución.

    Por ello, el marx-leninismo, al proclamar la "dictadura del proletariado" como objetivo inmediato de la revolución que preconiza, es una tesis contrarrevolucionaria y regresiva, pues lejos de perseguir la liberación de los obreros y campesinos mediante un orden jurídico que garantice sus conquistas en el campo socio-económico, los proyecta hacia la opresión gubernativa, es decir, los sujeta a un poder político omnímodo y arbitrario. Ya hemos dicho que la expresión "dictadura del proletariado" encierra un contrasentido desde el punto de vista conceptual o eidético e implica una falacia en el terreno de la realidad política con que se pretende deslumbrar a la ingenuidad popular. El proletariado, o sea, el conglomerado de obreros y campesinos no puede por sí mismo ejercer dictadura alguna. Ante esta imposibilidad, el gobierno dictatorial debe desplegarse, en su nombre o por su delegación en el mejor de los casos, por un individuo o por un número limitado de sujetos, que serían sus autoridades. De ello se colige, conforme al pensamiento que animó a Marx y Lenini, que el pueblo quiere que lo gobiernen dictatorialmente, es decir, fuera de toso orden jurídico y según la sola voluntad de los que detentan el poder coactivo. Ese supuesto "querer" entraña indiscutiblemente la abdicación popular de la libertad, la renuncia a su condición de sociedad humana y su postración como masa ante una voluntad gubernativa suprema e incontrolable. Estas implicaciones funestas de la tesis marx-leninista nos inducen a considerarla como ostensiblemente anti-popular, pues no puede concebirse que un pueblo se traicione a sí mismo, desvirtuando su esencia humana colectiva, al degradarse deliberadamente a la situación de masa-instrumento de una dictadura o de campo de incidencia de un poder dictatorial. Si Marx tuvo la osada ocurrencia de afirmar que "la religión es el opio de los pueblos", en réplica podríamos contestarle que su "doctrina" sobre la dictadura del proletariado reiterada por Lenin en sus virulentas arengas políticas, constituye la inducción al suicidio popular.

    Podría objetarse a las consideraciones expuestas que la dictadura del proletariado es una situación transitoria o de "transición" entre la "sociedad burguesa" y la "sociedad comunista", cuyo advenimiento prepara. Sin embargo, se nos ocurre preguntar: ¿esa situación transitoria cuánto tiempo dura? ¿Es posible, tomando en cuenta la naturaleza humana, establecer la sociedad comunista como la concibe el marx-leninismo? 28

    La sociedad comunista, meta ideal de esta tesis, se caracterizaría por lo siguiente: abolición de "explotadores" y "explotados" (sociedad sin clases, o sea, comunidad indivisa e indivisible); observancia de las "reglas elementales de la vida social" (según expresión de Lenin); cumplimiento de estas reglas sin compulsión, sin subordinación, es decir, sin el aparato coactivo llamado "Estado"; obligaciones sociales a cargo de cada individuo "según capacidad" y derechos de cada quien "según sus necesidades"; y substitución del Derecho, como expresión normativa de la voluntad estatal, por la acción espontánea del principio de justicia distributiva. Para lograr estos objetivos que en conjunto configurarían la "sociedad comunista", el marx-leninismo preconiza una especie de "psicoterapia social" tendiente a imbuir en las conciencias individuales las ideas que entrañan. Este método "educativo" debe imponerse durante la etapa de la dictadura del proletariado para que, una vez logrados sus resultados, se llegue al establecimiento del tipo de sociedad mencionado.

