Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Comparte

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Lun Abr 11, 2011 3:13 pm

    Muchos de los jóvenes que entran en el Foro tienen interés por la Segunda Guerra Mundial y una cierta fascinación por lo acontecido en ella. Días atrás he leído un par de artículos sobre Los Cosacos y el papel que jugaron en la Revolución de Octubre y en la Gran Guerra Patria (nombre de la Segunda Guerra Mundial en la URSS). No me ha resultado fácil documentarme en castellano y casi todo lo que se encuentra es copia de lo que se dice en la Wikipedia. En algunos mensajes sucesivos intentaré dar una idea general de la actuación de Los Cosacos en la URSS.


    Última edición por pedrocasca el Mar Ago 09, 2011 12:35 pm, editado 1 vez

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Lun Abr 11, 2011 3:18 pm

    En la Europa occidental los cosacos son vistos tal y como los describía Julio Verne en Miguel Strogoff o en las películas norteamericanas de aventuras: valientes guerreros, implacables, siempre a caballo, reflejo de una forma de vida libre en donde el vodka y la balalaika son imprescindibles, sin ataduras, con independencia de espíritu y un cierto aire anarquista en su organización social. En la Europa del Este los recuerdan más como una horda de mercenarios siempre a las órdenes de los poderosos, extremadamente brutales y crueles con la población civil y autores de matanzas, violaciones, saqueos y rapiñas a lo largo de los siglos.

    Desde el siglo XIV hay en el Este de Europa referencias históricas de pueblos guerreros nómadas que así mismos se nombraban como cosacos (jinetes, vagabundos, hombres libres) que se constituían en una especie de Federación de tribus independientes de cualquier estado y cuya actividad se centraba en guerrear con los pueblos vecinos obteniendo mujeres, ganado y medios de subsistencia gracias al pillaje. Geográficamente siempre estuvieron mayoritariamente ubicados en las estepas del sur de Rusia, Bielorrusia y Ucrania, alrededor de los grandes ríos Don, Dnieper y Dniester.

    Desde finales del siglo XVII y más aún tras acuerdos firmados con Catalina la Grande, los cosacos siempre estuvieron al servicio de los zares defendiendo los territorios rusos de las invasiones de polacos, tártaros y turcos, como una especie de ejército independiente con permiso para robar y expoliar a las comunidades rurales, aunque fueron empleados en muchas ocasiones con funciones de policía para combatir el descontento campesino y obrero, fulminar sable en mano las manifestaciones en las grandes ciudades y acabar con las huelgas ocurridas en las zonas industriales de Rusia.

    En la Revolución de Octubre de 1917 la mayoría de los cosacos quedaron a la expectativa de los acontecimientos, pero una vez comprendieron que los bolcheviques pretendían organizar un estado en donde deberían integrarse, se alistaron mayoritariamente en el contrarrevolucionario Ejército Blanco en el que lucharon hasta su derrota, que provocó el exilio de un gran número de cosacos por toda Europa.

    En el Ejército Rojo hubo unidades de cosacos, aunque dada su facilidad para cambiar de bando, nunca se fiaron demasiado de ellos y desarrollaron mayoritariamente funciones de vigilancia, transporte e intendencia más que de combate directo. Aún así, hay referencias de gestas militares protagonizadas por cosacos rojos y un significativo número de soldados cosacos fueron condecorados por su valor.


    Última edición por pedrocasca el Jue Mar 08, 2012 12:57 pm, editado 2 veces

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Lun Abr 11, 2011 3:20 pm

    Cuando Hitler invadió la Unión Soviética en 1941 un gran número de cosacos que vivían en zonas de Ucrania y el Caúcaso engrosó las filas del ejército alemán, además de los más de cien mil desertores del ejército soviético que se convirtieron en colaboradores nazis, muchos de ellos también cosacos. Se integraron en el ejército alemán cosacos que pertenecieron al ejército Blanco, exiliados por toda Europa, para acabar con el régimen comunista. Como los oficiales alemanes nunca llegaron a fiarse en exceso de estas unidades cosacas no especialmente disciplinadas, fueron utilizados como carne de cañón en las grandes batallas por las ciudades rusas sitiadas, con un elevadísimo número de bajas, o fueron dedicados a hacer la guerra por su cuenta, hostigando al Ejército Rojo como guerrilleros allí donde podían y siendo un suplicio para la población civil por su ferocidad y crueldad. Tras la batalla de Stalingrado los cosacos emprendieron la retirada camino al oeste junto con el ejército alemán, quedando divididos en dos grandes grupos: los que marcharon a luchar contra las guerrillas comunistas de Tito en Yugoslavia y los que llegaron guerreando hasta el norte de Italia con la promesa por parte de Hitler de permitirles tener su propio país - Kosakia - junto a la frontera austriaca. Se considera que por entonces cada uno de estos grupos estaban formados por al menos unos quince mil soldados y cinco mil oficiales (se decía en broma que entre los cosacos había más generales y oficiales que soldados), además de varios miles de caballos, camellos, mujeres y niños que los acompañaban a todos lados junto con un número llamativo de sacerdotes de la iglesia ortodoxa rusa. También hay noticias de que algunas unidades de cosacos se integraron plenamente en el ejército alemán destacado en Francia y Bélgica, participando en la lucha contra británicos y norteamericanos tras el desembarco en las playas de Normandía y combatiendo en la defensa de Berlín junto con unidades de las SS.

