El marxismo y la cuestión nacional vasca

Ekintza
Ekintza
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 20
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 09/03/2011

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Ekintza el Sáb Abr 23, 2011 1:11 am

Especialmente dedicado a algunos que cagan sobre la izquierda abertzale todo el santo dia sin absolutamente nada conocer del MLNV y de su historia, y a ciertos ultrareaccionarios socialfascistas. Tambien a los liquidacionistas Sortukide y al triste EHK de hoy...


El marxismo y la cuestión nacional vasca

El marxismo y la cuestión nacional vasca Lenineh

Una de las más importantes razones por las que somos marxistas-leninistas es la extraordinaria precisión con la que el MARXISMO-LENINISMO permite comprender (y además transformar en un sentido democrático y liberador) la cuestión nacional, que atraviesa de manera central a todas las clases y toda la vida de Euskal Herria.

A la vista del avance de las ideas y de las propuestas cada vez mas derechistas, que afecta a antiguos militantes marxistas, hoy derrotados y arrepentidos, queremos rescatar los planteamientos CENTRALES de la ideología revolucionaria de la clase obrera ante la cuestión nacional.

Además, queremos analizar brevemente la cuestión nacional vasca a la luz de estos planteamientos. Pensamos que es fundamental que las masas populares y las organizaciones que integran el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) además de toda la clase obrera y todo el Pueblo, hagan suyos, como de una brújula en la montaña o de un radar en el mar, estas ideas, este método y estos valores a la hora de afrontar de manera democrática este problema tan central.

I ¿QUÉ DICEN LOS AUTORES MARXISTAS SOBRE LA CUESTION NACIONAL?

A) Marx y Engels


Marx y Engels son los primeros en unir la liberación de las clases y sectores oprimidos por la explotación económica y la liberación de las naciones sojuzgadas. Muchos anticomunistas interpretan torcidamente la frase del Manifiesto Comunista “los obreros no tienen patria. No se les puede arrebatar lo que no poseen” (El Manifiesto del Partido Comunista. Hay muchas ediciones disponibles. Nosotros hemos empleado la de las Obras Escogidas de Progreso, Moscú, 1973, p. 127).

Bajo el capitalismo l@s obrer@s no tienen ni patria ni poder ni medios de producción ni nada; son la clase oprimida y para liberarse deben “en primer lugar conquistar el poder político, elevarse a la condición de clase nacional, constituirse en nación, elevarse a la condición de clase nacional”. Marx y Engels aspiran a sociedades donde la Nación no se identifique con las castas gobernantes o con oligarquías poderosas, sino con la clase trabajadora. Vuelve a repetir esta idea central en otra de sus obras: “El desarrollo del proletariado industrial está condicionado, en general, por el desarrollo de la burguesía industrial. Bajo la dominación de ésta, adquiere aquél una existencia a escala nacional QUE PUEDE ELEVAR SU REVOLUCION A REVOLUCION NACIONAL” (Las luchas de clases en Francia de 1840 a 1850, Progreso, Moscú, 1979, p. 38).

Aboliendo el capitalismo explotador se abole la opresión nacional: “En la misma medida en que sea abolida la explotación de un individuo por otro, será abolida la explotación de una nación por otra. Al mismo tiempo que el antagonismo de las clases en el interior de las naciones, desaparecerá la hostilidad de las naciones entre sí”. Estas frases geniales sitúan a sus autores entre los pensadores más destacados de la libertad nacional. Pero no se limitaron a escribirlas. Lucharon activamente durante toda su vida en contra de la opresión de las naciones sojuzgadas de su época a manos de los grandes imperios. En un congreso de la I Internacional Obrera en 1866 Marx defiende una Polonia independiente de Rusia. Engels en 1882 escribe que Polonia debe dejar de estar sometida y dividida para que su clase obrera pueda desarrollarse.

El escritor comunista inglés Ralph Fox, que murió combatiendo heroicamente contra los franquistas españoles en las Brigadas Internacionales, escribió que “ningún historiador burgués ha ofrecido jamás una visión tan real y terrible de este proceso de despoblamiento de todo un país (Irlanda), la tentativa de exterminio completo de una gran nacionalidad, como lo ha hecho Marx... ¿Qué ocurría en Irlanda? Marx lo explica muy claramente. Un nuevo y gigantesco proceso de saqueo. En el siglo XVII, el pueblo irlandés estaba sufriendo el saqueo por los colonialistas ingleses de sus propiedades en su propia tierra. A mediados del siglo XIX continuaban siendo saqueados, y además, a fines de siglo, más de la mitad obligados a abandonar para siempre su país...

En los años 50, Marx hizo que se conociera ampliamente la postura de Irlanda a través de sus artículos en la prensa alemana y norteamericana. Especial atención prestó a la atención en pro de los derechos de los arrendatarios, denunciando todo el sistema terrateniente inglés”. (Marx, Engels y Lenin sobre Irlanda, VOSA, Madrid, 1985, pp 22, 25, 29).

Marx y Engels distinguen en sus planteamientos dos nacionalismos diferentes: el de la burguesía explotadora que busca perpetuar su dominación sobre otra nación o que busca impedir la lucha revolucionaria de la clase obrera; y el del pueblo trabajador oprimido y explotado. El sociólogo marxista francés Henri Lefebre (que visitó Bilbo hace años invitado por IPES) estudia en una obra suya la distinción irreconciliable entre el nacionalismo burgués o fascista y el patriotismo revolucionario (Le nationalisme contre les nations, primera edición en 1939, la última conocida en 1988).

El sentimiento nacional es ambivalente: tiene una interpretación revolucionaria y otra reaccionaria. Lefebre, siguiendo a Marx, interpreta la reaccionaria: “la deificación de la nación permite evitar el análisis preciso, objetivo de la realidad nacional y de los intereses nacionales en el marco europeo y mundial, y confundir el interés de la reacción política con el del país”. Estudiando el caso francés, constata que la propaganda fascista sobre la nación se ha impuesto en ocasiones a la solidaridad de clase porque la conciencia de clase ha sido a menudo presentada por los marxistas de manera idealista, como una conciencia espontánea cuando en realidad debe ser construida mediante una lucha incesante contra el individualismo y el nacionalismo.

Los comunistas de EHK tomamos nota y, como dicen nuestros camaradas de Iruña, reforzaremos el “Orgullo Proletario”, el orgullo de pertenecer a la clase que todo lo produce y que todo lo tiene que cambiar porque “sólo tiene que perder sus cadenas”.

La necesidad de comunidad es más amplia y más difusa que la solidaridad de clase por el hecho de supervivencias biológicas, místicas y patriarcales. Su tesis central es que la lucha de clases se identifica con la construcción de la comunidad nacional popular. Pero que es el destino de las clases medias, que han sido empobrecidas sin por ello llegar a proletarizarse, el que confiere a la nación una indudable realidad sustancial. Reflexión útil para el caso vasco.

Henri Lefebre simpatizaba con la solución dada por la Revolución Bolchevique a la cuestión nacional. Pero insistiendo en Marx, éste ya denunció el uso demagogógico que en su época (también en ésta) hacen las grandes potencias imperialistas del derecho de autodeterminación, de los derechos nacionales o de lo que en su época se conocía como “principio de las nacionalidades” para asegurar su dominio.

El jesuita vasco Gotzon Garate escribe en un tratado al respecto: ”Con ironía hace notar Marx que el principio de las nacionalidades sirve de excusa a Rusia para que ninguna otra nación se inmiscuya en los asuntos de las nacionalidades eslavas, y finalmente éstas hagan valer su condición de hermanos de raza para formar un gran imperio paneslavo a las órdenes de Moscú”. (Marx y los nacionalismos separatistas, San Miguel, Bilbao, 1974, p. 126).

Hoy el “principio de las nacionalidades” es utilizado arbitrariamente por el imperialismo yanki y alemán para doblegar las independencias de los Pueblos e imponer estados satélites.

El secretario de la Internacional Comunista y primer presidente de la Bulgaria socialista, Jorge Dimitrov, ya recordaba en 1935 el verdadero sentido que daba Marx a la cuestión nacional: “Los intereses de la lucha de clases del proletariado contra los explotadores y opresores patrios no están en pugna con los intereses de un porvenir libre y feliz de la nación. Al contrario: la revolución socialista será la salvación de la nación. Y le abrirá el camino para un auge más esplendoroso... los comunistas de la nación opresora tampoco podrán hacer lo que es necesario para educar a las masas trabajadoras de su nación en el espíritu del internacionalismo si no libran su lucha decidida contra la política de opresión de su 'propia' burguesía, por el derecho de la completa autodeterminación de las naciones esclavizadas por ellas... pues como enseñaba Marx, el pueblo que oprime a otros pueblos jamás puede ser libre”. (“Informe ante el VII Congreso de la Internacional Comunista”, Realitat, num. 3 i 4, Barcelona, 1987, pp 97 y 98).

Es cierto que la única referencia que hace Engels a los vascos no es muy elogiosa. Al citar a lo que él considera “restos de nación pisoteados despiadadamente por la marcha de la historia” nos incluye a “los vascos en España, seguidores de Don Carlos” (Citado por Gotzon Garate, p. 167).

Pensamos que es necesario un análisis materialista correcto de las insurrecciones populares vascas dirigidas por los carlistas del siglo pasado. Análisis que ya fue correctamente realizado por ETA hace muchos años: “Las masas campesinas, pequeño burguesas y preproletarias veían los Fueros de la clase dominante como cosa suya y podían sentir el liberalismo español como una efectiva invasión extranjera y a los liberales bilbainos y donostiarras como traidores, como beltzak... El contenido real de aquella lucha, lejos de ser la conservación de la independencia nacional vasca, estaba condenada a ser el de un fuerismo pro-feudal, inseparablemente unido al destino del representante mas reaccionario de la extranjera corona española... Mientras que la lucha de los patriotas vascos actuales es UNA LUCHA REVOLUCIONARIA, la de los combatientes carlistas era contrarrevolucionaria con todas sus consecuencias”. (“Hacia una estrategia revolucionaria vasca”, K. De Zunbeltz, Iraultza, nº1, Bruselas, pp 60 y 65).

Por eso precisamente la lucha actual se inspira en las verdades universales formuladas por Marx y Engels y por eso Engels no veía con buenos ojos la orientación de aquella.

B) Lenin

El combatiente más incansable por los derechos nacionales de los Pueblos (y, además, por la unidad indestructible de todo el proletariado mundial) de todas las épocas ha sido Vladimir Ilich Lenin. Es cierto que Marx y Engels no profundizaron en una visión abstracta y acabada sobre la cuestión nacional (tampoco hicieron una definición científica de las clases sociales y nadie duda de su compromiso con la emancipación de la clase obrera y de todos los explotados). Sin embargo, Lenin otorga una gran preocupación teórica y política a este tema y se impone en duros debates a otros compañeros revolucionarios de grandes méritos, pero que se equivocaron en no dar a la cuestión la importancia que tiene. En 1912 Lenin observa en su exilio en la ciudad polaca de Cracovia, cuando Polonia era un estado vasallo del imperio ruso, la dominación nacional que sufren los polacos y le hace este comentario a su compañero Stalin: “Los polacos detestan a Rusia y no sin razón. No podemos ignorar la fuerza de su sentimiento nacional. Nuestra revolución deberá tratarlos con mucho cuidado e incluso autorizarles a romper con Rusia si es necesario”. (Citado por el autor troskista Isaac Deutscher en su obra Staline, Gallimard, París, 1953, p.156).

Lenin le sugirió a Stalin en ese momento la redacción de su obra El marxismo y la cuestión nacional de la que hablaremos después. Lenin depura sus posiciones en polémica con otros revolucionarios de su época. En 1912 escribe Notas críticas sobre el problema nacional en el que defiende que el programa marxista sobre este tema incluye dos puntos principales: “Primero, defiende la igualdad de derechos de las naciones y de los idiomas (y también el derecho de autodeterminación...) y considera inadmisible la existencia de cualesquiera privilegios en este aspecto; segundo, propugna el principio del internacionalismo”. (Notas críticas sobre el problema nacional, Progreso, Moscú, 1979).