    Es obvio que la sola utilización de dicho método no únicamente coarta, sino elimina, la libertad de expresión del pensamiento en todas sus manifestaciones, pues constriñe la mente humana a aceptar las ideas predeterminadas que constituyen su finalidad y coacción al hombre a comportarse de acuerdo con ellas sin posibilidad de apartarse del camino que señalan.
    De esta guisa, el ser humano se vería despojado de su natural condición de ente auto-teleológico, arrebatándosele la potestad esencial que tiene para concebir y realizar fines vitales y de escoger los medios para su consecución, ya que dentro de la vida social no sería sino instrumento de una ideología opresiva que lo convertiría en siervo de sus sostenedores.
    _______________________
    28 El mismo Lenin, al aludir a la "extinción" de la explotación de las masas, o sea, a la creación de la sociedad comunista, afirmaba con notorio escepticismo que: "No sabemos con qué rapidez y graduación" se lograría ese resultado, agregando ". . .tenemos derecho a hablar solo de la extinción inevitable del Estado, subrayando la prolongación de este proceso (la dictadura del proletariado), su supeditación a la rapidez con que se desarrolle la fase superior del comunismo, y dejando completamente en pie la cuestión de los plazos o las formas concretas de la extinción, pues no tenemos datos para poder resolver estas cuestiones". (Op. cit., págs. 267 y 273.)


    Por otra parte, la sociedad comunista supone necesariamente una igualdad absoluta entre todos los miembros que la componen, pues sin ella no podía ni siquiera concebirse. No nos referimos a la proporcionalidad económica que como mero ideal y a través de la formula marxista de "cada uno según su capacidad y a cada quien según sus necesidades", sí sería deseable o, al menos no censurable en términos generales. Aludimos a la igualdad o unificación de todos los seres humanos desde el punto de vista sicológico, mental o moral. Así para que cada persona pudiese actuar dentro de las "reglas elementales de la vida social" por modo espontáneo, o sea sin compulsión alguna, sería indispensable que prescindiera de su individualidad, esto es, de todos aquellos elementos naturales, inherentes a su ser e inseparables de él, que lo han conformado desde que por primera vez sufrió en el mundo, a saber, instintivos, sentimentales, morales e intelectuales y que condicionan ineludiblemente su conducta exterior. Borar de la conciencia del hombre su individualidad, suprimir esos elementos que la integran, uniformar a todos los seres humanos, equivaldría a transformar su naturaleza, lo que se antoja utópico, pueril y absurdo. El hombre "ese microcosmos" de la Creación, como acertadamente lo concibió el pensamiento griego, se comporta voluntariamente, sin compulsión heteronoma y en determinado sentido o hacia cierta tendencia, cuidando su proyección actuante se conforma con una individualidad; y como ésta varía en cada persona, no es posible imaginar conductas uniformes sin un poder o fuerza que dentro de la vida social las obligue a desplegarse de tal manera que se haga viable la convivencia.

    Es evidente la nobleza del propósito tendiente a suprimir la clase "explotadora" y la clase "explotada" en la vida económica de las sociedades humanas; es muy loable el designio de lograr una justa y proporcional distribución de la riqueza; es obvio que a estas finalidades deben propender los gobiernos de todos los pueblos del mundo; es ineludible, además, que conforme a la ideología Cristina, proyectada hacia el ámbito social, cada persona tiene el deber de esforzarse subjetiva y objetivamente para que del seno de las comunidades desaparezcan las lacerantes desigualdades económicas; pero también es incontestable que ninguno de estos objetivos puede realizarse sin un poder jurídico-político que los establezca obligatoriamente, que los preservé y fomente por modo coactivo y que constriña a los miembros integrantes de la colectividad a actualizarlos o, al menos, a no entorpecer o embarazar su actualización. "Homo hominis lupus", decía atinadamente Hobbes, y esta expresión, que refleja fielmente la naturaleza humana inmodificable, se aplica puntualmente en cualquier tipo de sociedad, aun en la "comunista" utópica con que soñaron Marx y Lenin. Por tanto, si el hombre, por su ambición natural de poder, por su congénita inclinación de sojuzgar a los demás y ejercer sobre ellos una hegemonía, principalmente en materia económica tiene la tendencia de sobreponerse a sus semejantes y sujetarlos a su dominio, debe por necesidad existir en la sociedad un orden jurídico-político de carácter compulsorio que, en beneficio de los intereses comunes, limite o refrene las conductas individuales que los afecten o exploten, pero respetándolas en aquellos aspectos en que no produzcan este resultado. La explotación del hombre por el hombre, causa prístina determinante del marx-leninismo, y su definitiva proscripción, objetivo que esta tesis supone realizable en la "sociedad comunista", sólo pueden abolirse y lograrse, respectivamente, por el poder estatal, encauzado mediante un orden jurídico equilibrado y justo que no permita a ese poder provocar una explotación quizá más grave: la del hombre por el Estado.