    De los que quedaron en Yugoslavia se sabe que combatieron junto con los guerrilleros fascistas chetniks (monárquicos), destacando por su fiereza en el maltrato a la población civil. Tito fue implacable con ellos y aunque un cierto número de cosacos pudo huir camino de la frontera entre Austria e Italia para reunirse con los que allí permanecían, el resto fueron exterminados por unidades guerrilleras comunistas, excepto algunos de sus jefes que fueron entregados a la URSS.

    En el momento del armisticio, al menos treinta mil soldados cosacos se rindieron al ejército británico presente en Austria, con la esperanza de que no serían entregados a los soviéticos. Intento fallido porque fueron a parar a campos de concentración a la espera de ser repatriados a la URSS. En el norte de Italia se cuentas historias (leyendas urbanas o algo así se diría hoy) acerca del suicidio de miles de cosacos junto con sus caballos en el río Drau una vez se confirmó la derrota y posterior repatriación.

    En la conferencia de Yalta, a principios de 1945, Stalin acordó con Churchil y Roosevelt que cualquier prisionero ruso que hubiera luchado contra el Ejército Rojo y sus aliados sería entregado al mismo al término de las hostilidades. Y así ocurrió: el número de cosacos repatriados a la URSS por parte de los ejércitos aliados se desconoce, aunque se llega a decir que fueron más de ciento cincuenta mil los que volvieron como prisioneros de guerra a la URSS, muchos de ellos cosacos. En su mayoría fueron considerados desertores, traidores, colaboradores con el nazismo y criminales de guerra. Y como tales fueron tratados.

    En el Desfile de la Victoria de la Gran Guerra Patria en Moscú (que se realizó un mes y medio después de la firma de la rendición incondicional de la Alemania nazi ante el mariscal del Ejército Rojo Gueorgui Zhúkov, el dia 9 de mayo de 1945 a la 1 menos cuarto de la madrugada hora oficial soviética) desfilaron distintas unidades de cosacos integradas en el Ejército Rojo que destacaron por su valentía y por el gran número de condecoraciones obtenidas. Por supuesto, no todos los cosacos fueron contrarrevolucionarios en 1917 ni colaboradores de los nazis en 1941.

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Lun Abr 11, 2011 3:29 pm

    No es fácil documentarse con un mínimo de fiabilidad respecto de Los Cosacos y prácticamente todo lo que se encuentra por ahí (en la red) es copia de lo que dice la Wikipedia. Si a alguien le interesa este asunto puede leer o consultar:

    La última carga de la caballería cosaca, publicado por Juan Forn en el periódico argentino Página 12, a partir de la novela Conjeturas sobre un sable, de Claudio Magris.

    Los cosacos de John Ure. Editorial Ariel, año 1999. El autor es un diplomático inglés de marcado sesgo anticomunista.

    Los cosacos de León Tolstoi. Editorial Andrés Bello, año 1973. Tolstoi fue oficial de artillería destinado en la península de Crimea y tuvo soldados cosacos bajo su mando.

    Varias entradas en la enciclopedia Wikipedia, en español. Los textos tienen un aire antisoviético y antistalinista muy evidente.

    Chapaev
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2802
    Reputación : 3382
    Fecha de inscripción : 28/04/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Chapaev el Lun Abr 11, 2011 9:22 pm

    Hecho en falta "El don apacible", de Solohov

    ¿Tendría cabida en esta aproximación a los cosacos?

    Chapayev
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 104
    Reputación : 134
    Fecha de inscripción : 11/04/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Chapayev el Lun Abr 11, 2011 11:15 pm

    En Diez dias que estremecieron al mundo Reed los menciona bastante. Este parrafo es del segundo capítulo, pero aparecen en casi todo el libro.

