Los CJC y el PCPE ante el 80º aniversario de la II República

Comparte
avatar
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Los CJC y el PCPE ante el 80º aniversario de la II República

Mensaje por Joven Guardia el Miér Abr 13, 2011 1:51 pm

Los CJC ante el 80 aniversario de la proclamación de la II República


El 14 de Abril del 1931 nació la II República, fecha que supondría el inicio de uno de los periodos más extraordinarios y dramáticos de la historia del Estado Español.

Se tiene que entender en cuenta siempre que hasta el cambio más grande y dramático como la caída de un monarca es tan solo un mero reflejo de la redistribución de poder entre unas clases de intereses antagónicos.

Por eso, la II República se tiene que entender como el proyecto liderado por y a favor del proletariado, los intelectuales, el campesinado, la pequeña burguesía y la burguesía progresista cuyo contenido era afrontar los grandes proyectos democratizadores que, históricamente, deben realizar dichas clases sociales. Estas tareas eran la profundización de las reformas democrático-burguesas como el derecho de autodeterminación, la alfabetización y la reforma agraria. Este proyecto encontró su oposición en unos, cada vez más desplazados, sectores reaccionarios: los grandes terratenientes, la fracción reaccionaria de la burguesía industrial y la iglesia.

El proletariado debía respetar y apoyar este proceso histórico en tanto etapa progresista siempre en perspectiva que su tarea histórica era construir el socialismo y el comunismo. Solo teniendo en cuenta esto, se puede entender el importante papel que tuvo en este proceso, tanto en la formación del Frente Popular como en la heroica defensa antifascista, el PCE como los JSU de los cuales, con cada día de lucha, los Colectivos de Jóvenes Comunistas intentamos merecer el hecho de proclamarnos sus herederos.

El proyecto de la II República, con todas las esperanzas que las fuerzas populares tenían en ella, finalizó con la imposición de las hordas fascistas. Tras la larga noche franquista, la oligarquía encontró una salida para perpetuar sus privilegios en la llamada “Transición”. Los CJC no podemos entenderla de otra manera que como un fracaso de las clases populares, una reconfiguración formal de la misma burguesía que hundió la cara en el barro a los pueblos de España durante tantos años.

Los CJC entendemos los procesos de Túnez o Egipto como una manifestación de la lucha de clases, único motor de la historia. Los dictadores y sus estructuras políticas corruptas, todos los Mubaraks, todos los Ben Alis y todos sus lacayos tan solo son la manifestación política de las clases sociales parásitas efectivamente en el poder. Las masas populares ávidas de libertad no se pueden conformar con la caída de un Mubarak si se mantiene la estructura que regenta, si se mantiene el mismo bloque hegemónico de poder, aún si consiguen normalizar el cambio de títere con una periodicidad razonable. Si no van más allá, el noble pueblo de Egipto seguirá encadenado a su oligarquía parásita y al pérfido titiritero que, en última instancia, ha sido el mayor responsable de que las masas se hayan lanzado a la calle presas de la desesperación y el hambre aún a riesgo de su vida. Ese titiritero es el imperialismo. Por eso los pueblos de todo el mundo que sufren el imperialismo, deben luchar hasta el final, hasta la completa autonomía política y económica al servicio del pueblo y las clases populares.

Si bien la lucha de clases es el motor de la historia, son los hombres concretos quienes llenan esta lucha, que con su tenacidad y valentía, sus problemas, sus miedos y esperanzas, tienen la audacia de organizarse y movilizarse, de confrontar el poder establecido hasta cuando pesa la amenaza de la más brutal represión o cuando ésta cae sobre sus cabezas. Entre estas masas hay destacar el papel dispuesto y vigoroso de la juventud; es imposible imaginar un proceso histórico, una revolución verdadera si los jóvenes no juegan un papel preponderante.

Hoy la juventud del Estado Español nos hayamos en una situación penosa. En el marco del sistema monárquico-capitalista heredero del franquismo, la burguesía tan solo da a la juventud falsas esperanzas y alienación mientras impone privatizaciones en el sistema educativo, precariedad laboral, represión y un altísimo índice de paro.

En el sistema de explotación en el que vivimos, los jóvenes no tienen ningún futuro… a no ser que luchen.

Por eso, los CJC hacemos un llamamiento a la juventud trabajadora del Estado Español a luchar por sus intereses, como lo hicieron antaño los JSU como lo hacen hoy los jóvenes tunecinos y egipcios. La lucha de clases nunca cesa, se vela, se oculta, hace su trabajo en la profundidad (como un viejo topo decía Marx) pero siempre acaba por emerger, despuntando con una vaga general o con una imponente movilización, cada día más necesaria dadas las brutales condiciones en la que nos sitúa las agresiones de la burguesía. Al salir a la calle nos damos cuenta de cuantos somos, jóvenes y trabajadores luchando por nuestros intereses.

Ante los factores que determinan la historia, uno no puede encontrar la excusa para evitar tener un papel activo en ella. Los CJC, como juventud del PCPE, intentamos estar en las principales luchas juveniles que se dan en el Estado Español allá donde se den, con las posiciones más avanzadas y las más consecuentes, cultivando valores de combate como la solidaridad, el sacrificio y la honradez.