    No solo es utópico sino absurdo, que pueda existir una sociedad "sin Estado", es decir, sin gobierno, como ingenua o demagógicamente lo vaticinan Marx y Lenin, en cuyas opiniones se confunden ambos conceptos. Gobierno y Estado son esencialmente distintos, pues en tanto que el primero es el conjunto de órganos de autoridad, el segundo implica una persona moral en que se organiza jurídica y políticamente un pueblo.

    Ninguna sociedad humana puede subsistir sin gobierno, o sea, sin "Estado" en la acepción a que esta idea adscribe el marx-leninismo, aunque su vida pueda desarrollarse sin ningún orden jurídico legal o consuetudinario. En este último caso, el gobierno social quedará enmarcado dentro de un régimen dictatorial. Por tanto, la suposición de que la "sociedad comunista" pueda vivir "sin Derecho", es decir, sin normas jurídicas coercitivas de carácter legal o consuetudinario, entraña la dictadura, abominada y repudiada por todos los pueblos de la Tierra. Bien se advierte, en consecuencia, lo aberrativo de la pretensión de Marx y Lenin, la cual implica necesariamente, en el fondo, que su decantada "sociedad comunista", sin el aparato coercitivo del Derecho estaría encuadrada dentro del marco dictatorial.

    Más aun, el conjunto de "reglas elementales de la vida social" que en el pensamiento de Lenin serían las que el pueblo observara gradual y espontáneamente "sin compulsión", en esencia equivaldría a verdaderas normas jurídicas, pues su violabilidad sería siempre sancionable por el gobierno social (Estado), ya que es imposible imaginarse su libre y absoluto cumplimiento dentro de la dinámica de la sociedad. Por tanto, esas "reglas", de cuyo sentido y valor no nos habla el seguidor de Marx, siempre requerirían para su eficacia real de un poder político que las hiciera respetar en el caso de que no se acataran individual o colectivamente. 29
    ______________________
    29 Cegado por la pasión, Lenin afirmaba: ". . .solo el comunismo suprime en absoluto la necesidad del Estado, pues bajo el comunismo no hay nadie a quien reprimir (?), nadie en el sentido de clase, en el sentido de una lucha sistemática contra determinada parte de la población. Nosotros so somos utopistas (?) y no negamos, en modo alguno, que es posible e inevitable que algunos individuos cometan excesos, como tampoco negamos la necesidad de reprimir tales excesos. Pero en primer lugar, para esto no hace falta de una máquina especial (normas jurídicas y tribunales que las apliquen, decimos nosotros), un aparato especial de represión, esto lo hará el mismo pueblo armado (linchamiento, agregamos) con la misma sencillez y facilidad con que un grupo cualquiera de personas civilizadas (?), incluso en la sociedad actual, separa a los que están peleando o impide que se maltrate a una mujer. . ." (Op. cit., págs. 269 y 270.)

    Hay utopías que no por traducir las más sorprendentes fantasías que la imaginación humana pueda concebir, carecen de cierta lógica en su estructura y desarrollo explicativo, en cuyo caso merecen respecto o suscitan asombro; pero cuando una tesis como las marx-leninista, no solo es incompatible con la naturaleza social e individual del hombre, sino contradictoria consigo misma y, por ende, aberrativa, lo que menos debe provocar es su rechazamiento combativo para impedir que, mediante sus nefastos espejismos, se apodere de los destinos de la humanidad.