    Mientras tanto, al fondo de la escena política comenzaba a surgir de la sombra una fuerza siniestra: los cosacos. La Nóvala Jizn(«La Nueva Vida»), periódico de Gorki, llamó la atención sobre su actividad:

    Al comenzar la revolución, los cosacos se negaron a tirar sobre el pueblo. Cuando Kornilov avanzó sobre Petrogrado,se negaron a seguirle. Hasta entonces, se limitaron a ese papel negativo; pero, de algún tiempo a esta parte, de su actitud de pasiva lealtad ante la revolución han pasado poco a poco a la ofensiva...

    El Gobierno provisional había destituido a Kaledin, atamán de los cosacos del Don, por su complicidad en la intentona de Kornilov. Pero Kaledin se negó terminantemente a obedecer e instalóse en Novotcherkask, en medio de tres inmensos ejércitos cosacos, conspirando y amenazando. Tan grande era su poder, que el gobierno cerró los ojos ante su insubordinación y tuvo incluso que reconocer formalmente al Consejo de la Unión de los Ejércitos Cosacos y declarar ilegal la recién constituida sección cosaca de los Soviets.

    En la primera mitad de octubre, visitó a Kerenski una delegación cosaca, para exigir arrogantemente que se retiraran las acusaciones contra Kafedin y para reprochar al presidente del Consejo que estuviera cediendo terreno a los Soviets. Kerenski prometió no molestar a Kaledin y, según se dice, añadió: «Para los jefes de los Soviets, yo soy un déspota y un tirano... El Gobierno provisional no sólo no apoya a los Soviets, sino que considera altamente deplorable el solo hecho de su existencia.»

    Por los mismos días, otra misión cosaca fue a ver al embajador británico y se atrevió a tratar con él en nombre «del pueblo cosaco libre».

    En el Don, se había creado una especie de república cosaca. El Kubán se declaró estado autónomo. Los cosacos armados dispersaron a los Soviets de Rostov, del Don y de lekaterinburg y saquearon el local del sindicato de mineros de Jarkov. En todas sus manifestaciones, el movimiento cosaco se mostraba antisocialista y militarista. Sus jefes pertenecían a la nobleza y eran grandes propietarios, como Kaledin, Kornilov, los generales Dutov, Karaulov y Bardije, a quienes sostenían los poderosos comerciantes y banqueros de Moscú.



    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    la memoria puede jugar malas pasadas o ¿serán los años?

    Mensaje por pedrocasca el Mar Abr 12, 2011 11:30 am

    Llevas toda la razón, tovarich Chapaev, El Don apacible, de Mijail Shólojov, se podría decir que es una historia novelada de los cosacos, así que puede (debe) ser tenido en cuenta como medio de informarse tanto sobre la historia rusa como sobre los cosacos, máxime por la evidente condición de comunista soviético del escritor. Hace tantos años que lo leí (era una edición mexicana y allí el libro se llamó El Plácido Don) que ni siquiera lo recordé en el momento de intentar localizar información sobre la actuación de los cosacos en la historia de la URSS, aunque probablemente tampoco lo hubiera incluido en este tema porque no he encontrado el libro disponible en internet para su lectura o su descarga gratuita.
    Con respecto a Diez dias que estremecieron al mundo, de John Reed, la verdad es que no se me ocurrió porque es un libro que en su día me resultó aburrido y pesado de leer (que no se enteren los puristas), así que probablemente he olvidado sus contenidos concretos con facilidad. Gracias, tovarich Chapayev. Salud.
    ATENCIÓN: en el mensaje nº 13 está el link de descarga de El Don apacible de Mijail Shólojov, por cortesía de tovarich NSV Liit. Interesante.



    Última edición por pedrocasca el Jue Mar 08, 2012 1:07 pm, editado 5 veces

    vma1994
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 973
    Reputación : 1106
    Fecha de inscripción : 23/02/2011
    Edad : 22
    Localización : Deitania

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por vma1994 el Mar Abr 12, 2011 3:46 pm

    Lo que voy a decir es de un documental que vimos en el instituto sobre la II Guerra MUndial (Apocalipsis la II Guerra Mundial)
    Los Cosacos eran monárquicos antisemitas, que se unieron a las juventudes hitlerianas cuando la Bermack (no se si se escribe así) fué derrotada y los cosacos se puede decir aunque no es lo mismo, que son los fascistas de los paises ocupados, Francia Bulgaria Ukrania....