Lenin establece una posición dialéctica y justa que une ambos principios y que aborda la cuestión nacional desde el punto de vista de la lucha de clase. Dice también: “Si el marxista ucraniano se deja llevar por su odio, muy legítimo y natural, a los opresores rusos, hasta el extremo de hacer extensiva aunque sólo sea una particula de ese odio, aunque sólo sea cierto distanciamiento, a la cultura proletaria y a la causa proletaria de los obreros rusos, ese marxista irá a parar a la charca del nacionalismo burgués. Del mismo modo se deslizará el marxista ruso a la charca del nacionalismo no sólo burgués, sino también ultrarreaccionario, si olvida, aunque sea por un instante, la reivindicación de la plena igualdad de derechos para los ucranianos o el derecho de éstos a constituirse en Estado independiente” Idem pp. 19 y 20.

Este análisis es fácilmente extrapolable a la Euskal Herria del 2000, en la que existen algunos patriotas vascos que chapotean en la charca citada, mientras que toda Izquierda Unida-PCE navega con velas desplegadas en las asquerosas ciénagas del españolismo reaccionario.

En 1914 Lenin escribe el folleto Sobre el derecho de las naciones a la autodeterminación en lucha dialéctica con la revolucionaria Rosa Luxemburgo (cuya memoria de mártir de la clase obrera alemana europea asesinada por la socialdemocracia traidora saludamos) que no considera conveniente luchar por el citado derecho. Lenin establece con claridad la posición al respecto: “Por autodeterminación de las naciones se entiende su separación estatal de las colectividades de nacionalidad extraña, se entiende la formación de un Estado nacional independiente”. (Sobre el derecho de las naciones a la autodeterminación, Progreso, Moscú, 1975, p. 7).

En ese trabajo, Lenin ajusta cuentas con Trotski que desde 1903 llevaba atacando sus posiciones y acusándole de “burócrata”: “Trotski presta verdaderamente un mal servicio a ciertos admiradores de Rosa Luxemburgo cuando...”... Los marxistas polacos consideran que el derecho a la autodeterminación nacional carece en absoluto de contenido político y debe ser suprimido del programa”. ¡El servicial Trotski es más peligroso que un enemigo! En ninguna parte, si no es “en conversaciones particulares” (es decir, sencillamente en chismes, de los que siempre vive Trotski) ha podido encontrar pruebas para incluir a los “marxistas polacos” en general, entre los partidarios de cada artículo de Rosa Luxemburgo. Trotski ha presentado a los “marxistas polacos” como gentes sin honor y sin conciencia, que no saben siquiera respetar sus convicciones y el programa de su partido ¡El servicial Trotski!... Jamás, ni en un solo problema serio del marxismo, ha tenido Trotski opinión firme, siempre “se ha metido por la rendija” de tales o cuáles divergencias, pasándose de un campo a otro” Idem, pp.53 y 54.

En 1916 le replica al trotskista ucraniano Piatakov que rechaza el derecho de autodeterminación en el artículo “Sobre la caricatura del marxismo y el economismo imperialista” en el que escribe: “La autodeterminación de las naciones es lo mismo que la lucha por la liberación nacional completa, por la independencia completa”. (Recopilado en Contra la guerra imperialista, Progreso, Moscú, 1978, p. 216).

Cuando triunfa la Revolución, la dominación brutal del imperialismo zarista ruso es sustituida por la liberación nacional y social y por la aplicación total del derecho a la autodeterminación. Una muestra: El gobierno revolucionario en 1918 hace esta declaración “A todos los trabajadores musulmanes de Rusia y de Oriente” que lleva la firma de Lenin y Stalin: “Musulmanes de Rusia, Tártaros del Volga y de Crimea, Kirgizos y Kazajos, Turcos y Tártaros de Transcaucasia, Chechenos y Montañeses de Ingushetia y todos cuyas mezquitas y centros de oración han sido destruidos, cuyas creencias y costumbres han sido pisoteadas por los zares y los opresores de Rusia: vuestras creencias y vuestras costumbres, vuestras instituciones nacionales y culturales son desde ahora libres e inviolables. Organizad vuestra vida nacional en la más completa libertad. ¡Es vuestro derecho! Sabed que vuestros derechos y los de todos los pueblos de Rusia están bajo la protección poderosa de la revolución y de sus órganos, los Soviets de obreros, de soldados y de campesinos”.

Tras la revolución, Piatakov sigue dándole la vara a Lenin con que la autodeterminación es un “lema burgués”. Lenin le responde con otra frase genial: “Nos dicen que Rusia será dividida, que se deshará en repúblicas separadas, pero no hay razón para que ello nos asuste. Por muchas repúblicas independientes que haya, no nos asustaremos; lo que es importante para nosotros no es por donde pase la frontera del Estado, sino que la unión de los trabajadores de todas las naciones se conserve para la lucha contra la burguesía de cualquier nación”. Es lo que hoy repetimos a los españoles progresistas que tiemblan porque se deshaga la vieja España monarco-reaccionaria. La independencia de Euskal-Herria dará paso a una mayor estrecha unidad de la clase obrera combativa de ambos pueblos (libre de la desconfianza, la división y hasta el odio que generan las relaciones de dominación) y a mayores derrotas de la burguesía imperialista y rapaz.

C) Stalin

El marxismo y la cuestión nacional vasca Comisario

La oleada contrarrevolucionaria mundial, bien apoyada por izquierdistas arrepentidos, ha hecho de Stalin un “autor maldito” a pesar de que su obra, antes citada, no sólo es una referencia mundial indudable sino que en los 80 JARRAI compró decenas de ejemplares de la misma a la casa editorial correspondiente para que todos sus futuros militantes la estudiasen (si alguien piensa que contamos un cuento que le escriban una carta al preso político vasco Jose Antonio Enbeita “GORRI” preguntándoselo).

Abordamos este tema con la brillante ayuda de un gran historiador francés amigo de la causa vasca, Pierre Vilar, presente en el gran cincuentenario del bombardeo de Gernika en 1987, organizado por el MLNV junto a otras fuerzas sociales y políticas:

«Un subterráneo terrorismo intelectual impulsa a pedir perdón por citar a Stalin. Esto quizá pueda explicarse, pero lo que no tiene explicación posible es que haya que encararse cualquier texto de Stalin con el ceño fruncido. El peor método a seguir si se quiere juzgar a un hombre es tomarle por tonto y no es lícito, en cualquier caso, transgredir las reglas elementales de la crítica por propia conveniencia, como hace el historiador americano Richard Pipe... Según él, cuando Lenin, en diciembre de 1912, encargó a Stalin un artículo sobre la nación fue por azar y en ausencia de Shumian, el verdadero experto, ya que Stalin no había escrito nada sobre el tema por entonces. ¡Y la mayoría de los historiadores... dan la razón a Pipes pregonando su talla de erudito! Basta abrir las Obras Completas de Stalin –que no son inencontrables (están en la Biblioteca central de la UPV en el campus de Leioa; nota nuestra)- para encararse... con un largo artículo fechado en 1904 y titulado: ¿Cómo entiende la socialdemocracia la cuestión nacional? Y preguntarse en consecuencia cuál es el método de trabajo de los historiadores. Artículo fundamental que explica por qué Lenin, en carta a Gorki (febrero de 1913) le hable de un “maravilloso georgiano” que trabaja en el problema nacional...»

«Sus apreciaciones coinciden con las de Lenin: hay que luchar contra la opresión del Estado y no a favor de la ideología nacionalista. Hay que proclamar el derecho al “divorcio” y no la obligación de divorciarse. Corresponde a las nacionalidades demostrar su madurez. No hay nación en sí sino conciencias en formación según diversos grados de exigencia política».

«Ante tales constataciones, ¿cómo sorprenderse de que en 1913 Lenin encargue a Stalin un artículo “teórico” sobre la “nación”, rebatiendo a los “austro-marxistas”? Siempre, según Pipes, es un tópico afirmar que Lenin no quedó muy satisfecho del artículo y hay varios indicios al respecto. Pero se olvida uno: en 1917, Lenin confió a Stalin la “Comisaría de las nacionalidades”» (“Sobre los fundamentos de las estructuras nacionales”, Realitat, num 3 i 4, Barcelona, 1987, pp. 38, 39 y 40).

Y, ejerciendo de comisario del Pueblo de las nacionalidades, Stalin dijo a los socialdemócratas finlandeses en 1917: “Se da plena libertad de determinar su propia vida a los finlandeses al igual que a los otros pueblos de Rusia”. En 1921 Stalin reconoció una amplia autonomía, la restitución de las tierras incautadas por los zares a los campesinos y la “chariah” musulmana a los Pueblos musulmanes del norte del Caúcaso y éstos reciprocamente crearon la República Soviética de los Montañeses que incluía la actual Chechenia (masacrada por el neozarismo capitalista de Eltsin-Putin), Ingushetia, Osetia y otros territorios.

Nos interesa subrayar que los intelectuales progresistas más serios y menos sumisos al totalitarismo burgués consideran que la obra de Stalin El Marxismo y la cuestión nacional es una aportación clásica y, por tanto, de permanente actualidad. Además de los citados Henri Lefebre y Pierre Vilar, dos sociólogos vascos inscritos en la izquierda abertzale han reconocido que “nadie pone en duda la personalidad de Stalin en los asuntos concernientes al problema nacional” y su “reputación como autoridad respetable en dicha materia” Paulo Iztueta, Jokin Apalategi, (El marxismo y la cuestión nacional vasca, Itxaropena, Zarauz, 1977, pp. 41,43,44).

El historiador inglés Eric Hobsbawn (hoy el más prestigioso) reconoce que la obra citada de Stalin “ejerció mucha influencia internacional, no sólo entre los comunistas, sino sobre todo en el mundo dependiente” y estima que la definición que en ella Stalin da de la nación “es problablemente la más conocida” (Naciones y nacionalismo desde 1780, Crítica, Barcelona, 1997, pp. 10 y 13).

La definición en cuestión es esta: “La nación es una comunidad humana, estable, históricamente constituida, de idioma, territorio, vida económica y formación psíquica que se traduce en una comunidad de cultura”.

Existe otra posición de Stalin que nos parece útil en la actualidad. La que se refiere a la necesidad que tiene “el proletariado de las naciones dominantes de prestar un apoyo resuelto y activo al movimiento de liberación nacional de los pueblos oprimidos”. Stalin se pregunta si es necesario apoyar indiscriminadamente a todos. Su respuesta es que sólo a “los que tienden a debilitar y derrocar el imperialismo y no a mantenerlo y consolidarlo” (Principios del leninismo, Ediciones en lenguas extranjeras, Pekín, 1969, p. 75).

Es claro que los movimientos mafiosos y fascistas que han tomado el poder en ex repúblicas socialistas, como por ejemplo los llamados “frentes populares” bálticos de hace 10 años, los integristas procapitalistas en Chechenia y Bosnia, el dictador proOTAN de Georgia Shevarnadze (antiguo dirigente del PCUS en la época de Gorbachov), los neonazis en Croacia, los terroristas a sueldo de la OTAN del antiguo “Ejército de Liberación de Kosovo”, etc. y otros movimientos de extrema derecha como el Vlaams Block flamenco y la Liga del Norte italiana y el archifeudal y oscurantista movimiento del Dalai Lama tibetano, empleado como ariete contra China Popular, no sólo no merecen apoyo sino el rechazo más activo de todos los antiimperialistas y antifascistas. En cambio auténticos movimientos de liberación como el Frente Polisario, el Frente Popular de Liberación de Palestina, el Frente de Liberación Nacional Kanak y Socialista, los patriotas libaneses antisionistas, el movimiento republicano irlandés en sus diversas vertientes, los patriotas comunistas gallegos y catalanes, el movimiento corso, el movimiento revolucionario de liberación de los negros norteamericanos, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, la Revolución Cubana, las masas yugoslavas e irakíes antiimperialistas, los movimientos indígenas y campesinos del Ecuador, los lumumbistas congoleños, el Nuevo Ejército del Pueblo de Filipinas y otros muchos más, merecen un activo apoyo solidario. También hemos observado cómo antiguos movimientos de liberación optan por diversas razones por la vía de la claudicación y el paso a las filas enemigas. Es el caso de alguna antigua guerrilla colombiana (M-19), de la burguesía palestina en torno a Arafat y recientemente el triste caso del PKK y su líder Ocalan. Véase al respecto el clarificador artículo “El doble drama del pueblo kurdo” publicado en Resumen Latinoamericano nº 45, enero-febrero del 2000.

Cuando esto se produce, de manera automática dejan de ser sujetos de solidaridad internacionalista. Lamentamos que, a pesar de la experiencia de estos últimos años, aún no se haya instalado en toda la izquierda abertzale esta simple y clara reflexión, lo que le ha llevado a dar tumbos, a aislarse y a meter la pata a menudo.