    Dimitri Kalashnikov
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2226
    Reputación : 2555
    Fecha de inscripción : 04/06/2010
    Edad : 23
    Localización : Stalingrado

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Vie Abr 29, 2011 1:42 am

    Es un texto muy largo , aunque a primera vista es una tremenda gilipollaez , una tergiversación primero de Marx , alegando que Lenin inico la tendecia violenta de la revolución , algo totalmente absurdo ya Marz y Engels hablaban de la necesidad de la violencia, entre otras osas que he leido.

    Unos conceptos como Estado , dictadura del proletariado , la concepción del individuo , conceptos sacados de contextos y manipulados para hacer crítica destructiva y sin fundamento.

    El texto es muy largo , asi que intentare contestar mañana integramente , un saludo.

    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por hendrixmar el Vie Abr 29, 2011 2:08 am

    Eso mismo le decía a mi amigo que se quiso fusilar varios conceptos del marxismo-leninismo pero pues su critica no tiene ninguna base ya que este solo lo interpreta a su manera aparte de vaga muy subjetivo. Luego hablamos bien del asunto camarada Dimitri Kalashnikov

    salud y revolución!!!

    Dimitri Kalashnikov
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2226
    Reputación : 2555
    Fecha de inscripción : 04/06/2010
    Edad : 23
    Localización : Stalingrado

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Vie Abr 29, 2011 2:59 pm

    El marx-leninismo es una teoría que se auto-califica como revolucionaria y que firma preconizar una política revolucionaria. Su móvil es la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, o sea su socialización. Por consiguiente, importa una ideología de contenido esencialmente económico, para cuya implantación proclama dos objetivos: uno inmediato, a saber, el establecimiento de la dictadura del proletariado como situación política transitoria y otro mediato, es decir, la creación de la sociedad comunista como finalidad definitiva.

    Primero de todo , decir que el marxismo es puramente económico es falso , el marxismo ante todo tiene una base filosófica tan importante como la económica , el materialismo-dialéctico.

    El cuadro ideológico del marx-leninismo no puede ostentar mayores aberraciones que, proyectadas a la realidad social, se convierten en tan monstruosas atrocidades, que no sólo aherrojan la libertas del hombre y afectan su dignidad, sino que propenden a alterar su naturaleza como individuo y como ente social. La concepción marx-leninista de la sociedad humana atenta contra su ser esencial, predestinándola a la condición de grupo o masa gregaria que únicamente se da en el reino animal.

    El ser humano como individuo no existe verdaderamente , una persona que ha vivido fuera de la sociedad desde que nació no es una persona tal y como la conebimos hoy en día.

    Su individualidad se deriva de las influacias del grupo en el que vive.

    La dictadura, 26 por esencia, entraña un régimen en que el poder político se detenta por un sujeto o un grupo de sujetos que concentra todas las funciones del estado y que actúa sin sujeción a ninguna norma jurídica pre-establecida, sino conforme a su irrestricta e irrestringible voluntad. La dictadura, por tanto, implica un gobierno unipersonal u oligárquico en los ejecutivo, legislativo y judicial, y a-jurídico, pues aunque el dictador (individuo o grupo) suela expedir leyes, éstas, por una parte, no serán sino expresiones de sus voliciones exclusivas, y, por la otra, siempre variables o suprimirles a su arbitrio. Todo dictador puede, en consecuencia, atribuirse la frase célebre de Luis XIV que condensa su poder omnímodo: "El Estado soy yo." 27

    La dictadura del proletariado no es más que la democracia de las masas obraras, no hay democracia para el burgues ni este posee ningun derecho en la dictadura del proletariado, y esta persona como todo burgés pretende efocar el poder en una sola persona cuando las dictaduras no las ejercen las personas las ejeren las clases , ninguna persona puede estar en el poder si no tiene el apoyo de una clase social o represente sus intereses.