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Miér Abr 13, 2011 8:02 pm

    Espero que el documental fuera algo más riguroso que lo que tu das a entender en tu mensaje, tovarich vma1994, porque si no es mejor que no lo vayan poniendo por ahí. Fascistas y nazis hubo en todos los países (en el Este de Europa, en los países nórdicos, en Francia, Bélgica y Países Bajos, en Italia, en Gran Bretaña, en EEUU, en Japón, ...) y en los momentos de las derrotas (muchas, en ámbitos geográficos distintos y en distintos momentos) muchos de ellos acompañaron la retirada y huída de las tropas de la Wehrmacht (ejército alemán) intentando poner sus vidas a salvo con la esperanza de poder refugiarse en la Alemania nazi (se supone y por ahí se ha escrito que en los últimos meses de la guerra en Europa la burguesía alemana, que poco a poco se fue refugiando en Suiza y Dinamarca, intentó llegar al acuerdo -fundamentalmente con Churchill- de que no sería invadida Alemania a cambio de entregar a Hitler y la cúpula del partido nazi para ser juzgados), pero de ahí a englobar como cosaco a todo fascista que por ahí pululaba o identificar sin más a los cosacos con los nazis de los países que iba liberando el Ejército Rojo, pues no parece muy correcto.


    Última edición por pedrocasca el Vie Sep 23, 2011 2:04 pm, editado 2 veces

    vma1994
    Revolucionario/a
    Revolucionario/a

    Cantidad de envíos : 973
    Reputación : 1106
    Fecha de inscripción : 23/02/2011
    Edad : 22
    Localización : Deitania

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por vma1994 el Miér Abr 13, 2011 10:31 pm

    pedrocasca escribió:
    Espero que el documental fuera algo más riguroso que lo que tu das a entender en tu mensaje, tovarich vma1994, porque si no es mejor que no lo vayan poniendo por ahí. Fascistas y nazis hubo en todos los países (en el Este de Europa, en los países nórdicos, en Francia, Bélgica y Países Bajos, en Italia, en Gran Bretaña, en EEUU, en Japón, ...) y en los momentos de las derrotas (muchas, en ámbitos geográficos distintos y en distintos momentos) muchos de ellos acompañaron la retirada y huída de las tropas de la Wehrmacht (ejército alemán) intentando poner sus vidas a salvo con la esperanza de poder refugiarse en la Alemania nazi (se supone y por ahí se ha escrito que en los últimos meses de la guerra en Europa la burguesía alemana, que poco a poco se fue refugiando en Suiza y Dinamarca, intentó llegar al acuerdo -fundamentalmente con Churchill- de que no sería invadida Alemania a cambio de Hitler y la cúpula del partido nazi), pero de ahí a englobar como cosaco a todo fascista que por ahí pululaba o identificar sin más a los cosacos con los nazis de los países que iba liberando el Ejército Rojo, pues no parece muy correcto.

    Los kosakos salen al final del video desde el minuto 7aproximado hasta el final

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Jue Abr 14, 2011 12:59 pm

    tovarich vma1994, gracias por preocuparte de encontrar el vídeo, aunque de momento no he podido verlo porque se corta constantemente la conexión. Durante años he seguido el canal televisivo del National Geographic porque soy biólogo (aunque ni ejerzo ni nunca lo he hecho en ningún sentido) y me han gustado muchos de los documentales centrados en la naturaleza y el medio ambiente que emiten. Empecé a mosquearme cuando los supuestos vídeos de historia se limitaban a ser un pastiche anticomunista, en especial tras "la caída" del muro de Berlín y la desaparición de regímenes políticos de cariz socialista en el este europeo. Ha habido unos años en los que los vídeos (y no sólo los de Historia, sino los de medio ambiente) eran vulgar y grosera propaganda anticomunista. No se ahora, ya no lo sigo. Salud.

    Ya he conseguido ver el vídeo completo. Mi visión es algo distinta, o mejor dicho, sigo pensando que hay anticomunismo latente en National Geographic.


    Última edición por pedrocasca el Miér Mar 07, 2012 8:41 am, editado 3 veces

    Huelguista
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 33
    Reputación : 33
    Fecha de inscripción : 06/08/2010
    Localización : Una república bananera

    Así se templó el acero

    Mensaje por Huelguista el Miér Abr 20, 2011 4:59 am

    En la famosa novela histórica de Nikolai Ostrovski, Así se templó el acero, los cosacos son perfilados como depredadores montados a caballo a servicio del zar.

    http://www.pcecuador.org/docs/Asi_se_templo_el_acero.pdf (Recomiendo su lectura)

    Mi abuela materna, que era de la Ucrania pre-soviética, siempre hablaba mal de ellos también. Las pueblerinas, sobre todo las judías, siempre vivían en la zozobra por temor a ser raptadas y violadas por ellos.

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Miér Ago 03, 2011 9:07 am

    Hay en el Foro un tema de tovarich NSV Liit que se titula "Mijail Shólojov: El Don apacible" -- http://www.forocomunista.com/t11749-mijail-sholojov-el-don-apacible#159473 -- en el que se facilita el enlace de descarga gratuita de esta excelente novela. No hay que dejar pasar la oportunidad, porque el link no dura activo demasiado tiempo.