D) James Connoly y otros

El marxismo y la cuestión nacional vasca Internazionalismoa

Las luchas de liberación nacional más importantes del siglo XX han sido dirigidas por luchadores inspirados en el marxismo. En Palestina George Habache y Nayef Hawatme, en Sahara Occidental Mohamed Lamine, en Guinea Amilcar Cabral, en Ghana N´Krumah, en Surinam Anton de Kom, Charles Balagne en Guadalupe, Camille Sylvestre en Martinica, en Argelia Houari Boumediene, en Angola Agostinho Neto, en Vietnam Ho Chi Minh y Phan Van Dong, en Mozambique Samora Machel, en Birmania Aun Sang, en Corea Kim Il Sung, en la India Manabendra Roy y tantos y tantos más, conocidos y anónimos. Los Partidos Comunistas luchan activa y militarmente contra la dominación nacional y colonial de los pueblos de Chipre (años 20 y 30), Irak (30), Siria (20 y 30), Sudán (40), Indonesia (20 y 30), Vietnam (de los 30 a los 70), Laos y Kampuchea (años 60 y 70), China (40), India (30 y 40), Malasia (50), Líbano (70) y otros, sin contar las luchas armadas contra la dominación nazi-fascista en la II Guerra Mundial en Europa.

Pero queremos detenernos particularmente en el pensamiento y la lucha de los revolucionarios más cercanos. En Irlanda está la gran figura de James Connoly, el primer marxista que unió la lucha de liberación nacional irlandesa con la lucha por el socialismo. En todos los países donde viven oriundos de Irlanda hay asociaciones fundadas en honor de James Connoly. Luchó contra el desmembramiento de Irlanda. En su trabajo La Reconquista de Irlanda (1914) expuso los métodos usados por la burguesía anglo-irlandesa para evitar la alianza entre los trabajadores protestantes y la población católica castigada y empobrecida. Era partidario de unir al movimiento obrero. Otros trabajos suyos son La clase obrera en la historia de Irlanda (1910) y la biografía del jefe de la insurrección de 1798 Wolfe Tone. El Movimiento Republicano Socialista Irlandés, formado por la organización armada INLA, el Partido Socialista Republicano Irlandés (IRSP) y los prisioneros de guerra socialistas republicanos, se considera heredero de James Connoly. Fue ejecutado por los imperialistas británicos en 1916 tras la insurrección independentista de Pascua en Dublín.

En Córcega destacan dos figuras: Simon Jean Vinciguerra, gran intelectual en lengua corsa y resistente antifascista, miembro del Partido Comunista. Escribió: “Hay que recordar que la lengua francesa nos ha sido impuesta, que es la lengua de los que nos gobiernan... En una lengua está todo el alma y el espíritu de un pueblo. ¡Y nosotros, corsos, somos un Pueblo!”. Y Jean Nicoli. Resistente comunista a la invasión fascista de Córcega. Salvajemente asesinado por los fascistas en agosto de 1943. En la última carta a sus hijos dice “Muero por Córcega y por el Partido”. En la Galiza de nuestros días destaca Mariano Abalo, ex secretario general de la Union do Pobo Galego que rompe con esta organización y con el BNG cuando se impone la línea socialdemócrata y crea el Partido Comunista de Liberación Nacional y la Frente Popular Galega. Ha sido alcalde de Cangas del Morrazo, fiel siempre a la solidaridad internacionalista con la lucha del Pueblo Vasco.

II LA FORMACION DE LA NACION VASCA

Nosotros defendemos la tesis de que la Nación ha forjado su conciencia pasando por tres fases sucesivas y progresivas: la fase fuerista-carlista, que es un momento embrionario y primitivo de la conciencia nacional alienado por la ideología ultrarreaccionaria del carlismo integrista, feudal y archimonárquico; la fase del nacionalismo burgués en la que por primer vez Sabino Arana afirmando “Euskadi es la patria de los vascos” y “no somos ni españoles ni franceses” pone las bases de la conciencia nacional moderna. Rompe parcialmente con la ideología carlista, pero arrastra las adherencias reaccionarias de antiobrerismo, racismo, antimaketismo, integrismo católico, etc. propias de esa ideología; por último, la fase de la conciencia nacional y popular enmarcada en el pensamiento liberador de Marx y Lenin construida por ETA en ruptura con el nacionalismo burgués. Esta es la fase superior y la más democrática, progresista y consecuente.

La Nación vasca no se fundamenta en ninguna bobada racial, como afirmaba Arana, sino en la voluntad política de la mayoría popular. Es a la clase obrera a la que toca asumir un rol decisivo y directivo. Se unen por primera vez la revolución socialista y la liberación nacional, y de manera natural y lógica se acude a los pensadores que han teorizado esta unidad.

Esta evolución no hay que verla de manera dogmática ni mecánica sino dialéctica. Cada fase ha sido necesaria y ha conllevado elementos positivos y negativos y luchas internas entre corrientes y fracciones de clase enfrentadas. No se ha avanzado tampoco de manera lineal sino que, al calor de la lucha de clases, se producen en ocasiones retrocesos. Tampoco este proceso está al margen de la situación internacional sino completamente influido por ésta, para lo bueno y para lo malo. Por ejemplo, Arana hace suyas las teorías sobre la existencia y la superioridad de la “raza” inventadas por el nacionalismo romántico europeo del siglo XIX. El conde francés de Gobineau dice en su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (1853-1855) que “toda civilización es producto de la raza blanca”. Marx le calificó de “caballero de la barbarie”.

En los años 60 los militantes de ETA rompen con el nacionalismo burgués, se acercan a la clase obrera revolucionaria, descubren a sus grandes pensadores y los hacen suyos. Asumen la táctica de los 4 frentes planteada por el comunista vietnamita Truong Chin: el frente militar, frente cultural, frente obrero y frente político. Asumen los planteamientos de Mao, de Lenin y de Marx, mientras los nacionalistas pequeñoburgueses de la primera generación abandonan la organización en disconformidad con la adopción del marxismo. Tal es el caso de Txillardegi que abandonó ETA en 1967 y que en el 2000 sigue insistiendo en su viejo anticomunismo con olor a naftalina, con las espaldas cubiertas por el avance de las fuerzas contrarrevolucionarias a nivel mundial. La pequeña burguesía es derrotada y ETA renace como gran vanguardia revolucionaria de todo el Pueblo cuando asume el MARXISMO-LENINISMO en la segunda parte de la V Asamblea en 1966. Así lo escriben los presos en la cárcel de Burgos en su manifiesto de 1970:

“ETA quedó definida en la V Asamblea, sin cortapisas de ningún tipo, como organización socialista. Tampoco cabe ningún género de dudas en cuanto al tipo de socialismo que definimos: ni humanista ni reformista ni nada por el estilo: marxista-leninista. Al quedar definida como organización socialista, quedaba rechazado que ETA fuese un frente nacional, a no ser que lo que constituyésemos fuese un frente nacional socialista, cosa de por sí absurda... El programa político de los marxistas-leninistas no es una técnica para captar incautos, sino la expresión fiel de los intereses de clase del proletariado”.

El chovinismo estrecho es sustituido por el internacionalismo proletario: “El Pueblo Vasco es solidario con los pueblos español y francés en su enfrentamiento con esta oligarquía opresora”. La clase que asume la lucha nacional es el proletariado arrebatándole la dirección a la burguesía: “Durante mas de medio siglo el nacionalismo vasco ha sido dirigido por la burguesía. Después, con la consolidación del poder monopolista en el Estado español sobre todo, las contradicciones se agudizan y el nacionalismo vasco deviene revolucionario. A partir de este momento la burguesía nacional empieza a ser desplazada por el proletariado”. La V Asamblea reconoce que “la clase obrera es la clase más revolucionaria y la que debe dirigir, por tanto, la Revolución Vasca”. Todas estas citas están tomadas del libro de Iztueta y Apalategi ya citado.

Esta Revolución tiene como objetivo construir el socialismo y la sociedad sin clases. El filósofo francés Jean Paul Sartre reconoce en su prólogo al libro de Giselle Halimi Le procés de Burgos en 1970 que la mayoría de los dirigentes de ETA “parecen marxistas-leninistas”. (“El documento de Burgos”, Punto y Hora, 172, abril 1980).

Estas definiciones son de una importancia trascendental para la constitución de una conciencia nacional democrático-revolucionaria y consideramos fundamental que el MLNV las reasuma en su integridad. Todo nuestro homenaje militante a los compañeros que llevaron la lucha a este nivel: Jokin Gorostidi, Itziar Aizpurua, Txutxo Abrisketa, Goio López Irasuegi (fallecido tras su útima lucha contra los liquidadores de EE), Arantza Arruti y el resto de los procesados en Burgos en 1970 (a excepción de los socialdemócratas traidores), los hermanos Enbeita, Madariaga, Xabier Bareño, Beltza, Mikel Etxeberria, Txomin Ziluaga, los hermanos Etxebarrieta desgraciadamente fallecidos y tantos más.

El precedente y la primera piedra de la concepción democrática y revolucionaria de la Nación Vasca fue la posición que asumieron los comunistas vascos de la Federación Vasco Navarra del Partido Comunista de España que en 1935 crearon el Partido Comunista de Euskadi. Posición fundamentada en el marxismo-leninismo y en la crítica que realizó la Internacional Comunista (I.C.) en 1931 al PCE para que abandonase la línea antileninista, españolista y de negación del derecho de autodeterminación que venía siguiendo:

“La situación presente, en la cual la lucha nacional de Cataluña, Vasconia y Galicia se ha convertido en uno de los factores más importantes del desarrollo de la revolución democrática española, crea el deber al Partido de operar un viraje serio en su política nacional... el Partido debe propagar por todo el país el derecho de Cataluña, Vasconia y Galicia a disponer de ellas mismas hasta la separación. Debe defender este derecho con gran energía ante los obreros de España, para destruir su mentalidad hostil al nacionalismo catalán, vasco y gallego. En Cataluña, Vasconia y Galicia, los comunistas deben hacer comprender a los obreros y campesinos la necesidad de su estrecha unión con los obreros y campesinos revolucionarios de España para llevar con éxito la lucha contra el imperialismo español, desenmascarar las vacilaciones de los nacionalistas, llamando a las masas a usar libremente de manera absoluta de su derecho de disponer de ellas mismas hasta la separación...”.

Esta política significaba romper la influencia que ejercía la equivocada línea antivasca del PSOE que contribuía a dividir al proletariado vasco y significó que por primera vez sectores proletarios encabezasen la lucha nacional. Política que se refleja en estas palabras de 1934:

“El comité regional de la Federación Comunista Vasco-Navarra partiendo del hecho riguroso de la existencia del movimiento nacional-revolucionario de Euskadi y de los anhelos, hondamente sentidos, de emancipación y liberación nacional de las masas populares vascas, en estrecha inteligencia con nuestro Partido Comunista de la nación opresora y nuestra gloriosa I.C., hace público ante las masa oprimidas de España, Catalunya, Galitzia, Euskadi y Marruecos, el propósito firme de ir a la creación del Partido Comunista vasco” que “aspira a ser la vanguardia consciente, activa, organizada y combatiente del proletariado revolucionario vasco. Y sólo el proletariado revolucionario vasco, dirigido por su Partido Comunista, arrastrando en pos suya a todos los obreros, a todos los campesinos laboriosos, a todos los explotados y oprimidos de Euskadi, impulsará hasta su triunfo la liberación nacional y social vasca del vasallaje y opresión del imperialismo español”. (“Hacia la creación del Partido Comunista Vasco”, Euskadi Roja, nº 54, 31 marzo 1934).

La cumbre organizativa y militante la representó el dirigente comunista Jesús Larrañaga Txurruka “Goiherri” y todo el PC de Euskadi que convirtieron a este partido en el más bravo defensor de Euskal Herria en los campos de batalla de 1936 a 1939. La derrota militar, su asesinato a manos del franquismo y la desaparición de la I.C. que tan sana tarea de vigilancia leninista ejercía, permitió a la dirección del PC de España con Carrillo al frente liquidar la línea leninista y volver a basarse en el españolismo divisor de la clase obrera. Este vacío lo llenará desde finales de los 60 la nueva vanguardia de la Revolución Vasca: Euskadi ta Askatasuna (ETA). Nosotros nos reconocemos como modestos pero firmes continuadores de la línea marxista-leninista de Goiherri y del Partido Comunista de Euskadi de 1935 a 1937 y de la línea marxista-leninista de ETA y de la izquierda abertzale y revolucionaria.