    Frente a la implicación del concepto de "dictadura", ¡puede sostenerse con validez y sentido común que haya "dictadura del proletariado"? Con el nombre de "proletariado" se ha designado a la masa de "explotados", o sea, de obreros y campesinos principalmente y que sin duda constituyen los sectores humanos mayoritarios de un conglomerado social. ¿Puede esa masa de hombres, cuantitativamente enorme y cualitativamente heterogénea, diseminada en un vasto territorio, sin conciencia uniforme sobre sus problemas, necesidades y conveniencias, ejercer un gobierno dictatorial? ¿Es lógico aceptar que ese conjunto humano en su totalidad o los innumerables individuos que lo componen, sean a la vez gobernantes y gobernados? ¿Es admisible que el proletariado, o sea, la mayoría popular, ejerza la dictadura sobre sí mismo, en el supuesto, preconizado por el marx-leninismo, de que ya hubiesen sido destruidas las otras clases sociales?

    Por eso Lenin señala la necesidad de la creación de un partido de nuevo tipo , de vanguardia que agrupe a los elementos más concienciados y combativos , el partido no puede ni debe agrupar a toda la masa proletareia ya que su nobre lo indica , partido - una parte.

    La respuesta negativa a estos interrogantes está invívitas en su planteamiento. No puede haber ni política ni realmente "dictadura del proletariado", locución que sólo ha servido de bandera demagógica al marx-leninismo para atraer hacia la esclavitud y a la postración servil a los pueblos. La mencionada dictadura es, de hecho, la de un hombre o de una oligarquía mantenida mediante una maquinaria coercitiva que Marx. Engels y Lenin llamaban "Estado", y en la que el proletariado no es sujeto sino objeto de gobierno, no es pastor sino rebaño.

    Idem con lo que he dicho anteriormente.


    Por otra parte, la dictadura equivale a la negación de la seguridad jurídica, sin la cual la persona humana, independientemente de su condición social específica, no puede conservar su naturaleza auto-teleológica ni, por ende, su libertad dentro de la vida social, pues se convierte en instrumento al servicio ilimitado e ilimitable del gobernante dictatorial y en simple medio de realización de su voluntad arbitraria, es decir, no sometida a ningún régimen de derecho. En una dictadura, o el gobernado se resigna a esa condición servil e indigna para poder sobrevivir o es eliminado. Tal es el pavoroso dilema que afronta el hombre dentro de un estado dictatorial, con independencia de la ideología que éste sustente o conforme a la cual se haya organizado

    Este personaje esta asimilando dictadura en un contexto burgés , claro , la dictadura quita toad seguridad juridica , al burgés , le quita su libertad de movimiento , existe un estado de derecho , pero hecho exclusivamente para el proletariado.

    En sistema Cubano por ejemplo ,esa sujeto a un parlamento , a una serie de eleciones cada 5 años donde no se votan partidos sino personas , es diferente la democracia proletaria , no es lo mismo.

    Es más esta asimilanjdo que dictadura se trata de ausencia de legalidad constitucional juridico-política , que es falso ya que solo es una tergiversación de la palabra dictadura en este contexto ya que en Marx TODO Estado es una dictadura , sea socialista o capitalista.