    Por supuesto, hay que incluir esta gran novela como una posible fuente de consulta cercana sobre los cosacos.




    Última edición por pedrocasca el Miér Nov 14, 2012 2:07 pm, editado 2 veces

    Emelyan.Pugachev
    Novato/a rojo/a
    Novato/a rojo/a

    Cantidad de envíos : 8
    Reputación : 10
    Fecha de inscripción : 31/07/2011
    Edad : 22

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Emelyan.Pugachev el Miér Ago 03, 2011 3:30 pm

    Como en todo, siempre dependerá de quién lo cuente. A los cosacos los conozco sólo desde el punto de vista romántico y romanticista de Gógol y Pushkin; supongo que en otras épocas serían más denostados. Pero incluso entre estos dos autores existen algunas diferencias en cuanto a la percepción que tienen de los cosacos.

    En "La hija del Capitán", Pushkin presenta a los cosacos (y sobretodo a sus jefes) como luchadores justicieros y filántropos, amantes de la libertad, de la igualdad y de la verdad. Son soldados revolucionarios en potencia, que sólo se quejan cuando las cosas van realmente mal y ayudan al pueblo ruso a tomar conciencia de su verdadera situación, que no es la ideal ni mucho menos.
    Pugachev, en este libro de Pushkin, es una persona amable, paciente, inteligente, calculadora, eficaz y para nada despiadada. La Historia nos cuenta, sin embargo, que este señor era rudo, zafio, algo desequilibrado y muy impulsivo, demasiado a veces.

    En "Tarás Bulba ", Gógol hace una apología a este colectivo y lo presenta como gran exponente de la sustancia y la personalidad libre y comunitaria de los ucranianos y de los rusos; de los eslavos en general. Aunque no oculta que eran unos borrachos, unos machistas y, en muchos otros aspectos, unos personajes anquilosados en un pasado que ya pasó. Son anacrónicos, son conservadores en extremo.
    Aunque no sé hasta qué punto ese "conservadurismo" es un error, pues el mismo Gógol era cristiano hasta la médula y muy tradicionalista, también. No obstante, como la mayoría de literatos, apostaba por la libertad como único medio para vivir plenamente. De hecho, en casi toda su obra podemos ver una crítica insaciable contra el sistema del funcionariado y la competencia entre todos sus componentes. Una competencia desleal, tramposa y sobretodo estúpida.

    Alexyevich
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 1814
    Reputación : 2062
    Fecha de inscripción : 25/07/2010
    Localización : México

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Alexyevich el Dom Ago 07, 2011 6:01 am

    En "Historia de la Revolución Rusa", de Trotsky, también se menciona a los cosacos. Describe la actitud un tanto vacilante de los cosacos en los comienzos de las jornadas de Febrero, para luego unos cuántos mantenerse al margen mientras que otros lucharon del lado de la gendarmería zarista.

    Si encuentro el fragmento lo cuelgo.

    Por cierto, interesante la información con la comienza el hilo.

    pedrocasca
    Colaborador estrella
    Colaborador estrella

    Cantidad de envíos : 9592
    Reputación : 18575
    Fecha de inscripción : 31/05/2010

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por pedrocasca el Miér Mar 07, 2012 8:39 am

    Se ha publicado en el Foro un nuevo tema relacionado con los cosacos: Los cosacos en la URSS

    http://www.forocomunista.com/t17824-los-cosacos-en-la-urss


    Chus Ditas
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2862
    Reputación : 5821
    Fecha de inscripción : 24/03/2011

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Chus Ditas el Sáb Jun 21, 2014 9:59 pm

    La traición de los cosacos en la Segunda Guerra Mundial

    27 de enero de 2013 - artículo de Javier de la Peña Ontanaya publicado en Rusia Hoy  

    Durante la invasión de los nazis a la Unión Soviética, un grupo de cosacos enviados a los Balcanes que luchaban contra el ejército alemán pidieron a Joseph Goebbels pasarse a su bando. Cuando el Ejército Rojo se impuso, Stalin pidió la repatriación de los cosacos fugados. La historia inspiró parte de la trama de la película de James Bond «GoldenEye».

    El 22 de junio de 1941, las fuerzas nazis lanzaron su ofensiva contra la Unión Soviética en la operación que abría el Frente Oriental, y que fue bautizada con el nombre clave de Operación Barbarroja. El Ejército Rojo sufrió un elevado número de bajas en combate, pero con lo que no contaron era con que algunos de sus generales cambiasen de bando para reforzar a los nazis.