La concepción m-l de ETA le permite entender la relación entre las diversas clases sociales de Euskal Herria, extender su trabajo entre la clase obrera hasta dar lugar a la creación del sindicato LAB (que en este año del 2000 cumple felices 25 años de lucha), comprender la nueva táctica empleada por la oligarquía tras la muerte de Franco, utilizar la lucha armada no para sustituir la lucha de masas como le acusaban los trotskistas, sino para impulsarla, activarla y protegerla, golpear al aparato de represión con exactitud y hacer en definitiva de la Nación Vasca una trinchera de combate de las ideas más progresistas y más democráticas. Son enormes aciertos suyos la creación de nuevos partidos obreros abertzales como LAIA y HASI, la creación de una amplia Unidad Popular en torno a la “Mesa de Alsasua”, el rechazo activo a la constitución española, la crítica consecuente de la claudicación de la izquierda española del PSOE-PCE, el nacimiento de un periódico de masas y la eliminación del grupo socialdemócrata que se había hecho fuerte en él, la lucha consecuente contra la oligarquía financiera en todos los frentes, la práctica activa del internacionalismo proletario con otras naciones sin estado europeas y movimientos de liberación del tercer mundo. La elaboración teórica de la izquierda abertzale plantea el carácter de la futura revolución socialista vasca y la necesidad de la organización:

“La revolución socialista, por su carácter intrínseco, exige la participación activa y consciente de la mayoría de los oprimidos. La toma del poder y la desaparición paulatina del estado no puede ser realizada por una minoría consciente y radicalizada, sino que sólo puede ser obra del proletariado junto con las capas populares oprimidas... Negar la necesidad del partido, significa desarmar a la clase obrera del instrumento indispensable de su liberación y abandonarla a la suerte de la ideología burguesa”. (“El partido revolucionario”, Lantzen, LAIAren aldizkari, 1978).

La izquierda abertzale es el punto de convergencia natural de muchos militantes comunistas, marxistas y progresistas no dispuestos a claudicar ante las maniobras del enemigo de clase: la Organización Comunista de Euskadi (Bandera Roja)-OCE-BR se integra en HASI, LAB y ETA y su responsable político, Carlos Lucio, ofrece su vida en el combate armado; intelectuales del Estado como Alfonso Sastre, Eva Forest, José Bergamín, Justo de la Cueva, De la Mata, etc. fijan su residencia en Euskadi; ex militantes de ORT, PTE, AC, PCE, PCE VIII-IX, PCT, MC, LCR, y otras organizaciones comunistas se integran en el MLNV; veteranos del PSOE como Miguel de Amilibia, diputado socialista del Frente Popular y presidente de la Junta de Defensa de Gipuzkoa en la guerra hacen lo mismo. Además de antiguos jelkides de derecha que como Telesforo de Monzón viven una nueva juventud abertzale y popular en las filas del MLNV.

Queremos subrayar también la importancia del hecho que comunistas hayan ejercido funciones de dirección del MLNV en los años 70 y 80. Nos parece indiscutible la importancia central de un cuadro comunista de alto nivel como Jose Miguel Beñaran “Argala” en el diseño de la política de ETA y del MLNV tanto en contra de la última fase de la dictadura fascista como de la instalación del régimen de dominación monarco-liberal. No se comprende el surgimiento de dirigentes de esa calidad política sin la acumulación revolucionaria de ETA y de todo el Pueblo desde décadas anteriores. No nos cansaremos en señalar en Argala las virtudes de un auténtico militante comunista vasco del siglo XXI, servidor del Pueblo y de la clase obrera y portador de una nueva moral, la marxista-leninista.

El marxismo y la cuestión nacional vasca Argala

No nos parece casual que la dirección represiva del estado capitalista español, el servicio secreto militar, haya asesinado a los dos dirigentes que han ejercido un rol más destacado en la orientación revolucionaria del MLNV: Argala y Santi Brouard. La actividad política del partido HASI (Herriko Alderdi Sozialista Iraultzailea) hasta su III Congreso en los años 80 supone otro momento excepcional en la organización de la Unidad Popular-Herri Batasuna, en la combinación acertada de las luchas institucional y de masas y en la construcción de una conciencia nacional democrática e internacionalista. Su presidente Santi Brouard afirma que “la lucha es nuestra principal arma hacia la conquista de la Independencia y el Socialismo en Euskadi". Santi Brouard: “Lucha y organización, la clave de la victoría”, Punto y Hora , nº 321, 1983.

La liquidación de este partido, a finales de 1987, nos parece un episodio funesto para la lucha nacional y social de Euskal Herria, cuyos autores y responsables (no los simples ejecutantes) aún le deben a nuestro Pueblo una explicación honesta y transparente. Nuestra hipótesis es que se produjo una alianza de las fuerzas pequeñoburguesas no dispuestas a aceptar la hegemonía comunista conseguida a pulso por el trabajo esforzado de los militantes de HASI y otros revolucionarios del MLNV. Si nos equivocamos rectificaremos muy a gusto ante la explicación razonada que demandamos.

La liquidación de HASI coincide con el desmoronamiento del campo socialista nucleado en torno a la URSS y esto permite aflorar a la corriente pequeñoburguesa socialdemócrata y anticomunista que se ha mantenido agazapada y a la espera de su momento en el MLNV. Un caso escandaloso, y que aún ejerce cierta influencia es el de Txillardegi.

Cuando en agosto de 1991 la Mesa Nacional de HB se niega a condenar el intento de restablecer el orden soviético por una parte de la burocracia que quiere evitar la contrarrevolución que ha llevado a la ex URSS al caos absoluto, a la guerra civil y al pillaje por una banda de criminales sin escrúpulos capitaneados por Eltsin, Txillardegi publica en Enbata “Fallait-il condamner le putsch?” (Txillardegi, Enbata, nº 1190, 29 août 1991, Baiona), un texto atacando al órgano al que pertenece y elogiando al criminal Boris Eltsin:

“Si existe alguien que ha mostrado sensibilidad efectiva frente a los problemas nacionales ese es Eltsin. En lo relativo al putch, es él quien ha hecho rapidamente frente a los conspiradores... Eltsin es un antiguo dirigente de alto nivel del PCUS: y conoce mejor que los izquierdistas occidentales de salón lo que el sistema comunista ha dado”.

Frente a la mesa de HB, que propone la vuelta a los ideales de 1917, “aplastados por Gorbachev y Eltsin” este demagogo dice que “es falso... Condenémos el putch sin reservas” y demanda una izquierda “humanista, no-burocrática, no-estalinista, pluralista”.

Bajo la bandera del antistalinismo apoya a Eltsin en agosto de 1991, que se dispone a lanzarse sobre el estado soviético para hundirlo y saquearlo, arruinar a la población, cañonear el parlamento ruso, destruir Chechenia y hacer renacer el viejo zarismo. El anticomunista Txillardegi es cómplice político del bandido Eltsin.

Este discurso envenena a un sector de la izquierda abertzale que abandona toda referencia al socialismo y al marxismo y se aferra a una concepción maximalista de la independencia, desprovista del contenido revolucionario que ETA le imprime desde finales de los 60.

En consonancia con estos tiempos de contrarrevolución, JARRAI abandona a comienzos de los 90 el marxismo en los programas de formación de los militantes y Egin adopta una línea cada vez mas anticomunista. El internacionalismo solidario en las relaciones exteriores es sustituido por el apoyo a procesos contrarrevolucionarios que desintegran estados socialistas federales y favorecen la neocolonización occidental. El pragmatismo neosocialdemócrata no conduce a la lucha nacional y social de Euskadi a ninguna parte y confunde a la militancia. Nos corta de nuestros aliados naturales que son los auténticos movimientos de liberación nacional, los sectores democráticos y revolucionarios y los regímenes progresistas.

Nosotros estamos por recuperar la línea histórica del MLNV, que une indisociablemente liberación nacional y social con el horizonte puesto en la constitución de una República popular de de Euskal-Herria. Hoy como ayer la alternativa más razonable y mas democrática es INDEPENDENTZIA TA SOZIALISMOA.

GORA EUSKAL-HERRIA ASKATUTA
GORA EUSKAL-HERRIA SOZIALISTA
GORA MARXISMO-LENINISMOA

El marxismo y la cuestión nacional vasca Workers

BIBLIOGRAFIA

PENSADORES MARXISTAS EN GENERAL.

* MARX-ENGELS: Manifiesto del Partido Comunista
* LENIN, Sobre el derecho de las naciones a la autodeterminación, Progreso, Moscú, 1975
* LENIN, Notas críticas sobre el problema nacional, Progreso, Moscú, 1979
* STALIN, El marxismo y la cuestión nacional, Anagrama, Barcelona, 1977
* Clásicos marxistas varios, El marxismo y la cuestión nacional, Avance, Barcelona, 1976
* JORGE DIMITROV, “Informe ante el VII Congreso de la Internacional Comunista”, Realitat, nº 3 i 4, Barcelona, 1987
* HENRI LEFEBRE, Le nationalisme contre les nations, Meridiens-Klincksieck, París, 1988
* RALPH FOX, Marx, Engels y Lenin sobre Irlanda, Vanguardia Obrera, Madrid, 1985
* PIERRE VILAR, “Sobre los fundamentos de las estructuras nacionales”, Realitat, nº 3 i 4, Barcelona, 1987
* PIERRE VILAR, “Historia, nación y nacionalismo” y dos textos más, Sediciones nº 9, Hiru, Hondarribia, 1998
* ERIC HOBSBAWN, Naciones y nacionalismo desde 1780, Crítica, Barcelona, 1997
* JAMES CONNOLY, Socialism and nationalism, Dublín, 1978, Ed. Fleet Street

SOBRE LA CUESTION NACIONAL VASCA.

* BELTZA, Nacionalismo vasco y clases sociales, Txertoa, Donostia, 1976
* BELTZA, Del carlismo al Nacionalismo burgués, Txertoa, Donostia, 197
* K. DE ZUNBELTZ, “Hacia una estrategia revolucionaria vasca”, Iraultza nº 1, Bruselas, 1968
* PAULO IZTUETA-JOKIN APALATEGI, Marxismo eta Nazional arazoa Euskal Herrian, Elkar, Bayonne, 1974
* JOKIN APALATEGI, Los vascos de la nacion al estado, Elkar, 1979, Zarauz
* JOXE AZURMENDI, Los españoles y los euskaldunes, Hiru, Hondarribia, 1995


http://www.45-rpm.net/antiguo/palante/mlvasco.htm
Euskal Gorriak
Euskal Gorriak
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 584
Reputación : 857
Fecha de inscripción : 19/04/2010

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Euskal Gorriak el Miér Abr 27, 2011 12:13 am

se nota que antes habia comunistas en ese grupusculo troskista y traidor que es hoy ehk, muy por encima de los pateticos comunicados de hoy en dia...
Danko
Danko
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1697
Reputación : 1823
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 40
Localización : Barcelona

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Danko el Mar Ene 24, 2012 10:18 pm

Un gran texto, que considero de obligada lectura para todos aquellos "comunistas" del Estado Español que bajo el manto del Internacionalismo Proletario, esconden su solapado españolismo y su desprecio a los movimientos socialistas de liberación nacional que se dan dentro del Estado.


Ello me recuerda a aquel espisodio que Argala menciona en su autobiografía política cuando dice:


"Mis posteriores relaciones, como representante de E.T.A., con representantes de diversos partidos obreros revolucionarios españoles, no sirvieron sino para confirmar esta visión. Dichos partidos no entendían la cuestión vasca sino como un problema, un problema molesto que conviene hacer desaparecer. Siempre me pareció ver que la unidad de "España" era para ellos tan sagrada como para la burguesía española. Jamás llegaban a entender que el carácter nacional que adoptaba la lucha de clases en Euskadi fuese un factor revolucionario; por el contrario, no era para ellos sino una nota discordante en el proceso revolucionario español que aspiraban orquestar".
Habeas_Corpus
Habeas_Corpus
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2019
Reputación : 2066
Fecha de inscripción : 30/11/2011
Localización : Euskal Herria

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Habeas_Corpus el Miér Ene 25, 2012 9:24 am

Yo creo que el problema de esa gente, es su avance ideológico y que cada caso no es igual. No es lo mismo Galiza que Euskal Herria.
Plaza
Plaza
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 473
Reputación : 720
Fecha de inscripción : 05/12/2009
Edad : 29
Localización : Barcelona (igualada)

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Plaza el Miér Ene 25, 2012 9:55 am

lo leeré con calma mas adelante...grácias camarada habeas..
comissom da estaca
comissom da estaca
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 123
Reputación : 132
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Localización : Galiza

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por comissom da estaca el Miér Ene 25, 2012 12:03 pm

Habeas_Corpus escribió:Yo creo que el problema de esa gente, es su avance ideológico y que cada caso no es igual. No es lo mismo Galiza que Euskal Herria.