    Por ello, el marx-leninismo, al proclamar la "dictadura del proletariado" como objetivo inmediato de la revolución que preconiza, es una tesis contrarrevolucionaria y regresiva, pues lejos de perseguir la liberación de los obreros y campesinos mediante un orden jurídico que garantice sus conquistas en el campo socio-económico, los proyecta hacia la opresión gubernativa, es decir, los sujeta a un poder político omnímodo y arbitrario. Ya hemos dicho que la expresión "dictadura del proletariado" encierra un contrasentido desde el punto de vista conceptual o eidético e implica una falacia en el terreno de la realidad política con que se pretende deslumbrar a la ingenuidad popular. El proletariado, o sea, el conglomerado de obreros y campesinos no puede por sí mismo ejercer dictadura alguna. Ante esta imposibilidad, el gobierno dictatorial debe desplegarse, en su nombre o por su delegación en el mejor de los casos, por un individuo o por un número limitado de sujetos, que serían sus autoridades. De ello se colige, conforme al pensamiento que animó a Marx y Lenini, que el pueblo quiere que lo gobiernen dictatorialmente, es decir, fuera de toso orden jurídico y según la sola voluntad de los que detentan el poder coactivo. Ese supuesto "querer" entraña indiscutiblemente la abdicación popular de la libertad, la renuncia a su condición de sociedad humana y su postración como masa ante una voluntad gubernativa suprema e incontrolable. Estas implicaciones funestas de la tesis marx-leninista nos inducen a considerarla como ostensiblemente anti-popular, pues no puede concebirse que un pueblo se traicione a sí mismo, desvirtuando su esencia humana colectiva, al degradarse deliberadamente a la situación de masa-instrumento de una dictadura o de campo de incidencia de un poder dictatorial. Si Marx tuvo la osada ocurrencia de afirmar que "la religión es el opio de los pueblos", en réplica podríamos contestarle que su "doctrina" sobre la dictadura del proletariado reiterada por Lenin en sus virulentas arengas políticas, constituye la inducción al suicidio popular.

    Y aqui sigue repitiendo como un loro algo falso , que no hay un régimen jurídico político , ya que en la sociedad socialista este régimen se levanta desde otra clase social , y la burgésia queda absolutamente fuera , para ellos no hay derechos, lo que quiere hacer es convertir al proletariado en burgueses, como si los intereses de ambos fuerna iguales.

    Por otra parte, la sociedad comunista supone necesariamente una igualdad absoluta entre todos los miembros que la componen, pues sin ella no podía ni siquiera concebirse. No nos referimos a la proporcionalidad económica que como mero ideal y a través de la formula marxista de "cada uno según su capacidad y a cada quien según sus necesidades", sí sería deseable o, al menos no censurable en términos generales. Aludimos a la igualdad o unificación de todos los seres humanos desde el punto de vista sicológico, mental o moral. Así para que cada persona pudiese actuar dentro de las "reglas elementales de la vida social" por modo espontáneo, o sea sin compulsión alguna, sería indispensable que prescindiera de su individualidad, esto es, de todos aquellos elementos naturales, inherentes a su ser e inseparables de él, que lo han conformado desde que por primera vez sufrió en el mundo, a saber, instintivos, sentimentales, morales e intelectuales y que condicionan ineludiblemente su conducta exterior. Borar de la conciencia del hombre su individualidad, suprimir esos elementos que la integran, uniformar a todos los seres humanos, equivaldría a transformar su naturaleza, lo que se antoja utópico, pueril y absurdo. El hombre "ese microcosmos" de la Creación, como acertadamente lo concibió el pensamiento griego, se comporta voluntariamente, sin compulsión heteronoma y en determinado sentido o hacia cierta tendencia, cuidando su proyección actuante se conforma con una individualidad; y como ésta varía en cada persona, no es posible imaginar conductas uniformes sin un poder o fuerza que dentro de la vida social las obligue a desplegarse de tal manera que se haga viable la convivencia.

    Pues e aqui otra tergiversación , donde dice Marx o Lenin que el comunismo els igualitarismo? , donde dice que se acaba la indiviudalidad?. Y des´pes se atreve ha ahblar de moral? El hombre tiene una moral fija? Pues no y a la historai me repito.

    Homo hominis lupus", decía atinadamente Hobbes, y esta expresión, que refleja fielmente la naturaleza humana inmodificable, se aplica puntualmente en cualquier tipo de sociedad, aun en la "comunista" utópica con que soñaron Marx y Lenin. Por tanto, si el hombre, por su ambición natural de poder, por su congénita inclinación de sojuzgar a los demás y ejercer sobre ellos una hegemonía, principalmente en materia económica tiene la tendencia de sobreponerse a sus semejantes y sujetarlos a su dominio, debe por necesidad existir en la sociedad un orden jurídico-político de carácter compulsorio que, en beneficio de los intereses comunes, limite o refrene las conductas individuales que los afecten o exploten, pero respetándolas en aquellos aspectos en que no produzcan este resultado. La explotación del hombre por el hombre, causa prístina determinante del marx-leninismo, y su definitiva proscripción, objetivo que esta tesis supone realizable en la "sociedad comunista", sólo pueden abolirse y lograrse, respectivamente, por el poder estatal, encauzado mediante un orden jurídico equilibrado y justo que no permita a ese poder provocar una explotación quizá más grave: la del hombre por el Estado.