    Los generales Piotr Krasnov y Andréi Shkuró formaban parte del ROVS, Russki Obshche-Voinski Soyuz o “Unión Militar Rusa”, un ejército formado por los cosacos que huyeron procedentes de la Guerra Civil Rusa que estalló en 1917. Las huestes cosacas formaron una importante oposición armada ante el gobierno bolchevique, pero León Trotski impuso la 'descosaquización', una serie de políticas represivas contra los cosacos y éstos, especialmente los del Don y Kubán, emigraron de Rusia con destino a los Balcanes. Allí formaron el ROVS.

    En pleno ataque a la Unión Soviética, el ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels recibió una jugosa noticia. Dos generales cosacos, huidos de la antigua Rusia pedían formalmente luchar con las fuerzas del Eje para combatir al Ejército Rojo.

    El efecto propagandístico que podía tener esta noticia no pasó desapercibido por Goebbels, que aceptó encantado y, poco después, se creó la primera división cosaca, compuesta principalmente por prisioneros de guerra soviéticos capturados por las fuerzas de la Wehrmacht.

    En 1944, un decreto especial de Heinrich Himmler nombraba al general Shkuró jefe de la reserva de tropas cosacas bajo el Estado Mayor de las SS.

    Cuando la división cosaca al servicio de los nazis quiso comenzar a batallar, el Ejército Rojo estaba ya ganando terreno a las fuerzas del Eje y fueron enviados de nuevo a los Balcanes, zona que conocían a la perfección, para combatir a los partisanos yugoslavos de Josip Broz Tito.

    En la recta final del conflicto, la primera división cosaca pasó a formar parte de las Waffen-SS, algo que se les recordaría en Moscú.

    En la famosa conferencia de Yalta a comienzos de febrero de 1945 se trató el futuro de los cosacos que se pasaron a las filas nazis. En principio, los emigrados de la Revolución bolchevique no tenían por qué figurar en la lista de repatriados soviéticos, pero Stalin aseguró a Winston Churchill que éstos se emplearon con gran ferocidad contra el Ejército Rojo, especialmente la división de cosacos tártaros.

    El general Krasnov, junto a otros líderes cosacos, pidió a Hitler, un año antes de la reunión de Yalta, que los enviara a la localidad de Carnia, en los Alpes italianos, donde se asentaron mediante las típicas stanitsas o campamentos cosacos fortificados. Allí cometieron numerosas atrocidades contra la población local y fueron expulsados por las tropas italianas hacia Austria.

    Una vez en territorio austriaco, estos cosacos se establecieron en Lienz, donde fueron acogidos por las tropas británicas por lo que, en principio, les pareció que les ponía a salvo de la repatriación. Además, consideraban que no eran ciudadanos soviéticos, por lo que nunca se les podría acusar de traición en Moscú.

    El 28 de mayo de 1945, el Ejército británico comunicó a los líderes cosacos que estaban invitados a una importante conferencia junto a oficiales ingleses en una localidad cercana y que estarían pronto de regreso.

    Algunos de los cosacos no vio clara la invitación, pero uno de ellos aseguró que un oficial británico les “juró por su palabra de honor” y les repitió: “sólo vais a una conferencia”.

    En total, cerca de 2.500 cosacos, entre los que se encontraban los generales Piotr Krasnov y Andréi Shkuró, fueron transportados esa noche a la vecina Tristach, donde descansaba el Ejército Rojo.

    Fue la primera fase de la repatriación de los cosacos por parte británica hacia la Unión Soviética. Hasta junio de 1945, los británicos enviaron decenas de miles de cosacos y caucásicos acusados de traición. Muchos fueron ejecutados en Austria, pero la mayoría fueron sometidos a juicio en territorio soviético.

    No hay cifras exactas del total de cosacos y colaboradores nazis repatriados a Moscú. Según algunas fuentes se llegaron a enviar 22.500 hasta el verano de 1945. Sin embargo, una de las más fiables es la de Nikolái Tolstói, uno de los primos del genio Lev Tolstói, que cita directamente un telegrama del militar británico Harold Alexander, en el que pide directrices para las disposiciones finales de “50.000 cosacos, entre ellos 11.000 mujeres, niños y ancianos”.

    Los generales Krasnov y Shkuró fueron encarcelados en la prisión moscovita de Lefortovo, en espera de juicio. Ambos fueron encontrados culpables junto a Timoféi Domanov y Helmuth von Pannwitz por el Colegio Militar de la Corte Suprema de la Unión Soviética que castigaba “a los criminales nazis responsables de los asesinatos y torturas de civiles y prisioneros soviéticos del Ejército Rojo por espías y traidores del pueblo”. Fueron ahorcados en público en Moscú el 17 de enero de 1947.