Los CJC hacemos una invitación a la juventud más consciente y luchadora a formar parte de nuestro proyecto.

Los CJC, aún con todas las agresiones hacia la clase obrera promovidas por el capital y sobretodo con motivo de esas mismas agresiones, creemos que sí hay una solución para las injusticias y los crecientes problemas sociales que se dan inevitablemente en el seno del capitalismo. Esta salida es la audaz construcción del socialismo. Los CJC, junto con el PCPE, tenemos un proyecto que es la edificación de una III República Socialista, concretamente una República Socialista de carácter Confederal.

Por la emancipación completa de la clase trabajadora y la humanidad, los comunistas luchamos y seguiremos luchando.

VIVA LA PROCLAMACIÓN DE LA II REPÚBLICA

POR UNA III REPÚBLICA SOCIALISTA DE CARÁCTER CONFEDERAL

Colectivos de Jóvenes Comunistas.
avatar
Joven Guardia
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 767
Reputación : 1248
Fecha de inscripción : 05/04/2010

Re: Los CJC y el PCPE ante el 80º aniversario de la II República

Mensaje por Joven Guardia el Miér Abr 13, 2011 1:57 pm

POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA; POR EL FRENTE OBRERO Y POPULAR


Este 14 de abril de 2011 se conmemora el ochenta aniversario de la proclamación de la II República, experiencia histórica que despertó enormes expectativas en la clase obrera y en los sectores populares, y que contó con un inmenso apoyo de masas, desbordando las estructuras de represión de los estamentos más reaccionarios de la sociedad española, y abriendo un proceso de cambio social y político que había sido demandado durante un largo período por la clase obrera y otros sectores populares. La oligarquía respondió a este avance de las posiciones del pueblo con el golpe de estado de Franco, como avanzadilla de la deriva fascista del capitalismo europeo. El capital financiero, la oligarquía terrateniente y la iglesia católica, fueron aliados que jugaron un papel protagonista en la conspiración, en la guerra y en la misma dictadura fascista impuesta durante largas décadas.


Aquel período histórico se saldó con la llamada “transición política”, que permitió –con la colaboración del reformismo y de la organización eurocomunista- que el bloque histórico dominante recompusiera su posición de dominación absoluta, sin pagar ningún precio por su criminal acción contra las legítimas aspiraciones del pueblo español durante ese período histórico. La restauración monárquica configuró una forma de estado que ha permitido al capitalismo español su inserción en la cadena imperialista en una posición ventajosa. Para ello fue necesario obtener la colaboración no sólo de las organizaciones políticas que se reclamaban de la clase obrera sino también de las principales organizaciones sindicales, que en estas décadas han jugado un papel imprescindible para maniatar la lucha de la clase obrera de este país.


Transcurridos ochenta años, el capitalismo español ha entrado en una fase superior, de inserción en el capitalismo internacional y de adaptación de su superestructura política a las necesidades de la actual forma de la dictadura del capital, que es la monarquía parlamentaria. La crisis estructural del capitalismo internacional, que impone violentamente todo tipo de medidas para aumentar la tasa de explotación de la clase obrera, no hace más que confirmar este análisis, que está llevando a la clase obrera a retrocesos históricos y a una pérdida generalizada de sus conquistas y de sus condiciones de vida.


Hoy la cuestión de la República se plantea, por tanto, en otras coordenadas políticas. Finalizó, hace tiempo, la etapa en la que fracciones del bloque dominante podían transitar algún camino de avance democrático junto a sectores del pueblo. Hoy no podemos crear la ilusión de que es posible abrir un período de transición entre la actual monarquía parlamentaria y la sociedad socialista. La república que ha de venir es la república socialista, es decir, es el cambio en la forma de estado que se ha de dar en el proceso de la revolución socialista en nuestro país y de la toma del poder por la clase obrera.


El PCPE trabaja por la creación de un Frente Obrero y Popular por el Socialismo. Un Frente sustentado en una alianza de aquellos sectores más avanzados de la clase obrera -organizados en el Partido Comunista- con otros sectores sociales explotados y oprimidos por el capitalismo español. Un Frente concebido como “alianza revolucionaria de todos los explotados y todas las explotadas”. En esa línea estratégica el PCPE trabajará por concretar esa política de alianzas con organizaciones sindicales, políticas, de mujeres, juveniles, culturales, etc., en función de la composición de clase de las mismas, y no como un conglomerado de siglas ajeno a las condiciones concretas del desarrollo de la lucha de clases en nuestro país.


Un amplio movimiento republicano, sustentado en estas claves políticas, debe trabajar participando en las luchas diarias de la clase obrera y de los pueblos del estado para convertir el objetivo de la república socialista en una aspiración impulsada por los sectores más combativos del pueblo trabajador, y apoyada por las más amplias masas en una estrategia de acumulación de fuerzas que al tiempo que acorrala a la monarquía borbónica trabaja por la revolución socialista en este país.


Este 14 de abril, exigiendo memoria, justicia y reparación; y luchando por la república socialista que dará respuesta política al derecho de autodeterminación de pueblos y naciones y que iniciará la etapa histórica del poder obrero en España, el PCPE sumará sus fuerzas con todas las movilizaciones que se convoquen en este aniversario histórico.

    Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 11:10 pm