    Aqui esta ya derivandose hacia la escolastica y el dogma , ''El hobre es malo por naturaleza'' , no es cierto , el homnre es como las condiciones tanto economico-plíticas, sociales y culturales que le condicionen.

    Esta estableciendo un axioma sin fundamentos ne nigun tipo , nisiquiera desde el racionalismo ya ni digo desde la ciencia.

    No solo es utópico sino absurdo, que pueda existir una sociedad "sin Estado", es decir, sin gobierno, como ingenua o demagógicamente lo vaticinan Marx y Lenin, en cuyas opiniones se confunden ambos conceptos. Gobierno y Estado son esencialmente distintos, pues en tanto que el primero es el conjunto de órganos de autoridad, el segundo implica una persona moral en que se organiza jurídica y políticamente un pueblo.

    Y otra vez la tergivrsación, el EStado en Marx es una herramienta de opresion de una clase por otra, que no haya estado significa que no haya organisación? , pues si la hay a distintos niveles , sin ir más lejos los soviets o consejos obreros.

    Quiere decir que no haya leyes? , no , simplemente no hay clases sociales para establecer una lucha donde las dos clases se enfrenta , entonces de que vale el Estado si solo hay una clase social y esta tiene intereses comunes.

    No significa la desaparicón de ciertas cosas sino que la sociedad se estructura de otra forma , las leyes no se aplican de la misma forma ni los mismos las aplican ni las leyes se estructuran de un modo igual a l de la burguesía, en lasociedad comunista los elementos de opresón de una clase sobre otra desaparecen , se extingen lo hace falta ni abolirlos ya que , repito otra vez , no hay clases sociales.

    El que debe preocuparse de ser oprimido es el burgés , el queda fuera de esa sociedad y como buen burgés no lo puede admitir.

    Me hace en especial gracia llamar Utopía al comunismo cuando este sistema ha existido durante cientos de años en la tierra.

    Generalmente este texto es una chorrada porque parte de unos axiomsa , como Utopía , '' El hombre es malo por naturaleza'' o el Estado no puede extingirse poque como he dicho este sistema ha existido perfectamente y por lo tanto desmiente todas las afirmaciones que ha hecho este personaje.



















    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por hendrixmar el Vie Abr 29, 2011 9:52 pm

    exacto lo mismo decía que el autor interpreta el marxismo de forma meramente romántica, escolástica y ortodoxa. En la actualidad es muy criticado el marxismo para adormecer cada vez alas masas y lo lamentable que sus criticas son muy cutres y sin sentido siempre parten del igualitarismo es imposible luego con la cuestión de la "individualidad" o salen con la pavada trae miseria porque en cuba hay mucha miseria, etc, típicos cuentos burgueses.

    Andres.alcala
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 704
    Reputación : 917
    Fecha de inscripción : 13/01/2010
    Edad : 35
    Localización : BCN País català

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por Andres.alcala el Lun Mayo 09, 2011 10:06 pm

    El marxismo hay que entenderlo no criticarlo sin justificación, el quién lo hace eso es un pequeño burgués, voy conociendo niñatos que se saben la ideología pero como no les dan la gana de tomarse las cosas en serio, se creen la gran cosa porque son niños de papá, que les deja conducir un cochazo de los buenos, tienen un trabajo en plena crisis gracias a los amigotes de derechas y xenófobos, y con eso se creen que tienen la vida basada en una política perfecta, y van tocando los cojones con su prepotencia vistiendo una camiseta del PP y van portando la bandera de esa misma formación fascista. Y cuando se cruzan con uno que es un necesitado se chulean de él y le machacan.