    Muchos otros cosacos lograron huir, adoptando distintas nacionalidades y mantuvieron su identidad en secreto hasta la disolución de la Unión Soviética en 1991.

    Sin embargo, antes de que eso ocurriera, Nikita Jrushchov, en plena desestalinización, decretó una amnistía parcial el 27 de marzo de 1953 que se extendió hasta el 17 de septiembre de 1955.

    La película GoldenEye (1995) de James Bond, que comienza su trama en una base de armas químicas en Arjánguelsk, tiene influencias de la repatriación de los cosacos. El antagonista de la película, el agente 006 Alec Trevelyan, es uno de los hijos de los cosacos repatriados y busca vengarse de los británicos que traicionaron a sus antepasados en 1945.
     

    Chus Ditas
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2862
    Reputación : 5821
    Fecha de inscripción : 24/03/2011

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Chus Ditas el Sáb Jun 21, 2014 10:01 pm

    Entre águilas y estrellas: los cosacos en las grandes guerras del siglo XX

    21 de marzo de 2014 - artículo de Georgui Manáev - publicado en Rusia Hoy

    Vivieron un trágico destino en el siglo XX y fueron tanto víctimas como verdugos. Lucharon en la Primera Guerra Mundial y se dividieron tras la revolución de 1917, cuando muchos de ellos emigraron fuera del país.

    El cosaco siempre fue un pueblo de tradición guerrera, de espléndidos jinetes y de diestros e intrépidos combatientes. A principios del siglo XX estaba integrado por cuatro millones de personas. Su lealtad al poder estaba garantizada mediante privilegios como la exención de impuestos o una educación y sanidad gratuitas. Sin embargo, la mayoría de los cosacos vivía en condiciones de suma pobreza. Su única fuente de ingresos era el cultivo o el arrendamiento de la tierra.

    Este pueblo, cuyo principal dirigente estaba encarnado en la figura del atamán (jefe militar), constituía uno de los principales pilares del gobierno. Durante la revolución de 1905, a menudo se encargaban de disolver las manifestaciones o de reprimir a los campesinos y a los trabajadores. Pero una parte de ellos se negó a atacar al pueblo para defender a los terratenientes. Oprimidos por la pobreza, en algunos pueblos los cosacos se atrevieron incluso a levantarse contra las autoridades... Y entonces estalló la Primera Guerra Mundial.

    La noticia sobre el cosaco Kozmá Kriuchkov, quien junto a otros tres compañeros venció a un pelotón de la caballería alemana formado por 27 personas, se difundió por toda Europa. Kriuchkov fue la primera persona condecorada en la Primera Guerra Mundial con la Cruz de San Jorge al valor, con la que fueron galardonados en el transcurso de la guerra más de 120.000 cosacos.

    Mientras tanto, los poblados cosacos (conocidos con el nombre de stanitsa), abandonados por los cabezas de familia, se sumieron en la decadencia. El gobierno perdió definitivamente el apoyo de los cosacos en la revolución de febrero de 1917, cuando un grupo de estos, enviado a disolver una protesta, no solo se negó a obedecer las órdenes, sino que además se pasó al bando de los sublevados. En octubre de 1917, el gobierno provisional de Kérenski fue derrocado por los bolcheviques, a cuyo bando se pasaron muchas de las unidades cosacas de San Petersburgo.

    La revolución dividió a los cosacos. Los primeros decretos de los ‘rojos’ fueron bien acogidos por una multitud de cosacos empobrecidos: los bolcheviques anunciaron la salida de Rusia de la guerra, prometieron entregarles tierras y no interferir en sus asuntos siempre que no se levantaran contra el gobierno soviético. A pesar de ello, el principal foco de resistencia al poder soviético surgió precisamente en el corazón de la Rusia cosaca, a orillas del Don.

    En 1918, el general Piotr Krasnov, de origen cosaco, encabezó la resistencia de las tropas del Don (el ejército cosaco independiente más temido), revocó los decretos de los bolcheviques, declaró la independencia del territorio ocupado por su ejército y se autoproclamó dictador. Entre 25.000 y 40.000 cosacos ‘rojos’ fueron fusilados y otros 30.000 fueron desterrados.

    Krasnov envió entonces un telegrama al emperador alemán con una propuesta de cooperación a cambio del reconocimiento de su Estado, a lo que Berlín contestó enviándole trenes cargados de artillería. Pero tras la retirada alemana el ‘reinado’ de Krasnov se derrumbó y este tuvo que huir. Para 1920 ya se había acabado completamente con la resistencia cosaca.