No entiendo lo que quieres decir. ¿Podrías ser más claro? Porque que cada caso es diferente no es algo que tú vayas a descubrir a estas alturas. ¿Entonces?
AskeTaLibre
AskeTaLibre
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 555
Reputación : 567
Fecha de inscripción : 27/10/2011
Localización : Euskal Herria

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por AskeTaLibre el Miér Ene 25, 2012 12:38 pm

Magnifico documento. Muy interesante la lectura, que desde luego hay que hacerla detenidamente.
Eskerrik asko.
Habeas_Corpus
Habeas_Corpus
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2019
Reputación : 2066
Fecha de inscripción : 30/11/2011
Localización : Euskal Herria

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Habeas_Corpus el Miér Ene 25, 2012 3:11 pm

Plaza escribió:lo leeré con calma mas adelante...grácias camarada habeas..

No, dale las gracias a Ekintza
Habeas_Corpus
Habeas_Corpus
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2019
Reputación : 2066
Fecha de inscripción : 30/11/2011
Localización : Euskal Herria

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Habeas_Corpus el Miér Ene 25, 2012 3:14 pm

comissom da estaca escribió:
Habeas_Corpus escribió:Yo creo que el problema de esa gente, es su avance ideológico y que cada caso no es igual. No es lo mismo Galiza que Euskal Herria.

No entiendo lo que quieres decir. ¿Podrías ser más claro? Porque que cada caso es diferente no es algo que tú vayas a descubrir a estas alturas. ¿Entonces?

Que el que es comunista y encima de si tiene un halo españolista, es porque no ha llegado a evolucionar el tema de la cuetsión nacional o no lo tiene interiorizado.
Danko
Danko
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1697
Reputación : 1823
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 40
Localización : Barcelona

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Danko el Miér Ene 25, 2012 5:26 pm

Con respecto al tema de los comunistas españolistas, recomiendo el trabajo del pensador marxista vasco Iñaki Gil de San Vicente, titulado "El nacionalismo imperialista del PC de España" (Crítica de una historia de dominación)en el cual demuestra que el PCE fue y sigue siendo esencialmente españolista.


Es incompatible, declararse "comunista" y al mismo tiempo aceptar y legitimar un producto caciquil y burgués como es y ha sido el Estado Español, y aún menos querer prolongarlo en un futuro e hipotético "Estado Español Socialista". Todo españolismo es imperialismo.
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por NG el Sáb Abr 07, 2012 5:16 pm

Siempre me ha parecido un gran texto para entender mejor el nacionalismo y a Euskal Herria que tenía guardado,
y que casualmente encontré en este gran foro... Smile
Euskal Gorriak
Euskal Gorriak
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 584
Reputación : 857
Fecha de inscripción : 19/04/2010

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Euskal Gorriak el Lun Abr 09, 2012 8:37 pm

porque mezclais entre tanto texto bueno al tio gilito, famoso por su nazional-troskismo vasco y su beligerancia anti stalinista???
Estadulho
Estadulho
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1071
Reputación : 1330
Fecha de inscripción : 23/09/2009

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Estadulho el Mar Abr 10, 2012 1:38 am

Aun me duele la quijada del jartón a reír que me he pegado.
No voy a rebatir nada porque sé que a criaturitas como vosotros se os saltan los puntos con facilidad.

Pero solo os dejo esto:
«La división de España en estados federales, con administración independiente, equivaldría a la reaccionaria destrucción de la unidad nacional».
Marx y Engels. «Escritos sobre España" Pag.243.
¡Unos chungos españolistas es lo que eran estos!
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por NG el Mar Abr 10, 2012 2:18 am

Estadulho escribió:Aun me duele la quijada del jartón a reír que me he pegado.
No voy a rebatir nada porque sé que a criaturitas como vosotros se os saltan los puntos con facilidad.

Pero solo os dejo esto:
«La división de España en estados federales, con administración independiente, equivaldría a la reaccionaria destrucción de la unidad nacional».
Marx y Engels. «Escritos sobre España" Pag.243.
¡Unos chungos españolistas es lo que eran estos!
Bien, ¿has estudiado algo de Stalin sobre su repulsa a la federación?
y como supongo que sabrás tanto él como Lenin fueron uno de los varios artífices de la fundación de la URSS,
una federación, por lo tanto o te quedaste en los postulados del siglo XIX y consideras ese Leninismo como ilegítimo
del Marxismo o no conoces mucho porque precisamente se estableció la federación en Rusia que por cierto es de cajón...

espero que el comentario haya sido coña simplemente, por lo retiro todo lo de arriba...
Tovaritx
Tovaritx
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1994
Reputación : 2408
Fecha de inscripción : 10/06/2010

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Tovaritx el Mar Abr 10, 2012 2:36 am

Un buen texto elaborado sobre todo por el camarada Egido.

NG ¿qué andas discutiendo con foreros nacionalistas?
Estadulho
Estadulho
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1071
Reputación : 1330
Fecha de inscripción : 23/09/2009

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Estadulho el Jue Abr 12, 2012 10:42 pm

NG escribió:
Estadulho escribió:Aun me duele la quijada del jartón a reír que me he pegado.
No voy a rebatir nada porque sé que a criaturitas como vosotros se os saltan los puntos con facilidad.

Pero solo os dejo esto:
«La división de España en estados federales, con administración independiente, equivaldría a la reaccionaria destrucción de la unidad nacional».
Marx y Engels. «Escritos sobre España" Pag.243.
¡Unos chungos españolistas es lo que eran estos!
Bien, ¿has estudiado algo de Stalin sobre su repulsa a la federación?
y como supongo que sabrás tanto él como Lenin fueron uno de los varios artífices de la fundación de la URSS,
una federación, por lo tanto o te quedaste en los postulados del siglo XIX y consideras ese Leninismo como ilegítimo
del Marxismo o no conoces mucho porque precisamente se estableció la federación en Rusia que por cierto es de cajón...

espero que el comentario haya sido coña simplemente, por lo retiro todo lo de arriba...

Tiene razón el bueno de Toby, no vale la pena discutir conmigo. Pero como me ha impresionado eso de que sabes que Stalin y Lenin fueron varios de los artífices de la URSS, te voy a regalar la opinión del uno sobre el otro:

«Engels, como Marx, defiende, desde el punto de vista del proletariado y de la revolución proletaria, el centralismo democrático, la república única e indivisible. Considera la república federativa, bien como excepción y como obstáculo para el desarrollo, bien como transición de la monarquía a la república centralista, como un progreso, en determinadas circunstancias especiales. Y entre estas circunstancias especiales se destaca la cuestión nacional. En Engels, como en Marx, a pesar de su crítica implacable del carácter reaccionario de los pequeños Estados y del encubrimiento de este carácter reaccionario por la cuestión nacional en determinados casos concretos, no se encuentra en ninguna de sus obras ni rastro de tendencia a eludir la cuestión nacional, tendencia de que suelen pecar frecuentemente los marxistas holandeses y polacos al partir de la lucha legítima contra el nacionalismo filisteamente estrecho de sus pequeños Estados. [...] no hay ni rastro de renuncia a la crítica de los defectos de la república federativa ni a la propaganda y a la lucha más decidida en pro de la república unitaria, centralista-democrática. Pero Engels no concibe en modo alguno el centralismo democrático en el sentido burocrático con que emplean éste concepto los ideólogos burgueses y pequeñoburgueses, incluyendo entre éstos a los anarquistas. Para Engels, el centralismo no excluye, ni mucho menos, esa amplia autonomía local que, en la defensa voluntaria de la unidad del Estado por las comunas y las regiones, elimina en absoluto todo burocratismo y toda manía de ordenar desde arriba.»

Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, «El Estado y la Revolución»

Alianza Editorial, Madrid 2006, páginas 120-121.

El imperio que dio paso a la flamante URSS, no era un país al que articular como una federación, era una extensión enorme que abarcaba muchos países, naciones, nacionalidades, etc., que hubo que articular como buenamente se pudo; una federación, ni siquiera una confederación como algunos proponen para una cagarruta en el mapa como es España.
Cuando Stalin repulsa la federación es precisamente cuando esa federación la proponen el "coco" del Bund o nacionalidades del caucaso que él consideraba de entidad insuficiente para conformarla, por lo que proponía la federación de unidades territoriales más definidas como Ucrania, Polonia..., o la de entidades regionales que abarcaran todos los restos nacionales del caucaso en una sola federación. Es decir, siempre tendente a "centralizar" y cohesionar, como buen marxista que era.
Pero lo gracioso es que el titulo del hilo es El marxismo y la cuestión nacional vasca, cuando la única alusión que hicieron sobre los vascos fue demoledora, si, aquella sobre la cuestión carlista que no voy a repetir porque la verdad es que es fea, fea.
Y Lenin fue sin duda un fiel seguidor de los postulados marxistas, otra cosa es que no lo hayas leído (ni a Stalin tampoco).
Tovaritx
Tovaritx
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1994
Reputación : 2408
Fecha de inscripción : 10/06/2010

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Tovaritx el Jue Abr 12, 2012 11:37 pm

Una cuestión carlista de hace siglo y pico. También Marx tiene unas afirmaciones bastante feas, feas sobre los rusos o los serbios y croatas, y mira por donde, esos países construyeron el socialismo.

¿A tí lo del eslabón débil y tal, como que no te suena, no?
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por NG el Vie Abr 13, 2012 1:22 am

Para Estadulho


Es que parece macho que todavía no entiendes, que tanto Lenin como Stalin
como te he dicho mantenían una actitud de repulsa hacía la federación, cosa que
podemos ver en sus escritos, no hace falta irse a tu libro que es del 1917, en Lenin
mismamente se ve en una cita del 1913:

Nosotros [decía Lenin en aquella carta] estamos, indudablemente, por el centralismo democrático. Somos contrarios a la federación... Estamos, en principio, contra la federación, que debilita los vínculos económicos y es una forma inservible para lo que es un solo Estado. ¿Quieres separarte? Bien, vete al infierno, si puedes romper los vínculos económicos, o, mejor dicho, si la opresión y los rozamientos originados por la «convivencia» son tales que corroen y destruyen los lazos económicos. ¿No quieres separarte? Entonces, perdona, pero no resuelvas por mí, no pienses que tienes «derecho» a la federación» (v.t. XVII, pág. 90).

Bien, también puedo sacarte citas de Stalin de su trabajo: "Contra el Federalismo" (1913)
en el que ataca la creación de una República Federativa para Rusia, usando desde textos
de Lenin (precisamente el que tú pusiste) hasta ejemplos de países actuales o ya extintos,
pero si lees ese pasaje veras tú mismo, que en las anotaciones de ese mismo libro que hizo
Stalin en 1924, explica como el PCUS en general y tanto él como Lenin evolucionaron
en la idea y concepto de Federación para la URSS como algo positivo, en fin, te cito
y acabamos antes:

En el libro de Lenin El Estado y la revolución (agosto de 1917), el Partido, en la persona de Lenin, da el primer paso serio hacia el reconocimiento de la admisibilidad de la federación como forma transitoria «hacia una república centralizada», aunque acompañando este reconocimiento de varias reservas substanciales.


Engels, como Marx [dice Lenin en este libro], defiende, desde el punto de vista del proletariado y de la revolución proletaria, el centralismo democrático,
la república única e indivisa. Considera la república federativa, bien como excepción y
como obstáculo para el desarrollo, o bien como transición de la monarquía a la república centralizada,
como «un paso adelante» en determinadas circunstancias especiales.

Y entre esas circunstancias especiales se destaca la cuestión nacional...
Hasta en Inglaterra, donde las condiciones geográficas,
la comunidad de idioma y la historia de muchos siglos parece que debían haber «liquidado»
la cuestión nacional en las distintas pequeñas divisiones territoriales del país,
incluso aquí tiene en cuenta Engels el hecho evidente de que la cuestión nacional
no ha sido superada aún, razón por la cual reconoce que la
república federativa representa «un paso adelante».