    :urss:

    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    toda la razon

    Mensaje por hendrixmar el Mar Mayo 10, 2011 12:05 am

    Andres.alcala escribió:El marxismo hay que entenderlo no criticarlo sin justificación, el quién lo hace eso es un pequeño burgués, voy conociendo niñatos que se saben la ideología pero como no les dan la gana de tomarse las cosas en serio, se creen la gran cosa porque son niños de papá, que les deja conducir un cochazo de los buenos, tienen un trabajo en plena crisis gracias a los amigotes de derechas y xenófobos, y con eso se creen que tienen la vida basada en una política perfecta, y van tocando los cojones con su prepotencia vistiendo una camiseta del PP y van portando la bandera de esa misma formación fascista. Y cuando se cruzan con uno que es un necesitado se chulean de él y le machacan.

    :urss:

    Eso en España y en el mundo sucede esas cosas. Y ahí se dan a aludir la el fetichismo y su falta de conciencia.
    estos tipos son los títeres del estado burgués, ya que estos son fieles defensores de los intereses de la burguesía y buscan a toda costa el destruir cualquier tesis que discrepe contra sus instituciones que afianza su hegemonía Evil or Very Mad

    Andres.alcala
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 704
    Reputación : 917
    Fecha de inscripción : 13/01/2010
    Edad : 35
    Localización : BCN País català

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por Andres.alcala el Mar Mayo 10, 2011 12:09 am

    Hay sectarismo político para manipular las cosas a los intereses de la burguesía si piensas de una manera independiente eres mal visto como un desmerecido.

    :urss:

    Dimitri Kalashnikov
    Camarada Comisario
    Camarada Comisario

    Cantidad de envíos : 2226
    Reputación : 2555
    Fecha de inscripción : 04/06/2010
    Edad : 23
    Localización : Stalingrado

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por Dimitri Kalashnikov el Mar Mayo 10, 2011 12:13 am

    Es muy facil tergiversar a Marx , este burgés lo hace desde la ignoracnia.

    Todos sabemos que en filosofía, antes de estudiar cada autor , debemos conprender el significado de su vocabulario y el significado que este dota a las palabras.

    Este análisis carece de toda verdacidad ya que no elabora ese análisis por lo que no es más que propaganda de panfleto anticomunista.

    hendrixmar
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 126
    Reputación : 161
    Fecha de inscripción : 13/12/2010
    Edad : 22
    Localización : oaxaca, oaxaca

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por hendrixmar el Mar Mayo 10, 2011 4:33 am

    :cccp:2 estas clorofila Dimitri Kalashnikov por cierto se me ocurrio abrir un hilo sobre criticas mas ridiculas hacia la teoría de marx, socialismo, países socialistas,etc, que hayan escuchado en algun momento ya que yo casi a diario los tengo que soportar Evil or Very Mad aunque aveces me parto lol!

    Kalashnikov
    Gran camarada
    Gran camarada

    Cantidad de envíos : 246
    Reputación : 291
    Fecha de inscripción : 10/11/2010
    Edad : 98
    Localización : Российская Советская Федеративная Социалистическая Республика

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por Kalashnikov el Jue Mayo 12, 2011 3:58 pm

    Dimitri Kalashnikov escribió:Es muy facil tergiversar a Marx , este burgés lo hace desde la ignoracnia.

    Todos sabemos que en filosofía, antes de estudiar cada autor , debemos conprender el significado de su vocabulario y el significado que este dota a las palabras.

    Este análisis carece de toda verdacidad ya que no elabora ese análisis por lo que no es más que propaganda de panfleto anticomunista.
    Creo que hay poco que añadir a la alocución del compañero.

    Contenido patrocinado

    Re: critica de un medio burgues al marxismo-leninismo

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:54 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 7:54 am