    Los bolcheviques iniciaron la supresión del pueblo cosaco, al que se tachó de enemigo del gobierno soviético. Muchos de ellos fueron fusilados y familias enteras trasladadas a otros territorios con el fin de ‘diluir’ su comunidad. En 1922, las tierras pertenecientes al ejército cosaco se adhirieron al territorio de la URSS, pero esto no supuso el fin del pueblo cosaco.

    A finales de los años 30, la URSS empezó a prepararse para la guerra. Se suprimió la prohibición de servir en el ejército rojo impuesta a los cosacos y se les permitió vestir su uniforme tradicional. Empobrecidos, los cosacos acudieron a la guerra armados con machetes y montados sobre unos demacrados caballos agrícolas, lo cual no mermaba su valor. Muchos de ellos saltaban sobre los tanques, tapaban la mirilla con sus abrigos y los quemaban con una mezcla incendiaria; algunas divisiones de caballería soviética recibieron la denominación de ‘cosacas’, aunque entre sus miembros los cosacos eran minoría; todavía hoy la palabra ‘cosaco’ infunde terror.

    No obstante, este pueblo no solo luchó del lado de la URSS. La propaganda alemana les sedujo con la idea de la venganza por la guerra perdida y con la promesa de crear un Estado independiente cosaco: el Estado de ‘Cosaquia’. A las filas del ejército del Reich se sumaron los cosacos emigrados y la población cosaca de las regiones capturadas. El general Krasnov se unió a ellos.

    En mayo de 1945, Alemania capituló. Un cuerpo independiente de cosacos recibió la orden de atravesar los Alpes para entregarse a los ingleses en Austria. Churchill, Stalin y Roosevelt acordaron que los ciudadanos de la URSS apresados por los aliados tras pasarse al bando enemigo serían entregados a las tropas soviéticas.

    Después de cruzar los Alpes al mando de Krasnov, los cosacos entregaron las armas y fueron trasladados a los campos de prisioneros de guerra situados en la región de Lienz. La ‘devolución’ se inició el 28 de mayo. Los soldados británicos atacaron a los cosacos durante la celebración de una misa multitudinaria y los metieron en camiones golpeándolos con brutalidad para trasladarlos al territorio ocupado por los soviéticos. El proceso duró dos semanas. Según distintas fuentes, fueron entregadas entre 40.000 y 60.000 personas. Más de mil insurrectos fueron asesinados.

    Los dirigentes cosacos que habían luchado en el bando alemán —Krasnov, Shkuro, von Pannwitz y otros— fueron ahorcados en Moscú en 1947. A los prisioneros devueltos, incluidas las mujeres, se les envió a los campos de trabajo forzado soviéticos. En 1955, los supervivientes fueron indultados. Vivieron y trabajaron en la URSS ocultando su pasado con esmero.


    M. Shólojov
    Camarada
    Camarada

    Cantidad de envíos : 66
    Reputación : 68
    Fecha de inscripción : 16/07/2013
    Edad : 31
    Localización : Madrid

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por M. Shólojov el Sáb Jun 21, 2014 11:19 pm

    Shólojov hace un retrato excelente de los cosacos del Don y de su papel en la guerra civil. Eran tradicionalmente conservadores y por tanto favorables al zar -también por los privilegios que tenían-, pero los cosacos se dividieron como todo el mundo y también hubo muchos cosacos rojos (coño, Budionny sin ir más lejos). El protagonista, Grigori, encarna perfectamente el hombre de la guerra civil que no tiene mucha idea de política pero le toca vivir unos acontecimientos para los que no está preparado, y se mueve de un lado al otro dando tumbos.

    Hay una cosa clave en la obra de Shólojov y es que describe a las mil maravillas las grandes dificultades que tuvo la Revolución para llevar sus ideales a sitios tan reacios a priori como eran las stanitsas cosacas. Eran otro mundo.

    Se dice que en la obra de Shólojov se estudia la historia del Frente Sur de la Guerra Civil mejor que en cualquier libro de Historia.

    Chus Ditas
    Miembro del Soviet
    Miembro del Soviet

    Cantidad de envíos : 2862
    Reputación : 5821
    Fecha de inscripción : 24/03/2011

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Chus Ditas el Dom Jun 22, 2014 11:20 am

    De los distintos textos que he leído, he sacado la conclusión de que los cosacos fueron mayoritariamente reacios a la revolución bolchevique, formaron parte del Ejército Blanco anticomunista y en la Gran Guerra Patria muchos de ellos (no sólo los que vivían en el exilio europeo) se identificaron con los postulados de los que ayudaron al ejército alemán. De todo hubo, claro está, pero muchos fueron traidores a la URSS y la combatieron.


    Contenido patrocinado

    Re: Los Cosacos, ¿traidores y enemigos de la URSS en la IIª Guerra Mundial?

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:10 pm


      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 3:10 pm