Se sobreentiende que en esto no hay ni sombra de renuncia a la crítica de los defectos de la república federativa,
ni a la propaganda, ni a la lucha más decididas en pro de una república unitaria, de una república democrática centralizada. (v. t. XXI, pág. 419.)

(Como ves el mismo Stalin y no yo, justifica y explica la evolución tomada
por Lenin y por él mismo... como te anticipe desde mi primer mensaje...)


Sólo después de la Revolución de Octubre adopta el Partido, firme y definitivamente,
el punto de vista de la federación como forma de Estado, presentándola como su propio
plan para la estructuración estatal de las Repúblicas Soviéticas durante el período de transición.

Este punto de vista fue expresado por primera vez en enero de 1918, en la conocida «Declaración de los derechos del pueblo trabajador y explotado», escrita por Lenin y aprobada por el Comité Central del Partido. En esta declaración se dice: «La República Soviética de Rusia se instituye sobre la base de la unión libre de naciones libres, como Federación de Repúblicas Soviéticas nacionales» (v. t. XXII, pág. 174).

Este punto de vista fue aprobado oficialmente por el Partido en su VII[ Congreso (1919).NOTA 1_7 Es conocido que en este Congreso se aprobó el programa del Partido Comunista de Rusia. En este programa se dice: «Como una de las formas transitorias hacia la unidad completa,
el Partido proclama la unión federal de los Estados organizados
según el tipo soviético» (v. el «Programa del Partido comunista de Rusia»).

Tal es el camino recorrido por el Partido desde la negación de la federación hasta su reconocimiento como «forma de transición a la unidad completa entre los trabajadores de las diversas naciones»
(v. las «Tesis sobre la cuestión nacional»,NOTA 1_8 aprobadas en el II Congreso de la Internacional Comunista).

Esta evolución del punto de vista de nuestro Partido en cuanto a la federación estatal
obedece a tres causas.


Primera causa: al estallar la Revolución de Octubre, muchas nacionalidades de Rusia se encontraban, de hecho, completamente separadas y aisladas unas de otras, y por ello la federación resultó ser un paso adelante para acercar, para unir a las aisladas masas trabajadoras de esas nacionalidades.

Segunda causa: las formas mismas de federación que se perfilaron en el proceso de la construcción del régimen soviético no resultaron ser, ni mucho menos, tan contradictorias a los objetivos del acercamiento económico de las masas trabajadoras de las nacionalidades de Rusia como lo pareciera en un principio; más aún, resultó que no contradecían en absoluto a estos objetivos, como lo ha demostrado posteriormente la práctica.

Tercera causa: el peso específico del movimiento nacional resultó ser mucho mayor y el camino hacia la unión de las naciones mucho más complejo de lo que pareciera antes, en el período anterior a la guerra o en el período precedente a la Revolución de Octubre.

Para Tovarich

No entiendo bien que querías decir con esa frase misteriosa...
si puedes ir al grano para que te entienda mi querido Toquerista....
Tovaritx
Tovaritx
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1994
Reputación : 2408
Fecha de inscripción : 10/06/2010

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Tovaritx el Vie Abr 13, 2012 1:52 am

El imperio que dio paso a la flamante URSS, no era un país al que articular como una federación, era una extensión enorme que abarcaba muchos países, naciones, nacionalidades, etc., que hubo que articular como buenamente se pudo; una federación, ni siquiera una confederación como algunos proponen para una cagarruta en el mapa como es España.

Otra cosa... ¿en ese "algunos" meteras a unos que yo me sé que piden la "república Popular y Federativa", no?
Danko
Danko
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 1697
Reputación : 1823
Fecha de inscripción : 25/12/2011
Edad : 40
Localización : Barcelona

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Danko el Vie Abr 13, 2012 9:42 am

Aprovechando el tema planteado en este hilo, posteo un extracto de la citada obra de Stalin Contra la Federación, en el que se especifica que si bien la federación puede constituir un paso transitorio hacia la unión de regiones unidas bajo el principio del centralismo democrático, señala que el concepto de federación no sólo no resulve la cuestión nacional, sino que la agrava:



En el núm. 5 de Dielo NarodaNOTA 1_2 ha aparecido un articulillo titulado «Rusia, unión de regiones». En él se recomienda ni más ni menos que la conversión de Rusia en una «unión de regiones», en un «Estado federal».

Escuchad:


Que el Estado federal de Rusia acepte de las distintas regiones (Ucrania, Georgia, Siberia, Turkestán, etc.) los atributos de la soberanía... Pero que garantice a las distintas regiones su soberanía interna. Que la futura Asamblea Constituyente establezca una Unión de Regiones de Rusia.



El autor del articulillo (Ios. Okúlich) explica esto de la manera siguiente:


Que haya un ejército ruso único, una moneda única, una política exterior única, un único tribunal supremo. Pero que las distintas regiones del Estado único sean libres para organizar independientemente su nueva vida. Si ya en 1776 los norteamericanos... crearon por un tratado de unión los «Estados Unidos», ¿por qué nosotros no hemos de poder crear, en 1917, una sólida unión de regiones?.



Así habla Dielo Naroda.

No se puede negar que el articulillo tiene muchas cosas interesantes y que, en todo caso, es original. También despierta interés lo enfático del tono, su estilo de «manifiesto», por decirlo así (¡«que haya», «que sean»!).

Con todo y con eso, debemos señalar que, en general, se trata de una extraña aberración, basada en una actitud más que frívola respecto a hechos de la historia del régimen estatal de los Estados Unidos de América del Norte (así como de Suiza y el Canadá).

¿Qué nos dice esa historia?

En 1776 los Estados Unidos no constituían una federación, sino una confederación de colonias o Estados hasta entonces independientes. Es decir, eran colonias independientes; pero luego, para defender sus intereses comunes, sobre todo contra los enemigos exteriores, las colonias concertaron entre sí una alianza (confederación), sin dejar, por ello, de ser entidades estatales plenamente independientes.

En los años 60 del siglo XIX se operó un viraje radical en la vida política del país: los Estados del Norte exigieron un acercamiento político más estrecho entre los Estados, en oposición a los Estados del Sur, que protestaban contra el «centralismo» y luchaban por el viejo orden de cosas. Estalló la «guerra civil», en la que vencieron los Estados del Norte. En Norteamérica se estableció una federación, es decir, una unión de Estados soberanos, que compartían el Poder con el gobierno federal (central). Pero ese sistema no duró mucho.

La federación resultó ser tan transitoria como la confederación. La lucha entre los Estados y el gobierno central no cesaba, y la dualidad de poderes se hizo intolerable, por lo que en el curso de su evolución los Estados Unidos se convirtieron, de federación, en Estado unitario, con normas constitucionales únicas y con una autonomía limitada (no estatal, sino política y administrativa), permitida a los Estados por dichas normas. Aplicado a los Estados Unidos, el nombre de «federación» pierde todo sentido, es una reliquia del pasado, que no corresponde, hace ya mucho, al verdadero estado de cosas.

Lo mismo cabe decir de Suiza y del Canadá, países a los que también se refiere el autor del articulillo mencionado. Los mismos Estados independientes (los cantones) al comienzo de la historia, la misma lucha por una unión más sólida (la guerra contra el Sonderbund en Suiza,NOTA 1_3 la lucha entre los ingleses y los franceses en el Canadá), la misma conversión subsecuente de la federación en Estado unitario.

¿Qué nos dicen estos hechos?

Únicamente que en Norteamérica, lo mismo que en el Canadá y en Suiza, el desarrollo fue, de regiones independientes, a través de su federación, hacia el Estado unitario; que la tendencia del desarrollo no es favorable a la federación, sino contraria a ella. La federación es una forma transitoria.

Eso no es casual, pues el desarrollo del capitalismo en sus formas superiores y, en relación con ello, la ampliación del marco del territorio económico, con su tendencia centralizadora, no exigen un Estado federal, sino un Estado unitario.

No podemos pasar por alto esta tendencia, a menos, naturalmente, que no queramos volver atrás la rueda de la historia.

Pero de aquí se desprende que sería necio propugnar para Rusia la federación, condenada por la propia vida a desaparecer.

Dielo Naroda propone repetir en Rusia la experiencia de los Estados Unidos de 1776. Pero ¿existe la más remota analogía entre los Estados Unidos de 1776 y la Rusia de nuestros días?

Entonces los Estados Unidos eran un conglomerado de colonias independientes, no ligadas entre sí y que deseaban vincularse, por lo menos, en la forma de una confederación. Y este deseo era completamente lógico. ¿Es, acaso, análoga la situación en la Rusia de hoy? ¡Naturalmente que no! Todo el mundo ve claro que las regiones (la periferia) están aquí vinculadas a la Rusia Central por lazos económicos y políticos; y cuanto más democrática sea Rusia, más apretados serán esos lazos.

Además, para establecer en Norteamérica una confederación o una federación, fue necesario unir colonias no ligadas aún entre sí. Y ello respondía a los intereses del desarrollo económico de los Estados Unidos. Mas, para convertir a Rusia en una federación, habría que romper los lazos económicos y políticos ya existentes y que vinculan unas a otras las regiones, cosa que sería absolutamente absurda y reaccionaria.

Finalmente, Norteamérica (lo mismo que el Canadá y Suiza) no se divide en Estados (cantones) según el principio de la nacionalidad, sino según el principio geográfico. Allí los Estados se desarrollaron a partir de colonias-comunidades, independientemente de su composición nacional. En los Estados Unidos hay varias decenas de Estados, pero sólo siete u ocho grupos nacionales. En Suiza hay 25 cantones (regiones), pero sólo tres grupos nacionales. En Rusia la cosa cambia. Lo que en Rusia se acostumbra a llamar regiones que necesitan, supongamos, autonomía (Ucrania, la Transcaucasia, Siberia, Turkestán, etc.), no son simples regiones geográficas, como la de los Urales o la del Volga, sino partes concretas de Rusia, con su propio modo de vida y con una determinada composición nacional (no rusa). Precisamente por ello, la autonomía (o federación) de los Estados en Norteamérica o en Suiza no sólo no resuelve la cuestión nacional (¡no persigue ese objetivo!), sino que ni siquiera la plantea. Pero la autonomía (o federación) de las regiones de Rusia es propuesta precisamente para plantear y resolver la cuestión nacional, porque la división de Rusia en regiones se basa en el principio de la nacionalidad.

¿No está claro que la analogía entre los Estados Unidos de 1776 y la Rusia de nuestros días es artificial y absurda?

¿No está claro que el federalismo no resuelve ni puede resolver en Rusia la cuestión nacional y que sólo puede complicarla y embrollarla con quijotescos forcejeos por volver atrás la rueda de la historia?

No, indudablemente no se puede aceptar la propuesta de repetir en Rusia la experiencia de la Norteamérica de 1776. La federación, esa medida transitoria y a medias, no satisface ni puede satisfacer los intereses de la democracia.

La solución del problema nacional debe ser tan viable como radical y definitiva, es decir:

(1) derecho a la separación para las naciones que pueblan determinadas regiones de Rusia y que no pueden, que no quieren permanecer en el marco de un todo único;

(2) autonomía política en el marco de un Estado unitario, con normas constitucionales únicas para las regiones que se distinguen por una determinada composición nacional y que quedan en el marco de un todo único.

Así, y sólo así, debe resolverse la cuestión de las regiones en Rusia.
Estadulho
Estadulho
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1071
Reputación : 1330
Fecha de inscripción : 23/09/2009

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Estadulho el Vie Abr 13, 2012 10:59 pm

Spoiler:
NG escribió:Para Estadulho

Es que parece macho que todavía no entiendes, que tanto Lenin como Stalin
como te he dicho mantenían una actitud de repulsa hacía la federación, cosa que
podemos ver en sus escritos, no hace falta irse a tu libro que es del 1917, en Lenin
mismamente se ve en una cita del 1913:

Nosotros [decía Lenin en aquella carta] estamos, indudablemente, por el centralismo democrático. Somos contrarios a la federación... Estamos, en principio, contra la federación, que debilita los vínculos económicos y es una forma inservible para lo que es un solo Estado. ¿Quieres separarte? Bien, vete al infierno, si puedes romper los vínculos económicos, o, mejor dicho, si la opresión y los rozamientos originados por la «convivencia» son tales que corroen y destruyen los lazos económicos. ¿No quieres separarte? Entonces, perdona, pero no resuelvas por mí, no pienses que tienes «derecho» a la federación» (v.t. XVII, pág. 90).



Bien, también puedo sacarte citas de Stalin de su trabajo: "Contra el Federalismo" (1913)
en el que ataca la creación de una República Federativa para Rusia, usando desde textos
de Lenin (precisamente el que tú pusiste) hasta ejemplos de países actuales o ya extintos,
pero si lees ese pasaje veras tú mismo, que en las anotaciones de ese mismo libro que hizo
Stalin en 1924, explica como el PCUS en general y tanto él como Lenin evolucionaron
en la idea y concepto de Federación para la URSS como algo positivo, en fin, te cito
y acabamos antes:

En el libro de Lenin El Estado y la revolución (agosto de 1917), el Partido, en la persona de Lenin, da el primer paso serio hacia el reconocimiento de la admisibilidad de la federación como forma transitoria «hacia una república centralizada», aunque acompañando este reconocimiento de varias reservas substanciales.


Engels, como Marx [dice Lenin en este libro], defiende, desde el punto de vista del proletariado y de la revolución proletaria, el centralismo democrático,
la república única e indivisa. Considera la república federativa, bien como excepción y
como obstáculo para el desarrollo, o bien como transición de la monarquía a la república centralizada,
como «un paso adelante» en determinadas circunstancias especiales.

Y entre esas circunstancias especiales se destaca la cuestión nacional...
Hasta en Inglaterra, donde las condiciones geográficas,
la comunidad de idioma y la historia de muchos siglos parece que debían haber «liquidado»
la cuestión nacional en las distintas pequeñas divisiones territoriales del país,
incluso aquí tiene en cuenta Engels el hecho evidente de que la cuestión nacional
no ha sido superada aún, razón por la cual reconoce que la
república federativa representa «un paso adelante».

Se sobreentiende que en esto no hay ni sombra de renuncia a la crítica de los defectos de la república federativa,
ni a la propaganda, ni a la lucha más decididas en pro de una república unitaria, de una república democrática centralizada. (v. t. XXI, pág. 419.)

(Como ves el mismo Stalin y no yo, justifica y explica la evolución tomada
por Lenin y por él mismo... como te anticipe desde mi primer mensaje...)

Sólo después de la Revolución de Octubre adopta el Partido, firme y definitivamente,
el punto de vista de la federación como forma de Estado, presentándola como su propio
plan para la estructuración estatal de las Repúblicas Soviéticas durante el período de transición.

Este punto de vista fue expresado por primera vez en enero de 1918, en la conocida «Declaración de los derechos del pueblo trabajador y explotado», escrita por Lenin y aprobada por el Comité Central del Partido. En esta declaración se dice: «La República Soviética de Rusia se instituye sobre la base de la unión libre de naciones libres, como Federación de Repúblicas Soviéticas nacionales» (v. t. XXII, pág. 174).

Este punto de vista fue aprobado oficialmente por el Partido en su VII[ Congreso (1919).NOTA 1_7 Es conocido que en este Congreso se aprobó el programa del Partido Comunista de Rusia. En este programa se dice: «Como una de las formas transitorias hacia la unidad completa,
el Partido proclama la unión federal de los Estados organizados
según el tipo soviético» (v. el «Programa del Partido comunista de Rusia»).

Tal es el camino recorrido por el Partido desde la negación de la federación hasta su reconocimiento como «forma de transición a la unidad completa entre los trabajadores de las diversas naciones»
(v. las «Tesis sobre la cuestión nacional»,NOTA 1_8 aprobadas en el II Congreso de la Internacional Comunista).

Esta evolución del punto de vista de nuestro Partido en cuanto a la federación estatal
obedece a tres causas.

Primera causa: al estallar la Revolución de Octubre, muchas nacionalidades de Rusia se encontraban, de hecho, completamente separadas y aisladas unas de otras, y por ello la federación resultó ser un paso adelante para acercar, para unir a las aisladas masas trabajadoras de esas nacionalidades.

Segunda causa: las formas mismas de federación que se perfilaron en el proceso de la construcción del régimen soviético no resultaron ser, ni mucho menos, tan contradictorias a los objetivos del acercamiento económico de las masas trabajadoras de las nacionalidades de Rusia como lo pareciera en un principio; más aún, resultó que no contradecían en absoluto a estos objetivos, como lo ha demostrado posteriormente la práctica.

Tercera causa: el peso específico del movimiento nacional resultó ser mucho mayor y el camino hacia la unión de las naciones mucho más complejo de lo que pareciera antes, en el período anterior a la guerra o en el período precedente a la Revolución de Octubre.

Si estas de acuerdo conmigo... ¿cual era la critica que me hiciste aquí abajo? Porque ahora ya no sé de que va la cosa, no te entiendo. En la cita de Marx que puse, lo que dice es precisamente que la creación de estados federales independientes en España es reaccionario ¿te parece poco repulsivo?. Y luego te explico las razones por las que la URSS fue una federación y que tú ratificas... en fin, son ganas de discutir por discutir. Creo que estamos hablando en realidad de lo mismo pero navegando por distintas frecuencias.


NG escribió:
Estadulho escribió:Aun me duele la quijada del jartón a reír que me he pegado.
No voy a rebatir nada porque sé que a criaturitas como vosotros se os saltan los puntos con facilidad.

Pero solo os dejo esto:
«La división de España en estados federales, con administración independiente, equivaldría a la reaccionaria destrucción de la unidad nacional».
Marx y Engels. «Escritos sobre España" Pag.243.
¡Unos chungos españolistas es lo que eran estos!
Bien, ¿has estudiado algo de Stalin sobre su repulsa a la federación?
y como supongo que sabrás tanto él como Lenin fueron uno de los varios artífices de la fundación de la URSS,
una federación, por lo tanto o te quedaste en los postulados del siglo XIX y consideras ese Leninismo como ilegítimo
del Marxismo o no conoces mucho porque precisamente se estableció la federación en Rusia que por cierto es de cajón...

espero que el comentario haya sido coña simplemente, por lo retiro todo lo de arriba...
avatar
NG
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2037
Reputación : 2269
Fecha de inscripción : 25/02/2011

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por NG el Sáb Abr 14, 2012 1:09 am

Estadulho escribió:
Spoiler:
NG escribió:Para Estadulho

Es que parece macho que todavía no entiendes, que tanto Lenin como Stalin
como te he dicho mantenían una actitud de repulsa hacía la federación, cosa que
podemos ver en sus escritos, no hace falta irse a tu libro que es del 1917, en Lenin
mismamente se ve en una cita del 1913:

Nosotros [decía Lenin en aquella carta] estamos, indudablemente, por el centralismo democrático. Somos contrarios a la federación... Estamos, en principio, contra la federación, que debilita los vínculos económicos y es una forma inservible para lo que es un solo Estado. ¿Quieres separarte? Bien, vete al infierno, si puedes romper los vínculos económicos, o, mejor dicho, si la opresión y los rozamientos originados por la «convivencia» son tales que corroen y destruyen los lazos económicos. ¿No quieres separarte? Entonces, perdona, pero no resuelvas por mí, no pienses que tienes «derecho» a la federación» (v.t. XVII, pág. 90).



Bien, también puedo sacarte citas de Stalin de su trabajo: "Contra el Federalismo" (1913)
en el que ataca la creación de una República Federativa para Rusia, usando desde textos
de Lenin (precisamente el que tú pusiste) hasta ejemplos de países actuales o ya extintos,
pero si lees ese pasaje veras tú mismo, que en las anotaciones de ese mismo libro que hizo
Stalin en 1924, explica como el PCUS en general y tanto él como Lenin evolucionaron
en la idea y concepto de Federación para la URSS como algo positivo, en fin, te cito
y acabamos antes:

En el libro de Lenin El Estado y la revolución (agosto de 1917), el Partido, en la persona de Lenin, da el primer paso serio hacia el reconocimiento de la admisibilidad de la federación como forma transitoria «hacia una república centralizada», aunque acompañando este reconocimiento de varias reservas substanciales.


Engels, como Marx [dice Lenin en este libro], defiende, desde el punto de vista del proletariado y de la revolución proletaria, el centralismo democrático,
la república única e indivisa. Considera la república federativa, bien como excepción y
como obstáculo para el desarrollo, o bien como transición de la monarquía a la república centralizada,
como «un paso adelante» en determinadas circunstancias especiales.

Y entre esas circunstancias especiales se destaca la cuestión nacional...
Hasta en Inglaterra, donde las condiciones geográficas,
la comunidad de idioma y la historia de muchos siglos parece que debían haber «liquidado»
la cuestión nacional en las distintas pequeñas divisiones territoriales del país,
incluso aquí tiene en cuenta Engels el hecho evidente de que la cuestión nacional
no ha sido superada aún, razón por la cual reconoce que la
república federativa representa «un paso adelante».

Se sobreentiende que en esto no hay ni sombra de renuncia a la crítica de los defectos de la república federativa,
ni a la propaganda, ni a la lucha más decididas en pro de una república unitaria, de una república democrática centralizada. (v. t. XXI, pág. 419.)

(Como ves el mismo Stalin y no yo, justifica y explica la evolución tomada
por Lenin y por él mismo... como te anticipe desde mi primer mensaje...)

Sólo después de la Revolución de Octubre adopta el Partido, firme y definitivamente,
el punto de vista de la federación como forma de Estado, presentándola como su propio
plan para la estructuración estatal de las Repúblicas Soviéticas durante el período de transición.

Este punto de vista fue expresado por primera vez en enero de 1918, en la conocida «Declaración de los derechos del pueblo trabajador y explotado», escrita por Lenin y aprobada por el Comité Central del Partido. En esta declaración se dice: «La República Soviética de Rusia se instituye sobre la base de la unión libre de naciones libres, como Federación de Repúblicas Soviéticas nacionales» (v. t. XXII, pág. 174).

Este punto de vista fue aprobado oficialmente por el Partido en su VII[ Congreso (1919).NOTA 1_7 Es conocido que en este Congreso se aprobó el programa del Partido Comunista de Rusia. En este programa se dice: «Como una de las formas transitorias hacia la unidad completa,
el Partido proclama la unión federal de los Estados organizados
según el tipo soviético» (v. el «Programa del Partido comunista de Rusia»).

Tal es el camino recorrido por el Partido desde la negación de la federación hasta su reconocimiento como «forma de transición a la unidad completa entre los trabajadores de las diversas naciones»
(v. las «Tesis sobre la cuestión nacional»,NOTA 1_8 aprobadas en el II Congreso de la Internacional Comunista).

Esta evolución del punto de vista de nuestro Partido en cuanto a la federación estatal
obedece a tres causas.

Primera causa: al estallar la Revolución de Octubre, muchas nacionalidades de Rusia se encontraban, de hecho, completamente separadas y aisladas unas de otras, y por ello la federación resultó ser un paso adelante para acercar, para unir a las aisladas masas trabajadoras de esas nacionalidades.

Segunda causa: las formas mismas de federación que se perfilaron en el proceso de la construcción del régimen soviético no resultaron ser, ni mucho menos, tan contradictorias a los objetivos del acercamiento económico de las masas trabajadoras de las nacionalidades de Rusia como lo pareciera en un principio; más aún, resultó que no contradecían en absoluto a estos objetivos, como lo ha demostrado posteriormente la práctica.

Tercera causa: el peso específico del movimiento nacional resultó ser mucho mayor y el camino hacia la unión de las naciones mucho más complejo de lo que pareciera antes, en el período anterior a la guerra o en el período precedente a la Revolución de Octubre.

Si estas de acuerdo conmigo... ¿cual era la critica que me hiciste aquí abajo? Porque ahora ya no sé de que va la cosa, no te entiendo. En la cita de Marx que puse, lo que dice es precisamente que la creación de estados federales independientes en España es reaccionario ¿te parece poco repulsivo?. Y luego te explico las razones por las que la URSS fue una federación y que tú ratificas... en fin, son ganas de discutir por discutir. Creo que estamos hablando en realidad de lo mismo pero navegando por distintas frecuencias.


NG escribió:
Estadulho escribió:Aun me duele la quijada del jartón a reír que me he pegado.
No voy a rebatir nada porque sé que a criaturitas como vosotros se os saltan los puntos con facilidad.

Pero solo os dejo esto:
«La división de España en estados federales, con administración independiente, equivaldría a la reaccionaria destrucción de la unidad nacional».
Marx y Engels. «Escritos sobre España" Pag.243.
¡Unos chungos españolistas es lo que eran estos!
Bien, ¿has estudiado algo de Stalin sobre su repulsa a la federación?
y como supongo que sabrás tanto él como Lenin fueron uno de los varios artífices de la fundación de la URSS,
una federación, por lo tanto o te quedaste en los postulados del siglo XIX y consideras ese Leninismo como ilegítimo
del Marxismo o no conoces mucho porque precisamente se estableció la federación en Rusia que por cierto es de cajón...

espero que el comentario haya sido coña simplemente, por lo retiro todo lo de arriba...
Por eso precisamente desde mi primer mensaje Estadulho te he preguntado
que si sabes que esa cita de Marx no corresponde totalmente al desarollo que harían otros
Marxistas como Lenin o Stalin que si bien empezaron planteando las mismas tesis que Marx
hacía la federación cambiaron radicalmente, argumentando por ejemplo que la diferencia entre
la federación Suiza o Estounidense contra la Rusa sería que no precisamente estas primeras
buscaban la unión entre nacionalidades dentro de ellas mismas, problema que si tenía Rusia
y que liquidaría muchos problemas...

¿De ahí a que te pregunte si sigues pensando que una federación es algo que llevara al separatismo
y es un retroceso, y por lo tanto asumes las tesis Leninistas como falsas, o asumes estas
y ves factible el federalismo como algo temporal que solucione el problema de las nacionalidades
como dice Lenin o Stalin pero para España?

Creo que he explicado sencillamente para que podamos llegar a un mutuo acuerdo,
perdón si me exprese mal anteriormente...
Estadulho
Estadulho
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1071
Reputación : 1330
Fecha de inscripción : 23/09/2009

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Estadulho el Lun Abr 16, 2012 12:00 am

Spoiler:
[quote="NG"]
Estadulho escribió:[spoiler]
NG escribió:Para Estadulho

Es que parece macho que todavía no entiendes, que tanto Lenin como Stalin
como te he dicho mantenían una actitud de repulsa hacía la federación, cosa que
podemos ver en sus escritos, no hace falta irse a tu libro que es del 1917, en Lenin
mismamente se ve en una cita del 1913:

Nosotros [decía Lenin en aquella carta] estamos, indudablemente, por el centralismo democrático. Somos contrarios a la federación... Estamos, en principio, contra la federación, que debilita los vínculos económicos y es una forma inservible para lo que es un solo Estado. ¿Quieres separarte? Bien, vete al infierno, si puedes romper los vínculos económicos, o, mejor dicho, si la opresión y los rozamientos originados por la «convivencia» son tales que corroen y destruyen los lazos económicos. ¿No quieres separarte? Entonces, perdona, pero no resuelvas por mí, no pienses que tienes «derecho» a la federación» (v.t. XVII, pág. 90).



Bien, también puedo sacarte citas de Stalin de su trabajo: "Contra el Federalismo" (1913)
en el que ataca la creación de una República Federativa para Rusia, usando desde textos
de Lenin (precisamente el que tú pusiste) hasta ejemplos de países actuales o ya extintos,
pero si lees ese pasaje veras tú mismo, que en las anotaciones de ese mismo libro que hizo
Stalin en 1924, explica como el PCUS en general y tanto él como Lenin evolucionaron
en la idea y concepto de Federación para la URSS como algo positivo, en fin, te cito
y acabamos antes:

En el libro de Lenin El Estado y la revolución (agosto de 1917), el Partido, en la persona de Lenin, da el primer paso serio hacia el reconocimiento de la admisibilidad de la federación como forma transitoria «hacia una república centralizada», aunque acompañando este reconocimiento de varias reservas substanciales.


Engels, como Marx [dice Lenin en este libro], defiende, desde el punto de vista del proletariado y de la revolución proletaria, el centralismo democrático,
la república única e indivisa. Considera la república federativa, bien como excepción y
como obstáculo para el desarrollo, o bien como transición de la monarquía a la república centralizada,
como «un paso adelante» en determinadas circunstancias especiales.

Y entre esas circunstancias especiales se destaca la cuestión nacional...
Hasta en Inglaterra, donde las condiciones geográficas,
la comunidad de idioma y la historia de muchos siglos parece que debían haber «liquidado»
la cuestión nacional en las distintas pequeñas divisiones territoriales del país,
incluso aquí tiene en cuenta Engels el hecho evidente de que la cuestión nacional
no ha sido superada aún, razón por la cual reconoce que la
república federativa representa «un paso adelante».

Se sobreentiende que en esto no hay ni sombra de renuncia a la crítica de los defectos de la república federativa,
ni a la propaganda, ni a la lucha más decididas en pro de una república unitaria, de una república democrática centralizada. (v. t. XXI, pág. 419.)

(Como ves el mismo Stalin y no yo, justifica y explica la evolución tomada
por Lenin y por él mismo... como te anticipe desde mi primer mensaje...)

Sólo después de la Revolución de Octubre adopta el Partido, firme y definitivamente,
el punto de vista de la federación como forma de Estado, presentándola como su propio
plan para la estructuración estatal de las Repúblicas Soviéticas durante el período de transición.

Este punto de vista fue expresado por primera vez en enero de 1918, en la conocida «Declaración de los derechos del pueblo trabajador y explotado», escrita por Lenin y aprobada por el Comité Central del Partido. En esta declaración se dice: «La República Soviética de Rusia se instituye sobre la base de la unión libre de naciones libres, como Federación de Repúblicas Soviéticas nacionales» (v. t. XXII, pág. 174).

Este punto de vista fue aprobado oficialmente por el Partido en su VII[ Congreso (1919).NOTA 1_7 Es conocido que en este Congreso se aprobó el programa del Partido Comunista de Rusia. En este programa se dice: «Como una de las formas transitorias hacia la unidad completa,
el Partido proclama la unión federal de los Estados organizados
según el tipo soviético» (v. el «Programa del Partido comunista de Rusia»).

Tal es el camino recorrido por el Partido desde la negación de la federación hasta su reconocimiento como «forma de transición a la unidad completa entre los trabajadores de las diversas naciones»
(v. las «Tesis sobre la cuestión nacional»,NOTA 1_8 aprobadas en el II Congreso de la Internacional Comunista).

Esta evolución del punto de vista de nuestro Partido en cuanto a la federación estatal
obedece a tres causas.

Primera causa: al estallar la Revolución de Octubre, muchas nacionalidades de Rusia se encontraban, de hecho, completamente separadas y aisladas unas de otras, y por ello la federación resultó ser un paso adelante para acercar, para unir a las aisladas masas trabajadoras de esas nacionalidades.

Segunda causa: las formas mismas de federación que se perfilaron en el proceso de la construcción del régimen soviético no resultaron ser, ni mucho menos, tan contradictorias a los objetivos del acercamiento económico de las masas trabajadoras de las nacionalidades de Rusia como lo pareciera en un principio; más aún, resultó que no contradecían en absoluto a estos objetivos, como lo ha demostrado posteriormente la práctica.

Tercera causa: el peso específico del movimiento nacional resultó ser mucho mayor y el camino hacia la unión de las naciones mucho más complejo de lo que pareciera antes, en el período anterior a la guerra o en el período precedente a la Revolución de Octubre.

Si estas de acuerdo conmigo... ¿cual era la critica que me hiciste aquí abajo? Porque ahora ya no sé de que va la cosa, no te entiendo. En la cita de Marx que puse, lo que dice es precisamente que la creación de estados federales independientes en España es reaccionario ¿te parece poco repulsivo?. Y luego te explico las razones por las que la URSS fue una federación y que tú ratificas... en fin, son ganas de discutir por discutir. Creo que estamos hablando en realidad de lo mismo pero navegando por distintas frecuencias.


NG escribió:
Estadulho escribió:Aun me duele la quijada del jartón a reír que me he pegado.
No voy a rebatir nada porque sé que a criaturitas como vosotros se os saltan los puntos con facilidad.

Pero solo os dejo esto:
«La división de España en estados federales, con administración independiente, equivaldría a la reaccionaria destrucción de la unidad nacional».
Marx y Engels. «Escritos sobre España" Pag.243.
¡Unos chungos españolistas es lo que eran estos!
Bien, ¿has estudiado algo de Stalin sobre su repulsa a la federación?
y como supongo que sabrás tanto él como Lenin fueron uno de los varios artífices de la fundación de la URSS,
una federación, por lo tanto o te quedaste en los postulados del siglo XIX y consideras ese Leninismo como ilegítimo
del Marxismo o no conoces mucho porque precisamente se estableció la federación en Rusia que por cierto es de cajón...

espero que el comentario haya sido coña simplemente, por lo retiro todo lo de arriba...

NG escribió:Por eso precisamente desde mi primer mensaje Estadulho te he preguntado
que si sabes que esa cita de Marx no corresponde totalmente al desarollo que harían otros
Marxistas como Lenin o Stalin que si bien empezaron planteando las mismas tesis que Marx
hacía la federación cambiaron radicalmente, argumentando por ejemplo que la diferencia entre
la federación Suiza o Estounidense contra la Rusa sería que no precisamente estas primeras
buscaban la unión entre nacionalidades dentro de ellas mismas, problema que si tenía Rusia
y que liquidaría muchos problemas...

¿De ahí a que te pregunte si sigues pensando que una federación es algo que llevara al separatismo
y es un retroceso, y por lo tanto asumes las tesis Leninistas como falsas, o asumes estas
y ves factible el federalismo como algo temporal que solucione el problema de las nacionalidades
como dice Lenin o Stalin pero para España?

Creo que he explicado sencillamente para que podamos llegar a un mutuo acuerdo,
perdón si me exprese mal anteriormente...

Disculpa entonces el malentendido.

Las diferencias entre las distintas federaciones es absoluta y el articulo del camarada Danko en la página anterior lo explica muy bien.

No asumo las tesis leninistas como falsas, no, ya que él deja muy claro en todo su discurso en qué casos es aplicable y deberíamos apoyar un proceso de secesión o descolonización. Y como, en el caso de los países de la Europa Occidental, ya entonces consideraba concluida la formación de estados nacionales, plataforma desde la cual el proletariado debería iniciar su lucha. Pero, no hacer el camino inverso como proponen algunos, es decir, dedicarnos a crear nuevas, débiles y minúsculas naciones y enfrascarnos en luchas burguesas ajenas a nuestros intereses de clase, eso es contrarevolucionario. Lenin decía que "buscar hoy (ya entonces) el derecho a la autodeterminación en los programas de los partidos socialistas de los países de la Europa occidental, es, no conocer el abecé del marxismo".
Las piruetas, retortijones, malabarismos retóricos y demás cabriolas que hace el autor del artículo en cuestión para hacer creíbles sus desvaríos son solo eso, desvaríos absurdos.

En una hipotética España socialista podría ser factible una federación teniendo en cuenta la descentralización política que heredaríamos y entendiendo como federación la articulación de poderes locales, regionales o cantonales. Cuotas de poder que no disputen ni desacaten en ningún momento el poder central e indiscutible de la república socialista española. Descentralización cultural, pero centralización política y económica. Todo ello tendente a ir diluyendo poco a poco el componente cateto-folclórico-étnico-cultural-religioso del poso que conservan en el subconsciente los ciudadanos de este troglodita país. Todo ello con vistas a ir convergiendo y diluyendonos en el futuro, en un escenario regional mucho más amplio que las simples fronteras nacionales actuales que habría que derribar sin contemplacines. Porque de eso se trata.
En ningún caso una federación española de repúblicas independientes con su propio estado y administraciones como algunos lo entienden, y mucho menos una confederación de los mismos.

Un saludo.
eddyjay
eddyjay
Camarada
Camarada

Cantidad de envíos : 80
Reputación : 103
Fecha de inscripción : 22/02/2012

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por eddyjay el Vie Sep 13, 2013 3:31 am

El problema de todo esto es que hay vascos que aunque les digas que eres español, de izquierdas y que apoyas su causa te siguen odiando sólo por el hecho de que seas español. A mi me pasó con una que, porque critiqué la postura de un independentista catalán que dijo que "quemaba banderas republicanas porque los españoles de izquierdas y de derechas son lo mismo" me dijo de todo menos guapo. Y, ojo, que ella se consideraba de "la izquierda abertzale radical".

Contenido patrocinado

El marxismo y la cuestión nacional vasca Empty Re: El marxismo y la cuestión nacional vasca

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom Ene 19, 2020 9:59 pm